cui­de de sus ar­ti­cu­la­cio­nes y EVI­TE la ar­tri­tis

es muy pro­ba­ble que us­ted o al­guien a quien co­noz­ca ten­ga es­ta en­fer­me­dad o al­gu­na re­la­cio­na­da. És­ta afec­ta a más de 50 mi­llo­nes de per­so­nas, es de­cir, a uno de ca­da cin­co in­di­vi­duos

Correo - Ocio Dominical - - SALUD -

La ar­tri­tis y las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das pue­den pro­vo­car do­lor, ri­gi­dez e in­fla­ma­ción en las ar­ti­cu­la­cio­nes o al­re­de­dor de ellas, lo que pue­de di­fi­cul­tar la rea­li­za­ción de actividades co­ti­dia­nas nor­ma­les. Ge­ne­ral­men­te, la ar­tri­tis es cró­ni­ca, es de­cir, du­ra mu­cho tiem­po; pa­ra mu­chas per­so­nas per­sis­ti­rá. De to­dos mo­dos, en la ac­tua­li­dad se pue­den ha­cer mu­chas co­sas pa­ra pre­ve­nir la ar­tri­tis o re­du­cir el do­lor y con­ti­nuar con la ac­ti­vi­dad nor­mal.

El do­lor de la ar­tri­tis pue­de ser con­ti­nuo o bien pue­de apa­re­cer y des­apa­re­cer. Es fre­cuen­te que el do­lor se pro­duz­ca al mo­ver­se o des­pués de ha­ber es­ta­do quie­to un ra­to. Pue­de sen­tir do­lor en una o en va­rias par­tes del cuer­po.

Es po­si­ble que no­te ri­gi­dez en las ar­ti­cu­la­cio­nes y que le cues­te mo­ver­las; pue­de re­sul­tar­le di­fí­cil rea­li­zar actividades co­ti­dia­nas que an­tes ha­cía con fa­ci­li­dad, co­mo su­bir y ba­jar es­ca­le­ras o abrir un fras­co. En ge­ne­ral, el do­lor y la ri­gi­dez em­peo­ran por la ma­ña­na o des­pués de pe­rio­dos de inac­ti­vi­dad.

En cier­tos ti­pos de ar­tri­tis, la piel que cu­bre la zo­na de la ar­ti­cu­la­ción pue­de es­tar in­fla­ma­da, en­ro­je­ci­da y ca­lien­te al tac­to. Si pre­sen­ta cier­tos ti­pos de ar­tri­tis pue­de sen­tir fa­ti­ga y te­ner po­co ape­ti­to o fie­bre.

Si tie­ne al­guno de es­tos sig­nos en una ar­ti­cu­la­ción o en torno a ella du­ran­te más de dos se­ma­nas, con­sul­te a su mé­di­co. Es­tos sín­to­mas se pue­den ma­ni­fes­tar de for­ma re­pen­ti­na o pro­gre­si­va.

¿se pue­de pre­ve­nir la ar­tri­tis?

Hay pa­sos que pue­de to­mar pa­ra dis­mi­nuir su ries­go de con­traer cier­tas cla­ses de ar­tri­tis o pa­ra re­du­cir la discapacidad si ya tie­ne ar­tri­tis.

Es im­por­tan­te man­te­ner el pe­so re­co­men­da­do, par­ti­cu­lar­men­te a me­di­da que se en­ve­je­ce. Las per­so­nas con ex­ce­so de pe­so tie­nen ma­yor ries­go de con­traer os­teoar­tri­tis (OA), tam­bién lla­ma­da ar­tro­sis, la for­ma de ar­tri­tis más co­mún. El ex­ce­so de pe­so au­men­ta el ries­go de con­traer os­teoar­tri­tis en las ro­di­llas y, po­si­ble­men­te, en la cadera. Es­to ocu­rre es­pe­cial­men­te en las mu­je­res. Por su par­te, el ex­ce­so de pe­so en los hom­bres au­men­ta el ries­go de con­traer go­ta.

Cau­sas

Más de cien ti­pos dis­tin­tos de ar­tri­tis y en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das. Se des­co­no­ce la cau­sa de la ma­yo­ría de los ti­pos de ar­tri­tis.

Ac­tual­men­te, los cien­tí­fi­cos es­tán es­tu­dian­do va­rios fac­to­res que, en su opi­nión, son im­por­tan­tes en la ar­tri­tis. Entre es­tos se en­cuen­tran los fac­to­res he­re­di­ta­rios; los efec­tos de la in­fla­ma­ción y el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co en el da­ño de las ar­ti­cu­la­cio­nes y los fac­to­res vin­cu­la­dos al es­ti­lo de vi­da, in­clui­das las le­sio­nes en las ar­ti­cu­la­cio­nes. La im­por­tan­cia de es­tos fac­to­res va­ría se­gún el ti­po de ar­tri­tis.

¿Có­mo se diag­nos­ti­ca la ar­tri­tis?

Es im­por­tan­te de­ter­mi­nar qué ti­po de ar­tri­tis tie­ne, ya que los tra­ta­mien­tos son dis­tin­tos pa­ra los di­ver­sos ti­pos. El diag­nós­ti­co pre­coz y el pos­te­rior tra­ta­mien­to son im­por­tan­tes pa­ra re­du­cir o pre­ve­nir los da­ños que pro­du­cen va­rios ti­pos de ar­tri­tis en las ar­ti­cu­la­cio­nes du­ran­te los pri­me­ros años.

