RA­ZO­NES DE­TRÁS DEL DÉ­JÀ VU

To­dos he­mos te­ni­do uno en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das. Y se­gu­ra­men­te, cuan­do ex­pe­ri­men­tas uno, lo di­ces en voz al­ta

Correo - Ocio Dominical - - CURIOSIDADES -

Por­que… ¿qué más pue­des de­cir cuan­do sien­tes que ya ha­bías vi­vi­do al­go que era im­po­si­ble?

En fran­cés, dé­jà vu quie­re de­cir “ya vis­to.” Sim­ple­men­te se sien­te co­mo si tu men­te es­tu­vie­ra ju­gan­do con­ti­go, pe­ro, por su­pues­to, el ce­re­bro es un ór­gano MUY com­pli­ca­do de en­ten­der.

En teo­ría, el dé­jà vu ocu­rre por­que el ce­re­bro usa, tan­to el pro­ce­so rá­pi­do de sen­sa­ción si­tua­cio­nal y la me­mo­ria, co­mo el pro­ce­so len­to de in­te­grar re­cuer­dos pa­sa­dos con ex­pe­rien­cias pre­sen­tes. Es­te pro­ce­so in­vo­lu­cra un nú­me­ro de re­des ce­re­bra­les, in­clu­yen­do re­gio­nes de la cor­te­za sen­so­rial que fun­cio­nan en los 5 sen­ti­dos; re­des del hi­po­cam­po­co y ló­bu­lo tem­po­ral que fun­cio­nan en la me­mo­ria; y áreas del sis­te­ma lím­bi­co y la cor­te­za pre­fron­tal que fun­cio­nan en la to­ma de de­ci­sio­nes.

Es un po­co con­fu­so, yo lo sé. Pe­ro su­ce­de por dis­tin­tas cau­sas.

Las co­sas se han des­fa­sa­do en tu ce­re­bro

Aun­que es­tas 2 “ru­tas” men­cio­na­das ge­ne­ral­men­te fun­cio­nan de una ma­ne­ra ar­mo­nio­sa, a ve­ces se des­co­nec­tan. Es­to su­ce­de cuan­do una si­tua­ción des­en­ca­de­na una “res­pues­ta fuer­te de la vía rá­pi­da” y la vía len­ta las atra­pa frac­cio­nes de se­gun­do más tar­de.

Hay una dis­cor­dan­cia neu­ro­ló­gi­ca

Ni si­quie­ra el ce­re­bro es per­fec­to, así que pue­de ha­ber una dis­cor­dan­cia tem­po­ral que pro­vo­que caos en tu me­mo­ria. Es­to ex­pli­ca por­qué al­go que nun­ca ha ocu­rri­do… se sien­ta de ma­ne­ra di­fe­ren­te.

Las re­des del ló­bu­lo tem­po­ral y la cor­te­za fron­tal in­ter­pre­tan es­te des­ajus­te y lo ex­pe­ri­men­ta­mos co­mo un re­cuer­do que se pro­du­ce en tiem­po real. Lo que ha­ce que pa­rez­ca que es­ta­mos re­ex­pi­ren­tan­do al­go que es real­men­te nue­vo.

Un error

Co­mo el dé­jà vu ocu­rre re­pen­ti­na­men­te (y sin ad­ver­ten­cia) y du­ra muy po­co, es in­creí­ble­men­te di­fí­cil de es­tu­diar en un am­bien­te clí­ni­co.

Es por eso que se cree que el dé­jà vu ocu­rre cuan­do de­tec­tas fa­mi­lia­ri­dad, es­ti­mu­lan­do la cor­te­za ri­nal, pe­ro no ac­ti­van­do el hi­po­cam­po, lo cual te ayu­da a re­cor­dar de­ta­lles de me­mo­ria más con­cre­tos.

Al­gu­nos pro­po­nen que es­te es el mo­ti­vo por el cual el dé­jà vu tie­ne esa sen­sa­ción ex­tra­ña de se­mi­re­cuer­do.

Si te han diag­nos­ti­ca­do con epi­lep­sia

Se ha re­por­ta­do que la gen­te con epi­lep­sia ex­pe­ri­men­ta es­te fe­nó­meno an­tes de un ata­que, es­pe­cial­men­te si los ata­ques co­mien­zan en una par­te in­te­gral del ce­re­bro de re­cuer­dos a lar­go pla­zo y even­tos.

Aun­que es­to no quie­re de­cir que de­bas che­car­te con un neu­ró­lo­go si ex­pe­ri­men­tas un dé­jà vu, se ha con­fir­ma­do que es un fe­nó­meno que su­ce­de pa­ra aque­llos diag­nos­ti­ca­dos con epi­lep­sia.

Eres jo­ven

Los dé­jà vus son ocu­rren­cias co­mu­nes en per­so­nas jó­ve­nes. Y eso no quie­re de­cir que con los años de­ja­rás de te­ner­los, sino que so­la­men­te se vol­ve­rán ca­da vez me­nos re­cu­rren­tes. Así que dis­frú­ta­los mien­tras pue­des.

Tu­vis­te una vi­da pa­sa­da

Aun­que las pro­ba­bi­li­da­des son ca­si nu­las de que tu neu­ró­lo­go es­té de acuer­do con es­to, es com­ple­ta­men­te vá­li­do que creas que en las vi­das pa­sa­das.

Más allá de la neu­ro­cien­cia, mu­chos en el cam­po de la psi­co­lo­gía tie­nen ideas pro­pias so­bre lo que su­ce­de cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos un dé­jà vu. Por ejem­plo, al­gu­nos pa­ra­psi­có­lo­gos creen que el dé­jà vu es­tá co­nec­ta­do con al­go que ex­pe­ri­men­ta­mos o con una co­ne­xión de una vi­da pa­sa­da. Pe­ro una co­sa sí es se­gu­ra: a me­di­da que las téc­ni­cas de imá­ge­nes del ce­re­bro me­jo­ran, tam­bién lo ha­ce nues­tra com­pren­sión del dé­jà vu.

Tu ce­re­bro es­tá fun­cio­nan­do

El dé­jà vu es una bue­na se­ñal, pues re­fle­ja la ha­bi­li­dad de tu ce­re­bro de pro­ce­sar re­cuer­dos en di­fe­ren­tes ni­ve­les y ve­lo­ci­da­des. Al fi­nal del día, el dé­jà vu es prue­ba de que el ce­re­bro hu­mano es ma­ra­vi­llo­so. Si una fa­lla o error pue­de re­sul­tar en al­go tan ex­tra­or­di­na­rio, es un ver­da­de­ro tes­ti­mo­nio de cuán no­ta­ble es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.