CAR­GA TU HO­GAR DE BUE­NA VI­BRA

es­ta­mos he­chos de ener­gía. es­ta es tan­to ma­te­rial co­mo es­pi­ri­tual y es la que nu­tre nues­tra vi­da co­ti­dia­na pa­ra afron­tar las ad­ver­si­da­des

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

En el ho­gar la con­cen­tra­ción de ener­gías se pue­den per­ci­bir en ca­da ha­bi­ta­ción y rin­cón, re­fle­ján­do­se ade­más en ca­da uno de los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia. Man­te­ner un equi­li­brio ener­gé­ti­co en el ho­gar es po­si­ble, en es­pe­cial cuan­do lle­gan esos mo­men­tos de di­fi­cul­ta­des y pro­ble­mas. Pa­ra lo­grar­lo, pri­me­ro que to­do se de­be asu­mir una bue­na ac­ti­tud vi­bra.

Cuan­do la cir­cu­la­ción de ener­gía no es la ade­cua­da, se pro­du­ce un des­equi­li­brio que in­flu­ye en no­so­tros mis­mos y en las on­das que se ge­ne­ran a nues­tro al­re­de­dor.

Los es­pa­cios por los que tran­si­ta­mos a dia­rio es­tán car­ga­dos de ener­gía, por eso, cuan­do vol­ve­mos a nues­tro ho­gar lue­go de ha­ber es­ta­do to­do el día fue­ra, trae­mos con no­so­tros una car­ga de ener­gía que es ab­sor­bi­da por las pa­re­des de nues­tro ho­gar.

Es muy im­por­tan­te en­ton­ces se­guir al­gu­nos de es­tos consejos pa­ra re­no­var las ener­gías del ho­gar y lim­piar los es­pa­cios que ten­gan ‘ma­la vi­bra’. De es­ta ma­ne­ra, trans­for­ma­rás tu en­torno en un lu­gar en el que sen­ti­rás pla­cer de es­tar ahí y dón­de no­ta­ble­men­te se res­pi­ra­rá otro ai­re.

Se­gún la Ley de Me­ta­fí­si­ca de Vi­bra­ción, to­do lo exis­ten­te en el uni­ver­so, que ten­ga ener­gía ma­te­rial e in­ma­te­rial, vi­bra. Los áto­mos, las mo­lé­cu­las de agua y las cé­lu­las vi­bran, por lo tan­to, nues­tro cuer­po es pu­ra ener­gía y emi­te su­ti­les vi­bra­cio­nes. Las vi­bra­cio­nes de una per­so­na in­ter­ac­túan con las de otra y con las del am­bien­te. El vehícu­lo por el que tran­si­ta es­ta ener­gía que se in­ter­cam­bia son los cha­kras.

Es­tos son pe­que­ños ‘co­ra­zo­nes’ que vi­bran y pal­pi­tan en cier­tas frecuencias, son pe­que­ñas ra­dios que re­ci­ben y trans­mi­ten ener­gías su­ti­les, frecuencias de vi­bra­ción.

La in­ter­ac­ción de dos o más vi­bra­cio­nes se co­no­ce con el con­cep­to fí­si­co de re­so­nan­cia. La re­so­nan­cia es la fa­cul­tad de una vi­bra­ción (de cual­quier ti­po) de afec­tar po­si­ti­va o ne­ga­ti­va­men­te a otra vi­bra­ción. En­ton­ces, las vi­bra­cio­nes de una per­so­na afec­tan las vi­bra­cio­nes de otra. Por eso, las bue­nas vi­bras y las ma­las vi­bras se pegan ya que, co­mo plan­tea la me­ta­fí­si­ca, “lo igual atrae lo igual”.

Las bue­nas vi­bras, co­mo se las co­no­ce po­pu­lar­men­te, traen bue­na sa­lud, eli­mi­nan nues­tros mie­dos, me­jo­ran la co­mu­ni­ca­ción con las de­más per­so­nas; las ma­las vi­bras traen dis­cor­dias, con­flic­tos, des­ar­mo­nía, odios y ren­co­res. Exis­ten mu­chas for­mas de cam­biar nues­tra pro­pia ener­gía: a tra­vés del yo­ga, de la me­di­ta­ción, de la bue­na nu­tri­ción y el ejer­ci­cio. A su vez, po­de­mos tam­bién eli­mi­nar la ener­gía ne­ga­ti­va que que­da im­preg­na­da en nues­tro ho­gar.

A par­tir de es­tos consejos po­drás des­ha­cer­te de los agen­tes que que­dan im­preg­na­dos en tu ho­gar pa­ra go­zar así, de una ca­sa li­bre de ma­las vi­bra­cio­nes.

1. LIM­PIA Puer­tas Y Ven­ta­nas

Las ven­ta­nas y las puer­tas son lu­ga­res que co­nec­tan al ho­gar con el ex­te­rior. Por lo tan­to, son pun­tos don­de pue­den in­gre­sar las ma­las vi­bras o es­ca­par­se las bue­nas. Pa­ra evi­tar que es­to ocu­rra, es bueno lim­piar es­tas aber­tu­ras una vez por semana. Pa­ra es­to si­gue los si­guien­tes pa­sos:

1. Mez­cla en un po­te agua, vi­na­gre blan­co y ju­go de li­món.

2. Su­mer­ge en es­te lí­qui­do pie­dras de cuar­zo blan­co.

3. De­ja re­po­sar du­ran­te to­da una no­che a la luz de la lu­na

4. Desecha el lí­qui­do y co­lo­ca las pie­dras en to­das las aber­tu­ras del ho­gar.

Una vez que es­tén lim­pias, es im­por­tan­te que abras las ven­ta­nas al me­nos una vez al día pa­ra re­no­var el ai­re y per­mi­tir que entre ai­re fres­co y luz na­tu­ral.

