¿ami­gas o enemi­gas?

El mun­do de las mu­je­res es com­pli­ca­do, cruel y, a ve­ces, es muy di­fí­cil re­co­no­cer en­tre sus ha­bi­tan­tes quié­nes son tus ami­gas y quié­nes no quie­ren NA­DA bueno pa­ra ti

Correo - Ocio Dominical - - GASTRONOMÍA -

¿Quién no ha te­ni­do una de esas ami­gas que de re­pen­te, sin que les ha­yas he­cho algo, ha­bla de ti a tus es­pal­das? ¡Que no te pa­se! De­téc­ta­las y evita que te las­ti­men.

Se po­ne de im­pru­den­te en­fren­te de la gen­te

Son esas ami­gas que, de la na­da, en una reunión o fies­ta pla­ti­can­do con to­do el mun­do, co­mien­zan a ha­cer co­men­ta­rios fue­ra de lu­gar acer­ca de tu per­so­na bus­can­do ri­di­cu­li­zar­te. Mu­chas ve­ces lo to­ma­mos como una bro­ma y pue­de que lo sea. Pe­ro si lo ha­ce ca­da vez que sa­len, ¡ten cui­da­do! Es­ta per­so­na no te quie­re.

no Se ale­gra por tus lo­gros

Ca­da vez que le co­men­tas algo en lo que te ha ido bien, sea un nue­vo ascenso, si te lo­gras­te com­prar algo que desea­bas, si tie­nes un ga­lán nue­vo o aca­bas de lo­grar te­ner un re­co­no­ci­mien­to, lo ha­ce me­nos. Ha­ce co­men­ta­rios ma­lin­ten­cio­na­dos acer­ca de tus lo­gros. Pue­de que es­ta per­so­na te ten­ga en­vi­dia o se en­cuen­tre re­sen­ti­da con­ti­go. En am­bos ca­sos, ten cui­da­do con los ce­los pa­si­vo-agre­si­vos, no tie­nes por qué li­diar con ellos.

Ha­bla mal de ti a tus es­pal­das

Cuan­do te pe­leas con al­guien, es nor­mal bus­car con­se­jos con tus de­más amis­ta­des y de una u otra ma­ne­ra ha­blar de lo que te mo­les­tó de la otra per­so­na. Sin em­bar­go, no hay nin­gu­na ra­zón pa­ra con­tar tus más ín­ti­mos se­cre­tos a to­do el mun­do. Lo peor del ca­so es que tus ver­da­de­ras ami­gas te lo van a ha­cer sa­ber. En cuan­to la ca­ches ha­cien­do esto, pro­cu­ra no vol­ver a con­tar­le nin­gún se­cre­to por­que ya sa­bes don­de

irá a pa­rar.

no Se lle­va bien con tus Se­res que­ri­dos

Con tu no­vio, con tu ma­má, tus her­ma­nos y de­más per-

so­nas alle­ga­das a ti. Pue­de que no le cai­gan bien pe­ro si te ha­ce co­men­ta­rios ofen­si­vos acer­ca de las per­so­nas que amas, es una se­ñal cla­rí­si­ma pa­ra de­jar la amis­tad de la­do.

te de­be mu­cho di­ne­ro

Si tu me­jor ami­ga es­tá pa­san­do por un mal mo­men­to eco­nó­mi­co, de­ci­des ayu­dar­la y te ex­pli­ca que no te va a po­der pa­gar de in­me­dia­to, ¡no im­por­ta! Pe­ro si le pres­tas di­ne­ro ca­da vez que sa­len y ja­más in­ten­ta pa­gar­te, se es­tá apro­ve­chan­do de ti.

no es Ho­nes­ta con­ti­go

Las amis­ta­des son esas re­la­cio­nes que tie­nes pa­ra desaho­gar­te y ha­blar con la ver­dad, na­die te co­no­ce más que tus ami­gas es sú­per na­tu­ral. Pe­ro si es­ta per­so­na se in­ven­ta co­sas y nun­ca te cuen­ta la ver­dad acer­ca de sí mis­ma, no es una amis­tad ver­da­de­ra y ter­mi­na­rá fra­ca­san­do.

no Se Sien­te el ca­ri­ño de una amis­tad

Hay amis­ta­des sú­per du­ra­de­ras que, aun­que pa­sen al­gu­nas se­ma­nas e in­clu­so me­ses sin ha­blar­se, al es­tar jun­tas de nue­vo es como si el tiem­po no hu­bie­ra pa­sa­do. Hay al­gu­nas otras en las que se sien­te el mo­men­to in­có­mo­do, no sa­ben ni de qué pla­ti­car y es de esas per­so­nas que pre­fie­res te­ner ale­ja­das de ti lo más que se pue­da.

te tie­ne en­vi­dia

No hay más, la en­vi­dia es des­truc­ti­va, así que ¿por qué se­guir te­nien­do a al­guien así cer­ca? ¡Abre los ojos! Ja­más cam­bia­rá. Es­ta per­so­na es­ta­rá eter­na­men­te mo­les­ta con tus éxi­tos. Es algo que no com­pren­de, ni lo ha­rá. Pa­ra ella tú no te me­re­ces na­da. Mu­chas con­fun­di­mos la en­vi­dia con la ad­mi­ra­ción, pe­ro quie­nes te ad­mi­ran sa­ben va­lo­rar­se y va­lo­rar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.