AMA­MOS A ARIANA

MIEN­TRAS CO­MIEN­ZA SU GI­RA MUNDIAL MÁS SEXY, LA MEGAESTRELLA SE SIEN­TA CON COS­MO PA­RA TE­NER UNA EN­TRE­VIS­TA MUY ÍN­TI­MA, EN LA QUE NA­DA SE EN­CUEN­TRA FUE­RA DE LOS LÍ­MI­TES.

Cosmopolitan (México) - - FASHION -

Quie­ro que se sien­ta como una pi­ja­ma­da”, di­ce Ariana Gran­de, al ofre­cer­me un bowl con pa­lo­mi­tas. Es­ta­mos en el es­tu­dio de Be­verly Hills, don­de ha es­ta­do tra­ba­jan­do en su cuar­to ál­bum y, an­tes de que co­mien­cen las pre­gun­tas, me pre­sen­ta a su equi­po, el cual in­clu­ye a un rapero tí­mi­do sen­ta­do en la es­qui­na. “Él es Mal­colm”, di­ce, mien­tras sus ojos se ilu­mi­nan. Tal vez lo co­noz­cas por su nom­bre artístico: Mac Mi­ller. Es un vie­jo ami­go y apa­re­ció en su pri­mer sen­ci­llo, The Way, ade­más él y Ariana ha­ce po­co pa­sa­ron de un amor pla­tó­ni­co a uno oficial. Aun­que se han vuel­to ca­si in­se­pa­ra­bles, in­clu­so los no­vios es­tán ve­ta­dos de es­ta ín­ti­ma plá­ti­ca. “No po­de­mos te­ner una au­dien­cia, ¿cier­to?”, pre­gun­ta, en­vian­do a Mac y a sus ami­gos a otra ha­bi­ta­ción. Y nos acu­rru­ca­mos en el si­llón du­ran­te ho­ras pa­ra una con­ver­sa­ción más que can­den­te. “Só­lo de­be­mos es­tar tú y yo”.

Re­sul­ta que una fies­ta pa­ra dos per­so­nas es su­fi­cien­te cuan­do tie­nes tan­to que con­tar como Ariana. Cons­tru­yó una ca­rre­ra que cual­quie­ra en­vi­dia­ría. Su ter­cer ál­bum: Dan­ge­rous Wo­man, fue un exi­ta­zo con va­rios sen­ci­llos que lle­ga­ron a la ci­ma, in­clu­yen­do la ex­ci­tan­te can­ción “Si­de to Si­de” (aca­ba de co­men­zar su gi­ra mundial jun­to con el ál­bum).

Es­ta chi­ca, de 23 años, tam­bién hi­zo es­pa­cio en su ocu­pa­dí­si­ma agen­da pa­ra su acla­ma­da pre­sen­ta­ción en Sa­tur­day

Night Li­ve! ¡Qué bue­nas imi­ta­cio­nes! De­jó to­do en el es­ce­na­rio in­ter­pre­tan­do a Penny en la pro­duc­ción de NBC,

Hairs­pray Li­ve!, un pro­yec­to tan año­ra­do que in­clu­so usa una su­da­de­ra que di­ce Har­vey, di­cha pren­da

se la dio la es­tre­lla del show, Har­vey Fiers­tein. Tam­bién gra­bó la can­ción de la pe­lí­cu­la de Disney, Beauty and the Beast. To­do muy fá­cil, ¿no?