2. LIM­PIA LOS PI­SOS CON sal Y agua

Mez­clan­do en un po­te seis cu­cha­ra­das de sal con agua, ar­ma un ex­ce­len­te lim­pia­dor pa­ra des­ha­cer­te de la ma­la ener­gía en el ho­gar y ha­cer que la ener­gía po­si­ti­va flu­ya.

Con es­te lim­pia­dor pue­des pa­sar un tra­po a tus pi­sos. En ca­so de te­ner al­gún am­bien­te con al­fom­bra, pue­des es­par­cir un po­co de sal en ella dejarla ac­tuar por una ho­ra y lue­go pa­sar la as­pi­ra­do­ra.

Otra ma­ne­ra de atraer la ener­gía po­si­ti­va a tra­vés de la sal es co­lo­cán­do­la en un re­ci­pien­te en di­fe­ren­tes rin­co­nes de la ca­sa. Es re­co­men­da­ble cam­biar es­te re­ci­pien­te ca­da dos me­ses.

3. CO­LO­CA Cac­tus Cer­ca De LOS apa­ra­tos elec­tró­ni­cos

Los cac­tus, al igual que mu­chas otras plan­tas, son atra­yen­tes de las bue­nas ener­gías(des­cu­bre cua­les son las plan­tas que pro­mue­ven ener­gía po­si­ti­va a tu ho­gar). Ab­sor­ben las ener­gías elec­tro­mag­né­ti­cas de los elec­tro­do­més­ti­cos y apa­ra­tos elec­tró­ni­cos. Apar­te, son plan­tas muy her­mo­sas y tie­nen fa­ma de ale­jar la envidia y las per­so­nas mal in­ten­cio­na­das.

4. CO­LO­CAR PI­RÁ­MI­DES en Di­fe­ren­tes Lu­ga­res De La Ca­sa

Des­de el pun­to de vis­ta eso­té­ri­co, las pi­rá­mi­des atraen ener­gía po­si­ti­va, au­men­tan la vi­ta­li­dad, for­ta­le­cen la vi­da es­pi­ri­tual y com­ba­ten las ma­las vi­bra­cio­nes. Hay de di­ver­sos ma­te­ria­les y co­lo­res y se pue­den ubi­car en di­fe­ren­tes lu­ga­res del ho­gar.

Es re­co­men­da­ble ubi­car­las en la sa­la y el co­me­dor y co­lo­car por de­ba­jo una fo­to fa­mi­liar y un pa­pel con pe­ti­cio­nes he­chas por al­gún miem­bro de la fa­mi­lia, de es­ta ma­ne­ra las pi­rá­mi­des atrae­rán bue­nos de­seos y vi­bras pa­ra el ho­gar.

Por otro la­do, es im­por­tan­te sa­ber que si va­mos a usar es­te ti­po de ob­je­tos pa­ra atraer la ener­gía, es ne­ce­sa­rio te­ner cier­tas pre­cau­cio­nes:

- No se pue­den de­jar cer­ca de los elec­tro­do­més­ti­cos ya que es­tos ab­sor­ben su ener­gía

- La pi­rá­mi­de siem­pre tie­ne que te­ner una de sus ca­ras al nor­te

5. LIM­PIA LOS espejos CON Vi­na­gre BLAN­CO

Los espejos ha­cen fluir la ener­gía, so­bre to­do en am­bien­tes pe­que­ños. No es re­co­men­da­ble co­lo­car­los fren­te a la puer­ta de en­tra­da ya que la ener­gía re­bo­ta, es me­jor co­lo­car­los en las pa­re­des pa­ra­le­las a la puer­ta.

Por otro la­do, el vi­na­gre atrae ener­gías po­si­ti­vas. Por eso, al lim­piar los espejos con él ge­ne­ra­mos más y me­jor ener­gía. Si el olor del vi­na­gre re­sul­ta muy fuer­te, se pue­de di­luir con un po­co de agua con sal.

6. UTI­LI­ZA La aro­ma­te­ra­pia

Exis­ten di­fe­ren­tes acei­tes esen­cia­les o sahu­me­rios que ayu­dan a pu­ri­fi­car tu ho­gar. Una vez que pren­das un sahu­me­rio, de­bes pa­sear por to­da tu ca­sa y lle­var­lo a to­dos los rin­co­nes (in­clu­so aden­tro de ro­pe­ros y por de­ba­jo de la ca­ma). El pa­lo san­to es otra bue­na op­ción.

Pa­ra ha­cer de es­ta una lim­pie­za más na­tu­ral, pue­des ha­cer un aro­ma­ti­za­dor casero, pa­ra es­to:

1. Cor­ta en pe­da­ci­tos una cás­ca­ra de na­ran­ja, li­món o man­da­ri­na

2. Pon las cás­ca­ras en un pla­to de ba­rro y agre­gar pe­da­ci­tos de car­bón.

3. Que­ma el car­bón y lim­pia to­do el ho­gar de aden­tro ha­cia afue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.