Ex­plo­ta el de­sa­rro­llo de tus múscu­los

Al­gu­nos de es­tos son di­fí­ci­les de ejer­ci­tar, pe­ro con cons­tan­cia y es­fuer­zo lo pue­des lo­grar

Correo - Ocio Dominical - - EJERCICIO -

¿Cuá­les son los múscu­los más ter­cos de nues­tro cuer­po? Ab­do­mi­na­les, múscu­los de la par­te me­dia del cuer­po ex­tre­ma­da­men­te di­fí­ci­les de desa­rro­llar de­bi­do a que las con­trac­cio­nes que se rea­li­zan cau­san un in­ten­so do­lor en ellos; y si se rea­li­zan gran can­ti­dad de re­pe­ti­cio­nes pue­de oca­sio­nar fal­ta de res­pi­ra­ción o fa­ti­ga; ca­da día po­de­mos apre­ciar gran can­ti­dad de op­cio­nes pa­ra me­jo­rar nues­tra fi­gu­ra co­mo má­qui­nas pa­ra ha­cer ejer­ci­cios; pro­duc­tos que­ma­do­res de gra­sas otros que nos dan ener­gía pa­ra rea­li­zar ru­ti­nas más ex­te­nuan­tes, al­gu­nos que nos ayu­dan a au­men­tar el vo­lu­men de los múscu­los, gim­na­sios, en­tre­na­do­res de ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res y más; cual­quie­ra de es­tas op­cio­nes las po­de­mos adop­tar pa­ra nues­tro me­jo­ra­mien­to fí­si­co; pe­ro de­be­mos es­tar cla­ros de la res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos so­bre no­so­tros mis­mos ya que al uti­li­zar cual­quie­ra de es­tas he­rra­mien­tas po­de­mos aca­rrear o re­per­cu­tir so­bre nues­tro cuer­po al ha­cer uso in­de­bi­do de ellos.

es­pal­da

Los ro­lli­tos en la es­pal­da son

muy an­ti­es­té­ti­cos. Pa­ra to­ni­fi­car la es­pal­da de­be­mos ejer­ci­tar a la vez nues­tros bra­zos, lo que es un plus ya que ma­ta­mos dos pá­ja­ros de un ti­ro. Le tra­ba­jo con ban­das elás­ti­cas y pe­sas es per­fec­to pa­ra to­ni­fi­car la es­pal­da, al igual que los ejer­ci­cios que uti­li­za­mos pa­ra to­ni­fi­car los pec­to­ra­les ya que es­tos cum­plen la tri­ple fun­ción de tra­ba­jar los múscu­los del pe­cho, la es­pal­da y los bra­zos.

Los Bra­zos

To­ni­fi­car nues­tros bra­zos, en es­pe­cial el ‘mur­cié­la­go’ que cuel­ga ba­jo de ellos, no es ta­rea fá­cil. Hay una se­rie de ejer­ci­cios que po­de­mos ha­cer pa­ra es­to. La fle­xión de trí­ceps es el más efec­ti­vo, lue­go es­tá el tra­ba­jo con ban­das elás­ti­cas o con pe­sas. Ha­cien­do es­tos ejer­ci­cio al me­nos 3 o 4 ve­ces a la semana ve­re­mos gran­des cam­bios.

glúteos

Las mu­je­res siem­pre se preo­cu­pan par­ti­cu­lar­men­te por to­ni­fi­car es­ta área y no es di­fí­cil ha­cer­lo. Hay que re­cor­dar que uno de los lu­ga­res de al­ma­ce­na­mien­to de gra­sa pri­vi­le­gia­do en mu­je­res son las ca­de­ras y glúteos por lo que tra­ba­jar am­bas áreas cons­tan­te­men­te es fun­da­men­tal. Las sen­ta­di­llas son es­pe­cia­les pa­ra to­ni­fi­car los glúteos y po­ner­se en cua­tro pa­tas y es­ti­rar las pier­nas ha­cia atrás, ha­rá que sin­ta­mos el tra­ba­jo en un ins­tan­te.

Los ge­me­los

Son los múscu­los que me­nos cre­cen cuan­do los en­tre­na­mos. Por es­te mo­ti­vo en es­ta oca­sión va­mos a ver las ra­zo­nes por las que los ge­me­los es uno de los múscu­los que más nos cues­ta desa­rro­llar cuan­do en­tre­na­mos.

No sir­ve de na­da en­tre­nar y en­tre­nar los ge­me­los con ejer­ci­cios ru­ti­na­rios en los que siem­pre ha­ce­mos la mis­ma ope­ra­ción con la mis­ma car­ga sin cam­biar de es­tra­te­gia. Ya he­mos di­cho en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes que el se­cre­to a la ho­ra de con­se­guir unos múscu­los bien tra­ba­ja­dos y desa­rro­lla­dos pa­sa por va­riar las ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to y so­bre to­do dar a ca­da uno la in­ten­si­dad que se me­re­ce, que en de­fi­ni­ti­va es la que pue­de le­van­tar.

Al ser unos múscu­los muy tra­ba­ja­dos por el día a día su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia y aguan­te es ma­yor, por lo que no sir­ve cual­quier co­sa a la ho­ra de en­tre­nar­los. La ma­ne­ra más ade­cua­da pa­ra con­se­guir que los ge­me­los crez­can a tra­vés de los en­tre­na­mien­tos se­rá me­dian­te la rea­li­za­ción de ru­ti­nas con car­gas ele­va­das. A es­to hay que su­mar­le la rea­li­za­ción de mo­vi­mien­tos ex­plo­si­vos que pi­llen al múscu­lo por sor­pre­sa y lo ha­gan reac­cio­nar. Los mul­ti­sal­tos se­rán una bue­na ma­ne­ra de en­tre­nar es­ta par­te del cuer­po. A es­to de­be­mos su­mar­le los es­ti­ra­mien­tos, im­por­tan­tes si que­re­mos que los ge­me­los crez­can con el en­tre­na­mien­to.

ab­do­mi­na­les

Bien sa­be­mos que los ab­do­mi­na­les son un gru­po mus­cu­lar di­fí­ci­les de desa­rro­llar; pe­ro son los múscu­los más lla­ma­ti­vos en mi opi­nión; ya que una per­so­na muscu­losa pe­ro con te­ji­do adi­po­so en su zo­na me­dia no atrae tan­tas mi­ra­das co­mo una per­so­na con su ab­do­men de fre­ga­de­ro; y más si ha­bla­mos de las mu­je­res. En la ac­tua­li­dad la ma­yo­ría de re­la­cio­nes co­mien­za por un gus­to fí­si­co por es­ta ra­zón gran par­te de la po­bla­ción se ha abo­ca­do a ejer­ci­tar­se o se bus­ca la ayu­da de al­gu­na he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar te­ner una ima­gen fí­si­ca agra­da­ble al pú­bli­co y tam­bién pa­ra con­si­go mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.