UNA MEN­TE GRAN­DE

Fue un ex­tra­va­gan­te es­ce­nó­gra­fo, es­cri­tor, es­cul­tor y pin­tor tras­cen­den­tal del mo­vi­mien­to su­rrea­lis­ta del pa­sa­do si­glo

Correo - Ocio Dominical - - PERSONAJES -

Sal­va­dor Fe­li­pe Ja­cin­to Da­lí i Domènech, marqués de Da­lí de Pú­bol, na­ció un 11 de ma­yo de 1904 y mu­rió un 23 de enero de 1989.

Se le con­si­de­ra uno de los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes del su­rrea­lis­mo. Fue pin­tor, es­cul­tor, gra­ba­dor, es­ce­nó­gra­fo y es­cri­tor es­pa­ñol. Su ten­den­cia al nar­ci­sis­mo y la me­ga­lo­ma­nía con el fin de atraer la aten­ción de la gen­te y ha­cen de él un per­so­na­je muy lla­ma­ti­vo.

Pro­du­jo al­re­de­dor de 1.500 pin­tu­ras a lo lar­go de su ca­rre­ra, ade­más de de­ce­nas de ilus­tra­cio­nes pa­ra li­bros, li­to­gra­fías, di­se­ños es­ce­no­grá­fi­cos, ves­tua­rios, di­bu­jos, es­cul­tu­ras y pro­yec­tos pa­ra­le­los en fo­to­gra­fía y ci­ne.

1.- PE­CU­LIAR MAS­CO­TA

Te­nía un oso hor­mi­gue­ro co­mo mas­co­ta y lo sa­ca­ba a pa­sear por las ca­lles de París de vez en cuan­do.

2.- SU PER­SO­NA­LI­DAD

El ex­tra­va­gan­te bi­go­te del ar­tis­ta tie­ne su ins­pi­ra­ción en dos per­so­na­jes: Jo­sep Mar­ga­rit, un mi­li­tar ca­ta­lán cu­yo re­tra­to col­ga­ba en la ca­sa pa­ter­na del ar­tis­ta, y Die­go Ve­láz­quez, el maes­tro pin­tor an­da­luz ad­mi­ra­do por el ge­nio de Fi­gue­res.

3.- CU­LÉ

Des­de ni­ño fue un gran afi­cio­na­do al fut­bol. Pa­só su in­fan­cia prac­ti­can­do es­te de­por­te al la­do de quie­nes se­rían fu­tu­ros ju­ga­do­res del F.C. Bar­ce­lo­na, co­mo Emi­lio Sa­gi Li­ñán o Jo­sep Sa­mi­tier.

4.- SU GRAN AMOR

Ya ha­cia su ma­du­rez, Sal­va­dor se ca­só en 1934 con una in­mi­gran­te ru­sa 11 años mayor que él, Ele­na Dmi­triev­na Dia­ko­no­va (me­jor co­no­ci­da co­mo Ga­la), pe­se a que su pa­dre es­ta­ba en con­tra de ello, ori­gi­nán­do­le una rup­tu­ra fa­mi­liar. Tras una pro­lí­fi­ca, exi­to­sa y po­lé­mi­ca vi­da lle­na de aven­tu­ras y obras com­par­ti­das, su es­po­sa fa­lle­ció en 1982, he­cho que des­en­ca­de­nó el de­cli­ve ar­tís­ti­co, aními­co y fí­si­co del pin­tor.

5- SU PRI­ME­RA CI­TA

An­tes de su pri­me­ra ci­ta con Ga­la, Da­lí su­frió un ac­ci­den­te cuan­do se es­ta­ba afei­tan­do las axi­las, y con su san­gre de­ci­dió un­tar­se el cuer­po, al que ade­más aña­dió es­tiér­col de ca­bra y acei­te. Una ma­ne­ra no muy ro­mán­ti­ca de cau­sar una bue­na im­pre­sión. Aun así, Ga­la se enamo­ró de él.

6.- ¿TA­CA­ÑO?

Da­lí te­nía un mé­to­do pa­ra que no le co­bra­ran sus che­ques: cuan­do sa­lía a co­mer, des­pués de con­su­mir los pla­tos más ca­ros que los res­tau­ran­tes le po­dían ofre­cer, lle­ga­do el mo­men­to de pa­gar, pe­día la cuen­ta, sa­ca­ba uno de sus che­ques en los que ano­ta­ba el mon­to y lo fir­ma­ba, pe­ro an­tes de en­tre­gar el che­que lo vol­tea­ba, ha­cía un di­bu­jo en el re­ver­so y lo au­to­gra­fia­ba. Da­lí sa­bía que el due­ño del res­tau­ran­te no co­bra­ría el che­que sino que lo guar­da­ría, lo pon­dría en un mar­co y lo ex­pon­dría en el me­jor lu­gar del res­tau­ran­te: Un Da­lí ori­gi­nal.

7.- GRAN­DES COM­PA­ÑE­ROS

Du­ran­te su épo­ca co­mo es­tu­dian­te, Da­lí des­ta­có por su ex­cén­tri­co ca­rác­ter de dan­di. Allí mis­mo tu­vo co­mo com­pa­ñe­ros a fu­tu­ras fi­gu­ras del ar­te es­pa­ñol, co­mo Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca y Luis Bu­ñuel. Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca se enamo­ró del pin­tor. Des­pués de va­rios años de co­rres­pon­den­cia en­tre am­bos Da­lí aca­bó re­cha­zán­do­lo, aun­que tam­bién hu­bo una bue­na do­sis de flir­teo por su par­te. De es­tas cartas aún se con­ser­van unas 40, y las de­más fue­ron ven­di­das por par­te de la fa­mi­lia del es­cri­tor o bien fue­ron des­trui­das a cau­sa de los ce­los de Ga­la, es­po­sa y mu­sa del pin­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.