Emi­te la SEG los pro­to­co­los con­tra abu­sos

De­fi­ne li­nea­mien­tos de ac­tua­ción an­te si­tua­cio­nes de da­ño se­xual, fí­si­co y/o psi­co­ló­gi­co con­tra los alum­nos

Correo - - Portada - LOUR­DES VÁZ­QUEZ / GUA­NA­JUA­TO

La Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción de Gua­na­jua­to dio a co­no­cer los li­nea­mien­tos pa­ra ca­sos de abu­so se­xual in­fan­til, aco­so es­co­lar y mal­tra­to, que pre­vén guías de ac­tua­ción, me­ca­nis­mos de in­for­ma­ción a los pa­dres de fa­mi­lia y aná­li­sis de ca­da si­tua­ción y bus­can ase­gu­rar la con­fi­den­cia­li­dad y evi­tar la re­vic­ti­mi­za­ción de los afec­ta­dos. Ta­les nor­mas se di­fun­den en­tre no­ti­cias de si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas den­tro de au­las e in­clu­so de ba­la­ce­ras cer­ca de plan­te­les.

La Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción de Gua­na­jua­to (SEG) emi­tió los Pro­to­co­los pa­ra la De­tec­ción, Pre­ven­ción y Ac­tua­ción en si­tua­cio­nes de abu­so se­xual in­fan­til, aco­so es­co­lar y mal­tra­to en las es­cue­las de edu­ca­ción ini­cial y bá­si­ca, los cua­les fue­ron pu­bli­ca­dos el pa­sa­do 25 de sep­tiem­bre en el Pe­rió­di­co Ofi­cial del Es­ta­do, al fi­na­li­zar el se­xe­nio de Mi­guel Már­quez.

El do­cu­men­to in­te­gra los me­ca­nis­mos y pro­ce­di­mien­tos a rea­li­zar an­te cual­quie­ra de los tres su­pues­tos; no obs­tan­te con­si­de­ra que si bien tan­to el abu­so se­xual in­fan­til, el aco­so es­co­lar y el mal­tra­to son dis­tin­tos y se de­ben abor­dar de for­ma di­fe­ren­te, y dar tra­ta­mien­to opor­tuno y es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da ca­so.

Ade­más se im­ple­men­tan me­ca­nis­mos pa­ra ha­cer del co­no­ci­mien­to in­me­dia­to a los pa­dres de fa­mi­lia o quien ejer­za la pa­tria po­tes­tad.

Los pro­to­co­los es­ta­ble­cen las guías de in­di­ca­do­res ge­ne­ra­les y es­pe­cí­fi­cos, y las pau­tas de ac­tua­ción pa­ra ca­da uno de los ca­sos, tan­to de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va y pa­dres de fa­mi­lia.

Tam­bién se acla­ra que un in­di­ca­dor por sí so­lo no es evi­den­cia de que se es­té en pre­sen­cia de uno de los tres su­pues­tos, por lo que la SEG re­co­mien­da va­lo­rar y dar se­gui­mien­to a los in­di­ca­do­res de­tec­ta­dos y no­ti­fi­car a la di­rec­ción de la es­cue­la.

Bus­ca ade­más de­jar en cla­ro que cuan­do el aco­so es de­nun­cia­do o in­for­ma­do por alumno o alum­na, es pre­ci­so ase­gu­rar la con­fi­den­cia­li­dad, la no re­vic­ti­mi­za­ción y dis­cre­cio­na­li­dad del ca­so pa­ra pro­te­ger a los que de­nun­cian y a los in­vo­lu­cra­dos en la si­tua­ción.

SE DE­BE IN­FOR­MAR DE IN­ME­DIA­TO

La SEG ad­vier­te que es obli­ga­ción de to­da per­so­na que se­pa de si­tua­cio­nes de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes que su­fran o ha­yan su­fri­do cual­quier for­ma de vio­la­ción de sus de­re­chos, ha­cer­lo de co­no­ci­mien­to a las au­to­ri­da­des, pues ca­llar so­bre es­tas con­duc­tas im­pli­ca co­rres­pon­sa­bi­li­dad por omisión.

Den­tro de las pau­tas pa­ra aten­der los ca­sos de abu­so se­xual in­fan­til co­me­ti­do en un plan­tel es­co­lar se es­ta­ble­cen 10 pa­sos a se­guir, des­de dar avi­so opor­tuno a las au­to­ri­da­des y pa­dres de la víc­ti­ma has­ta dar el acom­pa­ña­mien­to pa­ra vin­cu­lar a la fa­mi­lia con las ins­tan­cias en­car­ga­das; ade­más que na­die de­be ha­cer una re­vi­sión fí­si­ca a los alum­nos y si el agre­sor se en­cuen­tra ads­cri­to al plan­tel se le de­be se­pa­rar in­me­dia­ta­men­te del gru­po en don­de atien­da a me­no­res, por ci­tar al­gu­nas.

Archivo

Las reglas pre­ci­san cuá­les me­di­das son ade­cua­das y cuá­les de­ben evi­tar­se en ca­da ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.