For­ta­lez­ca sus de­fen­sas

Correo - Ocio Dominical - - SALUD -

El sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co pro­te­ge al or­ga­nis­mo de en­fer­me­da­des cau­sa­das por vi­rus, bac­te­rias y pa­rá­si­tos. Los leu­co­ci­tos o tam­bién lla­ma­dos gló­bu­los blan­cos, forman par­te de es­te so­fis­ti­ca­do sis­te­ma y se en­car­gan de des­truir los mi­cro­bios y agen­tes tó­xi­cos, pa­ra man­te­ner nues­tro cuer­po lejos de cual­quier en­fer­me­dad in­fec­cio­sa.

Au­men­tar las de­fen­sas y man­te­ner un sis­te­ma in­mu­ne fuer­te es la me­jor ga­ran­tía pa­ra no su­cum­bir a nin­gu­na en­fer­me­dad, es­pe­cial­men­te los res­fria­dos y la gripe, muy fre­cuen­tes a la lle­ga­da del oto­ño y con los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ras. Una die­ta va­ria­da y equi­li­bra­da ri­ca en zinc y vi­ta­mi­nas A, B, C yE, son esen­cia­les pa­ra for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Re­du­ce o evita al má­xi­mo, con­su­mir ali­men­tos re­fi­na­dos y fri­tu­ras. Au­men­ta el con­su­mo de fru­tas cí­tri­cas y ver­du­ras ya que ac­túan como an­ti­oxi­dan­tes pa­ra pro­te­ger y for­ta­le­cer tu sis­te­ma in­mu­ne. Prac­ti­car ejer­ci­cio de for­ma re­gu­lar no só­lo te ayu­da­rá a man­te­ner­te en for­ma, es fun­da­men­tal ha­cer ejer­ci­cio ya que ayu­da a tu cuer­po a com­ba­tir las in­fec­cio­nes y dis­mi­nu­ye el ries­go de pa­de­cer otras en­fer­me­da­des. In­vo­lú­cra­te en ac­ti­vi­da­des fí­si­cas que dis­fru­tes: na­dar, zum­ba, pi­la­tes, sal a co­rrer o ca­mi­na 20 minutos dia­rios. Crea tu pro­pia ru­ti­na y haz ejer­ci­cio de dos a tres ve­ces por se­ma­na. ¡No­ta­rás la di­fe­ren­cia y te sen­ti­rás me­jor! El es­trés y la an­sie­dad dis­mi­nu­yen las de­fen­sas y de­bi­li­ta el sis­te­ma in­mu­ne, ha­cien­do que nues­tro or­ga­nis­mo es­té más pre­dis­pues­to a con­traer una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa.

Pa­ra re­du­cir el es­trés y en­con­trar la cal­ma es muy efec­ti­vo prac­ti­car ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción y téc­ni­cas de re­la­ja­ción como: me­di­ta­ción y yo­ga. Una se­sión de yo­ga de vein­te minutos te de­ja­rá to­tal­men­te re­la­ja­do, re­vi­ta­li­za­do y dis­fru­ta­rás de un fuer­te sen­ti­do de bie­nes­tar. 4-Duer­me bien La fal­ta de sue­ño pro­vo­ca efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre la sa­lud y es­pe­cial­men­te so­bre el sis­te­ma in­mu­ne. Hay una es­tre­cha re­la­ción en­tre dor­mir y el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, ya que la ca­li­dad del sue­ño es un fac­tor im­por­tan­te pa­ra equi­li­brar el sis­te­ma in­mu­ne y pa­ra la pro­duc­ción de gló­bu­los blan­cos, en­car­ga­dos de pro­te­ger el or­ga­nis­mo de gér­me­nes.

Dor­mir po­co de­bi­li­ta el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y nos es­tre­sa. Por la noche cuan­do dor­mi­mos es cuan­do se pro­du­ce el pro­ce­so de re­pa­ra­ción de nues­tras cé­lu­las y la re­ge­ne­ra­ción del cuer­po, así como las re­ser­vas de ener­gía. Evita fu­mar y con­su­mir al­cohol de for­ma ha­bi­tual, son dos enemi­gos pa­ra tu sa­lud en ge­ne­ral.

Be­ber al­cohol en ex­ce­so su­pri­me el sis­te­ma in­mu­ne y el ta­ba­co en­ve­je­ce la piel, per­ju­di­ca las vías res­pi­ra­to­rias, re­du­ce el flu­jo san­guí­neo y au­men­ta el ries­go de in­fec­cio­nes, sien­do los fu­ma­do­res más pro­pen­sos a pa­de­cer res­fria­dos y gri­pes, ya que se de­bi­li­ta el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de for­ma no­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.