CON­TRO­LE SU PRE­SIÓN

Un enemi­go si­len­cio­so es sin du­da la ‘pre­sión al­ta’, ya que pue­de pre­sen­tar­se con sín­to­mas que fá­cil­men­te se con­fun­den con otro ti­po de pa­de­ci­mien­tos. Cui­de la sa­lud de su co­ra­zón, por­que de ahí se pue­den de­ri­var va­rias en­fer­me­da­des.

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

es­ta en­fer­me­dad pue­de aca­rre­rar mu­chí­si­mos pro­ble­mas de sa­lud; po­co a po­co po­dría ir de­te­rio­ran­do tu cuer­po y has­ta po­dría ma­ni­fes­tar­se en un pa­ro car­día­co, en­fer­me­dad de los ri­ño­nes o has­ta com­pli­ca­cio­nes con la vis­ta.

la pre­sión al­ta ha­rá que tu cuer­po tra­ba­je más pa­ra mo­ver la san­gre en tu cuer­po y ali­men­tar tus ór­ga­nos y múscu­los, así que te sen­ti­rás can­sa­da to­dos los días.

PER­DER PE­SO

una de las for­mas más na­tu­ra­les de ba­jar la pre­sión ar­te­rial es ba­jan­do de pe­so. es una res­pues­ta ob­via pa­ra es­ta pre­gun­ta, pe­ro sim­ple­men­te es la mejor so­lu­ción pa­ra la ma­yo­ría de tus pro­ble­mas. nu­me­ro­sos es­tu­dios han de­ter­mi­na­do que si la ma­sa mus­cu­lar es más al­ta que 30, es muy po­si­ble que ten­gas pre­sión al­ta.

EJER­CI­CIO

in­clu­so un po­co de ejer­ci­cio pue­de ha­cer una gran di­fe­ren­cia en­tre una pre­sión al­ta y una nor­mal. és­ta pue­de ba­jar por 7 pun­tos con tan só­lo to­mar un pa­seo cor­to to­dos los días. ideal­men­te es­te pa­seo de­be­ría du­rar 30 mi­nu­tos, pe­ro con que ha­gas ejer­ci­cio 5 ve­ces a la se­ma­na, lo­gra­rás in­creí­bles re­sul­ta­dos.

CHE­CA TU CON­SU­MO DE SAL

sé muy egoís­ta con tu con­su­mo de sal. el prin­ci­pal cul­pa­ble del ex­ce­so de sal son las co­mi­das pro­ce­sa­das co­mo el pan, ce­rea­les azu­ca­ra­dos, co­mi­da pre­pa­ra­da y la cha­ta­rra. es­te ti­po de ali­men­tos con­tie­nen has­ta un 80% de la sal que con­su­mes, así que de­bes ser muy cui­da­do­sa.

IN­FU­SIÓN DE FLOR DE HIBISCO

si te gus­ta to­mar­te una ta­za de té en la ma­ña­na, te re­co­men­da­mos bus­car el de flor de hibisco. re­cien­tes es­tu­dios han de­mos­tra­do que 3 ta­zas de es­te té pue­den ba­jar la pre­sión ar­te­rial has­ta 7 pun­tos, lo cual po­dría ase­me­jar­se al efec­to de di­fe­ren­tes me­di­ci­nas.

AU­MEN­TA EL CON­SU­MO DE PO­TA­SIO

co­no­ces los efec­tos ne­ga­ti­vos del ex­ce­so de sal, y el po­ta­sio es un mi­ne­ral in­creí­ble que ata­ca el im­pac­to del so­dio, lo cual po­dría ayu­dar­te a con­tro­lar tu pre­sión ar­te­rial. si quie­res in­cre­men­tar tu con­su­mo de po­ta­sio, agré­ga­le a tu die­ta un po­co más de pa­pa dul­ce, plá­tano y hon­gos.

RES­PI­RA BIEN

aun­que la res­pi­ra­ción pa­rez­ca una ac­ción ins­tin­ti­va y sim­ple, la ver­dad es que tie­ne su ma­ña. to­ma un par de cla­ses de yo­ga o tai chi, pa­ra que tu cuer­po eli­mi­ne el es­trés y se en­fo­que en una bue­na res­pi­ra­ción to­das las ma­ña­nas y en las no­ches.

JU­GO DE REMOLACHA

el ju­go de remolacha se ha adue­ña­do de una mi­la­gro­sa repu­tación pa­ra ba­jar la pre­sión ar­te­rial de ma­ne­ra na­tu­ral. un es­tu­dio re­cien­te con­du­ci­do por la uni­ver­si­dad de lon­dres des­cu­brió que to­mar 250 ml de ju­go de remolacha pue­de dis­mi­nuir la pre­sión al­ta con­si­de­ra­ble­men­te has­ta por 24 ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.