Es im­por­tan­te pa­ra la exes­tre­lla de Nic­ke­lo­deon de­mos­trar que es más que una pony­tail icó­ni­ca. “Mu­chas ve­ces, las mu­je­res son eti­que­ta­das como b*tch o di­vas por te­ner una vi­sión o ca­rác­ter y usar su voz, pe­ro ese no es mi ca­so”, di­ce. “Pue­des ser fuer­te y ami­ga­ble. No te­ne­mos por qué ser só­lo una de las dos, ¿sa­bes? Las chi­cas pue­den amar, leer y te­ner se­xo”. Como ejem­plo se­ña­la a una pin­tu­ra de una samurái en la pa­red. La gue­rre­ra es­tá usan­do una pony­tail al­ta muy fa­mi­liar y pre­su­mien­do una es­pa­da, lo que ejem­pli­fi­ca la mar­ca de fe­mi­ni­dad de Ariana. Es di­fí­cil creer que ya es­tás en tu ter­ce­ra gi­ra. ¿Có­mo te sien­tes? ¡Es muy emo­cio­nan­te! “Dan­ge­rous Wo­man” es una de mis can­cio­nes fa­vo­ri­tas. Tu­ve que pe­lear pa­ra que fue­ra el pri­mer sen­ci­llo. Les di­je: “Es­to me lle­na­rá. Es lo que quie­ro pro­yec­tar. Me es­toy con­vir­tien­do en mí mis­ma, ne­ce­si­to con­fiar en mi ins­tin­to. Era un ti­po de himno per­so­nal que ex­pre­sa que las mu­je­res po­de­mos ha­cer cual­quier co­sa, lo que sea”. Te ves ultrahot en el video de “Dan­ge­rous Wo­man”, don­de lu­ces len­ce­ría… He to­ma­do pe­que­ños pa­sos pa­ra ex­pre­sar mi se­xua­li­dad con mis atuendos. Ya lle­gué a mi lí­mi­te, pe­ro ape­nas ten­go 23 años, aún es­toy des­cu­brien­do y des­ci­fran­do mu­chas co­sas, es una eta­pa en la que me es­toy di­vir­tien­do, y no creo que eso me qui­te cre­di­bi­li­dad como mo­de­lo a se­guir. Sien­to que me ha­ce más ho­nes­ta. ¿Crees que la se­gu­ri­dad se­xual es cru­cial pa­ra el éxi­to en tu ca­rre­ra? Exis­te una gran con­tro­ver­sia, pe­ro es­toy or­gu­llo­sa de quién soy por unir mi se­xua­li­dad a mi ar­te. Y tam­bién por con­ser­var esa lin­da to­ma de mi tra­se­ro en el video de “Dan­ge­rous Wo­man”. Hu­bo un mo­men­to cuan­do lo edi­tá­ba­mos. El di­rec­tor di­jo: “Un día te arre­pen­ti­rás si no de­ja­mos es­ta to­ma”, y pen­sé: “Cuan­do ten­ga 95, es­ta ima­gen es­ta­rá en­mar­ca­da so­bre mi chi­me­nea”. Eso no me de­fi­ne. Si­go sien­do bon­da­do­sa y amo­ro­sa, y eso no se ve afec­ta­do por el he­cho de mos­trar mi tra­se­ro en un video mu­si­cal. Soy una bue­na per­so­na con un lin­do boo­tie. Es una si­tua­ción ho­rri­ble con la que te­ne­mos que li­diar las mu­je­res. Me sien­to mal por las chi­cas que van a la es­cue­la con una fal­da cor­ta y se les acu­sa de es­tar pro­vo­can­do el aco­so só­lo por­que les gus­ta pre­su­mir sus pier­nas. Cam­bian­do de te­ma, has te­ni­do unos cuan­tos no­vios con al­tos per­fi­les; aho­ra es­tás con Mac. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre Ariana sol­te­ra y Ariana no­via? Pues no hay mu­chas. Nun­ca he vis­to el amor como al­go ne­ce­sa­rio pa­ra sen­tir­me com­ple­ta. Pri­me­ro bus­co es­tar ple­na pa­ra des­pués enamo­rar­me. Pue­den ce­le­brar su re­la­ción y es­tar ob­se­sio­na­dos el uno por el otro, pe­ro yo quie­ro sen­tir­me al 100% pa­ra po­der amar me­jor a esa per­so­na es­pe­cial. De tus re­la­cio­nes an­te­rio­res, ¿hu­bo al­gu­na lec­ción que cam­bia­ra tu vi­da? Siem­pre pon­go los sen­ti­mien­tos de los de­más an­tes que los míos. Pue­do ser emo­cio­nal­men­te de­man­dan­te y dre­nar to­da mi ener­gía. He apren­di­do a ba­lan­cear eso y ser una pa­re­ja en­tre­ga­da, pe­ro tam­bién cui­do de mí mis­ma. Mu­chas per­so­nas se ol­vi­dan de ellas cuan­do es­tán enamo­ra­das, y am­bas op­cio­nes son ma­las, así que pre­fie­ro no ha­cer­lo. Mac y tú ya se co­no­cen de ha­ce tiem­po, ¿cier­to? Sí, fue cuan­do yo te­nía 19. Nos he­mos ama­do, ado­ra­do y res­pe­ta­do des­de el co­mien­zo, in­clu­so des­de an­tes de co­no­cer­nos, por­que éra­mos fa­ná­ti­cos del ta­len­to del otro, aun­que no es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra es­tar jun­tos. To­do es cues­tión de tiem­po. Am­bos ne­ce­si­tá­ba­mos ex­pe­ri­men­tar cier­tas co­sas, pe­ro el amor siem­pre ha es­ta­do ahí. Hu­bo oca­sio­nes don­de me lla­ma­ba y

