No te al­can­za el día, ad­mi­nis­tra tu tiem­po

¿Co­rrien­do de aquí pa­ra allá to­do el día?, y es que a pe­sar de que hay 24 horas ¿tú sientes como si tu­vie­ra 15 minutos? Si con­tes­tas­te que sí, en­ton­ces eso quie­re de­cir que tie­nes pro­ble­mas pa­ra or­ga­ni­zar tu tiem­po, pe­ro ¡tran­qui­lo! Esto tie­ne una so­lu­ció

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Ce­rrar la con­ta­bi­li­dad del mes, re­co­ger los hi­jos en el co­le­gio, lla­mar a los pro­vee­do­res, re­vi­sar el plan de mer­ca­deo, los co­rreos elec­tró­ni­cos, or­ga­ni­zar el es­cri­to­rio. La can­ti­dad cre­cien­te de com­pro­mi­sos ha­ce que mu­cha gen­te pier­da el con­trol so­bre su pro­pio tiem­po y de­jen de cum­plir las ta­reas en los pla­zos es­ta­ble­ci­dos y lle­guen al fi­nal del día con ese sen­ti­mien­to de cul­pa.

La ca­pa­ci­dad de ad­mi­nis­trar el tiem­po y ge­ren­ciar ac­ti­vi­da­des en­tró a la lis­ta de ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les desea­das por los em­plea­do­res. Di­fe­ren­tes me­to­do­lo­gías han sur­gi­do con la pro­me­sa de ha­cer ren­dir el día.

El au­tor del libro, Get­ting Things Do­ne, Da­vid Allen, re­co­mien­da sim­ple­men­te te­ner en la ca­be­za to­do lo que se de­be ha­cer, re­la­jar­se y ser pro­duc­ti­vo. Pa­ra lograrlo re­co­mien­da, en cam­bio de es­ta­ble­cer prio­ri­da­des, la adop­ción de un sis­te­ma fá­cil y con­fia­ble pa­ra al­ma­ce­nar y pro­ce­sar to­da la in­for­ma­ción re­fe­ren­te a to­do lo que ne­ce­si­ta ha­cer­se.

Por su par­te, An­to­nio Aze­ve­do, con­sul­tor bra­si­le­ño, im­ple­men­tó un mé­to­do de ges­tión que se ha usa­do en va­rias en­ti­da­des mul­ti­na­cio­na­les, que con­sis­te en pa­sar por cinco eta­pas pa­ra al­can­zar el ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad desea­do, en las horas asig­na­das de tra­ba­jo.

La pri­me­ra re­fle­xión que de­ja el au­tor es que siem­pre que va­ya a em­pren­der una ta­rea no la ha­ga só­lo por­que es im­por­tan­te, “há­ga­la por­que tie­ne dis­po­si­ción y ener­gía pa­ra ha­cer­la”. Ade­más so­la­men­te la pla­nea­ción no ayu­da, es ne­ce­sa­rio el em­pe­ño pa­ra eje­cu­tar las ta­reas

Si tie­ne la sen­sa­ción de que el día no le al­can­za pa­ra na­da, en­cuen­tre en es­tos cinco pa­sos la so­lu­ción: RECOLECCIÓN Reú­na to­da la in­for­ma­ción en pa­pe­les que ne­ce­si­ta guar­dar, re­cor­dar y pón­ga­la en una “ca­ja de en­tra­da”, pue­de ser en un ca­jón, en una ca­ja o en una car­pe­ta es­pe­cial den­tro de su co­rreo elec­tró­ni­co. Pon­ga to­das las co­sas que tie­ne pen­dien­tes en esa ca­ja pa­ra pron­to re­sol­ver­lo. Pro­ce­sar Su ca­ja de en­tra­da de­be ser de­socu­pa­da por lo me­nos una vez por día. Pa­ra pro­ce­sar to­da es­ta in­for­ma­ción es ne­ce­sa­rio dar se­gui­mien­to a to­das las co­sas que tie­ne pen­dien­tes. Es acon­se­ja­ble que cuan­do sa­que una ta­rea pen­dien­te de su ca­ja la ter­mi­ne y és­ta no vuel­va. Pa­ra esto el con­sul­tor acon­se­ja:

1. Con­clu­ya la ta­rea en ese mis­mo mo­men­to, así de­mo­re más de dos minutos ha­cer­lo.

2. De­le­gue fun­cio­nes y pi­da ayu­da a sus com­pa­ñe­ros pa­ra con­cluir los pen­dien­tes.

3. Ha­ga una lis­ta de las pró­xi­mas ac­cio­nes.

4. Si no se pue­de re­sol­ver in­me­dia­ta­men­te, sá­que­la de esa ca­ja y ar­chí­ve­la pa­ra re­fe­ren­cia fu­tu­ra.

5. Ha­ga una lis­ta con es­tas ta­reas pen­dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.