La con­cor­dan­cia

Correo - - Guanajuato - EN­RI­QUE R. SO­RIANO VA­LEN­CIA so­ria­no­va­len­cia@hot­mail.com

Pa­ra que una ora­ción ten­ga sen­ti­do, to­dos los vo­ca­blos de­ben ar­mo­ni­zar. Es de­cir, enun­ciar­los ba­jo un con­cep­to ho­mo­gé­neo. Só­lo de esa for­ma pue­den trans­mi­tir una idea cla­ra y pre­ci­sa. Sin em­bar­go, si se mez­clan mas­cu­li­nos con fe­me­ni­nos, plu­ra­les con sin­gu­la­res o uni­da­des de tiem­po di­fe­ren­te, se rom­pe el sen­ti­do del men­sa­je.

De for­ma tra­di­cio­nal, la con­cor­dan­cia se ha li­mi­ta­do a la coin­ci­den­cia en gé­ne­ro (mas­cu­lino, fe­me­nino, neu­tro, am­bi­guo, co­mún y he­te­ro­ni­mia) y nú­me­ro (sin­gu­lar y plu­ral) de fi­gu­ras gra­ma­ti­ca­les co­mo sus­tan­ti­vos (per­so­nas, ani­ma­les, co­sas y con­cep­tos), pro­nom­bres (pa­la­bra que sus­ti­tu­ye al sus­tan­ti­vo), ad­je­ti- vos (vo­ca­blo que ca­li­fi­ca, mo­di­fi­ca o com­ple­men­te al sus­tan­ti­vo) y ver­bo (ac­ción o es­ta­do). No obs­tan­te, tam­bién de­be­ría ex­ten­der­se al tiem­po del pro­pio ver­bo y de los ad­ver­bios (no pue­de enun­ciar­se: «ma­ña­na fue do­min­go»).

Es­tas son al­gu­nos con­se­jos pa­ra la coin­ci­den­cia en­tre su­je­to y ver­bo. En otro mo­men­to tra­ta­ré en­tre su­je­to (o su­je­tos) y otras pa­la­bras (co­mo ad­je­ti­vos).

1. Un su­je­to com­pues­to por dos o más per­so­nas ani­ma­les o co­sas en sin­gu­lar con­cuer­dan con un ver­bo en plu­ral: «El soft­wa­re y el hard­wa­re cons­ti­tu­yen ele­men­tos in­se­pa­ra­bles».

2. Un con­cep­to co­lec­ti­vo se­gui­do de un com­ple­men­to (per­so­na, ani­mal, co­sa o con­cep­to) en plu­ral ad­mi­te el ver­bo en sin­gu­lar o plu­ral. Ello de­pen­de de cuál con­si­de­re el re­dac­tor la pa­la­bra im­por­tan­te en el enun­cia­do res­pec­to del pá­rra­fo: «La ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res sa­be sus obli­ga­cio­nes. La mi­no­ría es apá­ti­ca»; o «La ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res sa­ben sus obli­ga­cio­nes. En ge­ne­ral, to­dos han par­ti­ci­pa­do en las reunio­nes de orien­ta­ción».

En la ora­ción ini­cial, ‘ma­yo­ría’ es­tá con­si­de­ra­da la pa­la­bra nu­clear; y en la se­gun­da, ‘tra­ba­ja­do­res’ lo es.

3. Cuan­do la úl­ti­ma pa­la­bra de un su­je­to com­pues­to re­su­me los com­po­nen­tes del mis­mo, el ver­bo con­cuer­da con és­ta: «Los tra­ba­ja­do­res de la ad­mi­nis­tra­ción, de pro­duc­ción y la fuer­za de ven­tas, es de­cir, to­do el per­so­nal, de­be­rá por­tar su iden­ti­fi­ca­ción mien­tras per­ma­nez­can en la plan­ta.

Es­te es un ca­so muy sin­gu­lar por­que el re­su­men es lo que se lla­ma una apo­si­ción (una ex­pli­ca­ción que bien pu­do eli­mi­nar­se) y, sin em­bar­go, es de­ter­mi­nan­te pa­ra con­ju­gar el ver­bo.

4. Cuan­do en una ora­ción el su­je­to es­té in­te­gra­do por ver­bos sus­tan­ti­va­dos, el ver­bo se con­ju­ga­rá en sin­gu­lar: «Por­tar el ga­fe­te, lle­gar en tiem­po y re­gis­trar pun­tual­men­te la ho­ra de en­tra­da es obli­ga­to­rio pa­ra to­do el per­so­nal».

5. Cuan­do los su­je­tos es­tén en­la­za­dos por ‘ni’ u ‘o’ el ver­bo pue­de con­ju­gar­se en sin­gu­lar o plu­ral: «Ni Oc­ta­vio, ni Raúl asis­ti­rán al cur­so» o «Ni Oc­ta­vio, ni Raúl asis­ti­rá al cur­so».

El uso de los ver­bos coor­di­na­dos con el su­je­to no ofre­ce re­gu­lar­men­te pro­ble­ma. Son al­gu­nas cons­truc­cio­nes las que, re­fle­xio­na­das, lle­van a la du­da. Al­gu­nos ejem­plos aca­dé­mi­cos pu­die­ran con­tra­de­cir lo se­ña­la­do en el pun­to an­te­rior. No obs­tan­te, el ma­ne­jo ex­cep­cio­nal tie­ne una ló­gi­ca: no per­der el sen­ti­do de la idea por tras­mi­tir. En el idio­ma hay re­glas cla­ras en es­te sen­ti­do, pe­ro hay ca­sos en los que po­dría­mos du­dar: ¿Soy yo quien lo di­ce o soy yo quien lo di­go? En la se­gun­da op­ción el ver­bo es coin­ci­den­te con el pro­nom­bre. Sin em­bar­go, la pri­me­ra op­ción es la re­co­men­da­ble por la coin­ci­den­cia con la ter­ce­ra per­so­na del ‘quien’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.