DA­LE TIEM­PO DE CA­LI­DAD A TU PA­RE­JA

Des­cu­bre qué pue­des ha­cer cuan­do tu pa­re­ja no te de­di­ca tiem­po y te ha­ce sen­tir su in­di­fe­ren­cia un día tras otro. A tra­vés de es­te ar­tícu­lo po­drás en­con­trar una solución a es­te pro­ble­ma

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

¿Qué pue­des ha­cer cuan­do tu pa­re­ja no te de­di­ca tiem­po? Si tie­nes la sen­sa­ción de que tu pa­re­ja va a lo su­yo, te ha de­ja­do en un se­gun­do plano, no te in­clu­ye en su vi­da y te sien­tes a años luz, en­ton­ces, tie­nes que ha­cer ba­lan­ce.

¿De ver­dad te com­pen­sa se­guir so­por­tan­do es­ta si­tua­ción en si­len­cio sin ha­cer na­da? Los pro­ble­mas no se so­lu­cio­nan res­pon­dien­do con in­di­fe­ren­cia, es in­dis­pen­sa­ble to­mar me­di­das.

Di­le có­mo te sien­tes

En el con­tex­to de una re­la­ción de pa­re­ja, las per­so­nas nos equi­vo­ca­mos cuan­do que­re­mos que el otro adi­vi­ne nues­tro pen­sa­mien­to. Así su­ce­de cuan­do tú ves las co­sas tan cla­ras que te re­sul­ta im­po­si­ble creer que tu pa­re­ja no se ha­ya da­do cuen­ta de lo que es­tá pa­san­do.

Aun­que te pa­rez­ca im­po­si­ble, las per­so­nas so­mos muy di­fe­ren­tes y po­de­mos sa­car con­clu­sio­nes muy opues­tas de una mis­ma reali­dad.

Pi­de cam­bios

Si no es­tás sa­tis­fe­cho con la si­tua­ción pi­de los cam­bios que te gus­ta­ría ver en tu pa­re­ja de una for­ma aser­ti­va. En vez de que­jar­te, re­sul­ta más efec­ti­vo que ha­gas pro­pues­tas prác­ti­cas. Esa ac­ti­tud apor­ta se­gu­ri­dad e ini­cia­ti­va. Si echas de me­nos que tu pa­re­ja te de­di­que tiem­po, en­ton­ces, aní­ma­te a pro­po­ner un plan ro­mán­ti­co.

Haz­te car­go de tu vi­da

Una de las me­jo­res me­di­das a to­mar, es ha­cer­te car­go de tu vi­da. Y es que cuan­do tie­nes una re­la­ción siem­pre pien­sas que de­bes de­di­car­te com­ple­ta­men­te al otro y de a po­co vas ol­vi­dan­do las co­sas que te agra­dan, lo que te ha­ce fe­liz y las ac­cio­nes que pro­cu­ran tu cre­ci­mien­to per­so­nal. Pa­ra ello, pro­cu­ra, an­te el ol­vi­do de tu pa­re­ja, brin­dar­te un es­pa­cio a ti mism@ en el que te sien­tas có­mod@.

Da­le un ul­ti­má­tum

Si la si­tua­ción se pro­lon­ga du­ran­te me­ses y años sin que tu pa­re­ja cam­bie, ha lle­ga­do el mo­men­to de po­ner una fe­cha lí­mi­te. No pue­des es­tar eter­na­men­te sin­tien­do su in­di­fe­ren­cia. Da­le un ul­ti­má­tum, pue­de que eso le ayu­de a reac­cio­nar y a dar­se cuen­ta de que te pue­de per­der.

Pe­ro pa­ra que un ul­ti­má­tum ten­ga de ver­dad efec­to tie­nes que ser con­se­cuen­te con tus pa­la­bras. Si es­tás dan­do una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad a tu pa­re­ja, haz­lo. Pe­ro no pue­des des­de­cir­te de tus men­sa­jes una vez tras otra por­que en­ton­ces, tu pa­re­ja ya no te to­ma en se­rio y jue­ga con­ti­go.

Si tu pa­re­ja no te de­di­ca tiem­po, si­gue con tu vi­da. No te que­des mi­ran­do el re­loj vien­do có­mo te ig­no­ra por com­ple­to. Es nor­mal que te due­la su ac­ti­tud pe­ro no pier­das tu tiem­po. Que­da con tus ami­gos, prac­ti­ca tus afi­cio­nes, dis­fru­ta de tu fa­mi­lia y de tu tra­ba­jo…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.