QUÉ LE SU­CE­DE A TU FLUI­DEZ SE­XUAL

PA­RE­CE QUE CA­DA VEZ MÁS PER­SO­NAS YA NO SON ES­TRIC­TA­MEN­TE HE­TE­RO­SE­XUA­LES U HO­MO­SE­XUA­LES. KA­TIE HEANEY EX­PLO­RA EL AU­MEN­TO EN ES­TA ELÁS­TI­CA ATRAC­CIÓN.

Cosmopolitan (México) - - FASHION -

El se­xo nun­ca ha si­do al­go sen­ci­llo. Sin em­bar­go, el año pa­sa­do fui­mos inun­da­dos con ejem­plos de cuán­tas va­ria­cio­nes exis­ten. Un men­sa­je que re­ci­bí de mi ami­ga Chia­ra en­cap­su­la­ba lo si­guien­te: “Pa­re­ce que hoy día to­do mun­do es gay… o al me­nos un po­co”.

¿De quién ha­bla­ba? Kristen Ste­wart y Ca­ra Delevingne pú­bli­ca­men­te ad­mi­tie­ron que es­ta­ban enamo­ra­das de sus no­vias (aho­ra exes); la es­tre­lla de Parks and Re­crea­tion, Au­brey Pla­za; la ac­triz de

Brooklyn Ni­ne-Ni­ne, Step­ha­nie Bea­triz, y la it girl, Be­lla Thor­ne, se de­fi­nie­ron como bi­se­xua­les; autoras bes­tse­llers como Eli­za­beth Gil­bert y Glen­non Doy­le Mel­ton (quien se ca­só an­tes con hom­bres) anun­cia­ron que sa­lían con chi­cas. Mi­ra a tu al­re­de­dor y pue­de que te des cuen­ta de un cre­cien­te núme­ro de ami­gas (que al­gu­na vez tu­vie­ron un no­vio) que aho­ra tie­nen re­la­cio­nes se­rias con per­so­nas del mis­mo gé­ne­ro. Y aun­que pa­re­ce ocu­rrir me­nos fre­cuen­te, al­gu­nos hom­bres (como el ac­tor de Youn­ger, Ni­co Tor­to­re­lla) han ad­mi­ti­do te­ner in­te­rés tan­to en mu­je­res como en va­ro­nes.

Es­ta flui­dez se­xual (sentirte atraí­da a al­guien sin im­por­tar su gé­ne­ro) es­tá in­cre­men­tan­do en popularidad, en par­te por­que esas ce­le­bri­da­des han au­men­ta­do la acep­ta­bi­li­dad del es­pec­tro eró­ti­co, di­ce Ja­ne Ward, pro­fe­so­ra de es­tu­dios de gé­ne­ro y se­xua­li­dad de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia. Lo que al­gu­na vez nos sor­pren­dió ya no tie­ne el mis­mo efecto. Ac­tual­men­te, cuan­do

es­cu­cho que una mu­jer cam­bió de pre­fe­ren­cias se­xua­les, lo úni­co que pien­so es… pues es justo igual que yo.

Un nue­vo ban­do

La ma­yor par­te de mi vi­da me con­si­de­ré he­te­ro­se­xual. Me gus­ta­ban los niños de la es­cue­la, ama­ba a Chan­ning Ta­tum y co­que­tea­ba con los hom­bres que me in­vi­ta­ban un ca­fé por la ma­ña­na. Siem­pre asu­mí que mi vi­da amo­ro­sa os­ci­la­ría has­ta que en­con­tra­ra al chi­co in­di­ca­do. Aun­que aho­ra me pre­gun­to si mi in­te­rés por las mu­je­res siem­pre es­tu­vo ahí. A los 28, me en­con­tra­ba lis­ta pa­ra des­cu­brir­lo. Hi­ce un per­fil en una app pa­ra les­bia­nas y co­men­cé. En un pe­rio­do de tres se­ma­nas co­no­cí a la mu­jer que aho­ra es mi no­via y me de­fi­ní como gay. La idea de que to­do es­te tiem­po fui ho­mo­se­xual no se ali­nea con la an­sie­dad ge­nui­na que sen­tía cuan­do me gus­ta­ba un chi­co. Pe­ro tam­po­co me de­fi­ni­ría como bi­se­xual.

De esa área gris vie­ne el con­cep­to de flui­dez se­xual. Las atrac­cio­nes pue­den cam­biar, en oca­sio­nes una o dos ve­ces en la vi­da, otras más con ma­yor fre­cuen­cia. Las chi­cas son más pro­pen­sas a ex­pe­ri­men­tar, de acuer­do con va­rias en­cues­tas. Pe­ro ha­blan­do en tér­mi­nos de evo­lu­ción, es­to pu­do ha­ber ayu­da­do a re­du­cir la ten­sión en re­la­cio­nes po­lí­ga­mas (múl­ti­ples es­po­sas, un es­po­so); sin em­bar­go, al­gu­nos ex­per­tos de­ba­ten que es más pro­ba­ble que sea de­bi­do a los fac­to­res so­cia­les y cul­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.