Es im­por­tan­te que con­sul­te a un reuma­tó­lo­go, mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de la ar­tri­tis y afec­cio­nes re­la­cio­na­das. Pa­ra en­con­trar un reuma­tó­lo­go en es­te país o en el ex­tan­je­ro, vi­si­te el si­tio del Co­le­gio Ame­ri­cano de Reu­ma­tó­lo­gos www.rheu­ma­to­logy.org y pul­se en “Find a mem­ber.” Pa­ra ob­te­ner la lis­ta de reu­ma­tó­lo­gos de su zo­na (EE. UU. úni­ca­men­te), pue­de co­mu­ni­car­se con la ofi­ci­na de la Arth­ri­tis Foun­da­tion que le co­rres­pon­de lla­man­do al te­lé­fono 800-283-7800.

Su mé­di­co po­drá de­ter­mi­nar si tie­ne ar­tri­tis y qué ti­po es. En su pri­me­ra vi­si­ta al mé­di­co a cau­sa del do­lor ar­ti­cu­lar, se pro­du­ci­rán al me­nos tres si­tua­cio­nes an­tes de ob­te­ner el diag­nós­ti­co:

• En pri­mer lu­gar, el mé­di­co le pre­gun­ta­rá so­bre sus sín­to­mas e his­to­rial clí­ni­co.

• A con­ti­nua­ción le rea­li­za­rá un exa­men fí­si­co.

• Por úl­ti­mo, es pro­ba­ble que el mé­di­co so­li­ci­te ra­dio­gra­fías y otras prue­bas de la­bo­ra­to­rio.

Su doc­tor re­vi­sa­rá sus ar­ti­cu­la­cio­nes pa­ra ver si hay in­fla­ma­ción, do­lor, qué mo­vi­mien­tos cau­san do­lor, y si la ar­ti­cu­la­ción se mue­ve den­tro de su am­pli­tud de mo­vi­mien­to. Tam­bién bus­ca­rá otros sín­to­mas que se pue­den ha­llar en cier­tas for­mas de ar­tri­tis, co­mo erup­cio­nes cu­tá­neas, úl­ce­ras en la bo­ca, de­bi­li­dad mus­cu­lar, pro­ble­mas ocu­la­res o afec­ta­ción de ór­ga­nos in­ter­nos, co­mo co­ra­zón o pul­mo­nes.

Su mé­di­co pue­de tam­bién or­de­nar al­gu­nos aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio. És­tos pue­den in­cluir prue­bas de san­gre, ori­na o flui­do de las ar­ti­cu­la­cio­nes y ra­yos X. Es­tos aná­li­sis ayu­dan a que el doc­tor de­ter­mi­ne qué ti­po de ar­tri­tis tie­ne en ba­se a su his­to­rial clí­ni­co y re­co­no­ci­mien­to fí­si­co, y ayu­dan a des­car­tar otras en­fer­me­da­des que cau­san sín­to­mas si­mi­la­res.

Los re­sul­ta­dos del his­to­rial clí­ni­co, del exa­men fí­si­co y de las dis­tin­tas prue­bas per­mi­ti­rán a su mé­di­co de­ter­mi­nar el pa­trón de la en­fer­me­dad es­pe­cí­fi­ca que se co­rres­pon­da con sus sín­to­mas. Los sín­to­mas de cier­tos ti­pos de ar­tri­tis se ma­ni­fies­tan len­ta­men­te y pue­den ser si­mi­la­res a los de otros ti­pos en las pri­me­ras eta­pas. Qui­zás to­me va­rias vi­si­tas an­tes de que su mé­di­co pue­da de­cir­le cuál es su ti­po de ar­tri­tis.

Lo que de­be co­mu­ni­car­le su mé­di­co a us­ted

Cuan­do acu­da a su mé­di­co pa­ra ob­te­ner un diag­nós­ti­co se en­te­ra­rá de cier­tas co­sas.

• Si tie­ne ar­tri­tis o una en­fer­me­dad aso­cia­da

• Qué ti­po de ar­tri­tis pre­sen­ta

• Qué ex­pec­ta­ti­vas hay

• Qué pue­de ha­cer

Lo que de­be con­tar­le a su mé­di­co

Pa­ra co­la­bo­rar con su mé­di­co, pue­de ano­tar las res­pues­tas a los si­guien­tes pun­tos an­tes de la ci­ta. De­be lle­var es­tas res­pues­tas cuan­do vi­si­te al mé­di­co.

• Dón­de due­le

• Cuán­do due­le

• Cuán­do co­men­zó el do­lor

• Cuán­to tiem­po ha sen­ti­do el do­lor

• Si tie­ne in­fla­ma­ción (o hin­cha­zón)

• Si tie­ne ri­gi­dez ma­tu­ti­na y cuán­to le to­ma re­cu­pe­rar el mo­vi­mien­to

• Qué actividades co­ti­dia­nas le re­sul­ta di­fí­cil rea­li­zar ac­tual­men­te

• Si se ha le­sio­na­do una ar­ti­cu­la­ción en al­gún ac­ci­den­te o la ha uti­li­za­do de­ma­sia­do en actividades de tra­ba­jo, pa­sa­tiem­po o de­por­te

• Si al­gún miem­bro de su fa­mi­lia ha pre­sen­ta­do pro­ble­mas si­mi­la­res

sig­nos de ad­ver­ten­cia de la ar­tri­tis: Do­lor Ri­gi­dez In­fla­ma­ción es­po­rá­di­ca Di­fi­cul­ta­des pa­ra mo­ver una ar­ti­cu­la­ción En­ro­je­ci­mien­to en o cer­ca de la ar­ti­cu­la­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.