me oía preo­cu­pa­da o es­tre­sa­da por lo que no me sa­lía bien, y le lla­ma­ba a mi ma­má. Tam­bién hu­bo oca­sio­nes cuan­do él se en­con­tra­ba de­vas­ta­do y muy tris­te (es­to fue ha­ce va­rios años) y yo iba a cui­dar­lo, por­que co­men­za­mos a amar­nos como muy bue­nos ami­gos. ¿Có­mo su­pis­te que ése era el mo­men­to in­di­ca­do? El uni­ver­so. Nos lo es­ta­ba gri­tan­do con fuer­za a los oí­dos. ¿To­dos sa­bían an­tes que us­te­des es­ta­ban des­ti­na­dos a es­tar jun­tos? Cla­ro. Nues­tras fa­mi­lias lo han sa­bi­do des­de siem­pre. Él vio una por­ta­da mía en una re­vis­ta ha­ce tres o cua­tro años y le di­jo a su ma­má: “Es ella, es la in­di­ca­da”. Qué lin­do, ¿no crees? Eso fue an­tes de que co­men­zá­ra­mos a sa­lir. Ha­ble­mos de Sa­tur­day Night Li­ve... Es lo más di­ver­ti­do que he he­cho. Amo po­der bur­lar­me de mí mis­ma. Me en­can­ta po­ner­me di­fe­ren­tes más­ca­ras. Ob­via­men­te, me fascina can­tar, pe­ro creo que ha­cer reír a las per­so­nas y sen­tir que no tie­nen que to­mar­se to­do tan en se­rio es aún más gra­ti­fi­can­te pa­ra mí. ¿Có­mo sur­gió el sketch de Jen­ni­fer Law­ren­ce? Ellos me pre­gun­ta­ron: “¿Pue­des imi­tar a J. Law?”. Y les res­pon­dí: “No ten­go idea, pe­ro pue­do in­ten­tar­lo”. No sa­bía que po­día. Esa fue mi pri­me­ra vez ha­cién­do­lo. Aun­que con­si­de­ro que le gus­tó, al me­nos eso es lo que he es­cu­cha­do. De­be ha­ber me­nos pre­sión al tra­ba­jar en gru­po, como en

SNL o Hairs­pray, por­que no to­das las mi­ra­das es­tán en­fo­ca­das en ti. Es un es­ca­pe, unas va­ca­cio­nes men­ta­les de un tra­ba­jo que sue­le ser ego­cén­tri­co. Amo ha­cer mú­si­ca, pe­ro es un di­fe­ren­te ti­po de éxi­to cuan­do es­tás tra­ba­jan­do pa­ra con­tar una his­to­ria con cien per­so­nas más, y eres par­te del pa­no­ra­ma com­ple­to. Ini­cié en Broad­way. Y an­tes de eso es­ta­ba afue­ra de la puer­ta tra­se­ra del es­ce­na­rio de Jer­sey Boys, es­pe­ran­do con un car­tel y un shar­pie, ro­gan­do con to­das mis fuer­zas pa­ra po­der con­se­guir al­gu­nos au­tó­gra­fos. Mu­chos ar­tis­tas lan­zan lí­neas de mo­da, fra­gan­cias… ¿te con­si­de­ra­rías una mu­jer de ne­go­cios? No me im­por­tó es­ta par­te du­ran­te mu­cho tiem­po. Me en­con­tra­ba en­ce­rra­da en mí mis­ma y en la mú­si­ca, pen­san­do: “Muy bien, des­piér­ten­me al mo­men­to de que ten­ga que can­tar”. Has­ta ha­ce dos años co­men­cé a te­ner una sen­si­bi­li­dad por los ne­go­cios. Sin em­bar­go, aho­ra pue­do de­cir­te que es­toy a car­go de mi show de pies a ca­be­za. Eso es de­ma­sia­do. ¿El ser la je­fa, es tan im­por­tan­te pa­ra ti? Me di cuen­ta de lo mal que me sen­tía al po­ner to­do en ma­nos de al­guien más, por­que si voy a ha­cer ar­te, de­be im­por­tar­me có­mo va a lle­var­se a ca­bo y có­mo va a re­pre­sen­tar­me. Ten­go que pen­sar muy bien en to­do, y no me ha­bía per­ca­ta­do de que es un tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to. Aho­ra, sin du­da al­gu­na, ya me en­cuen­tro a car­go y me sien­to in­creí­ble.

POR KY­LE BU­CHA­NAN FO­TO­GRA­FÍAS: ERIC RAY DA­VID­SON DI­REC­TO­RA DE MO­DA: AYA KANAI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.