PON­TE EN el mood

Si una chi­ca es­tá des­co­nec­ta­da de sí mis­ma o de su cuer­po, na­da hot su­ce­de­rá. Las en­cues­tas re­ve­lan que po­co más de 40% de las mu­je­res tie­ne dis­fun­ción se­xual, o un de­seo ba­jo. Pe­ro lo que no con­si­de­ran es que la in­ti­mi­dad fe­me­ni­na es con­tex­tual. No­so­tras

Cosmopolitan (México) - - FASHION - Por Est­her Pe­rel

Una mu­jer tie­ne que dar­se el per­mi­so de sen­tir­se se­xual. En mi con­sul­to­rio, con fre­cuen­cia, es­cu­cho a hom­bres de­cir que sa­tis­fa­cer a una mu­jer es muy ar­dien­te. Di­cen al­go como “na­da me ex­ci­ta más que ex­ci­tar­la”, pe­ro su pa­re­ja con­fie­sa: “Na­da me pren­de más que es­tar en el mood”. Ella ne­ce­si­ta ser la pro­ta­go­nis­ta de su his­to­ria eró­ti­ca. ¿Por qué? Por­que es­tá acos­tum­bra­da a pen­sar en los re­que­ri­mien­tos de los de­más an­tes que los su­yos, así que pa­ra li­be­rar­se se­xual­men­te de­be es­tar en­fo­ca­da en su propio pla­cer, ser li­bre y dejar de preo­cu­par­se por los otros.

El pen­sa­mien­to po­pu­lar cree que los hom­bres desean lo ilí­ci­to y lo agre­si­vo, mien­tras que las chi­cas bus­can al­go tierno, ín­ti­mo y emo­cio­nal. Como re­sul­ta­do, mu­chos con­si­de­ran que ellas pien­san me­nos en se­xo y lo desean me­nos que los va­ro­nes en to­das las fa­ses de la re­la­ción. Pe­ro sa­be­mos que en los no­viaz­gos se­rios, la lí­bi­do de los hom­bres des­cien­de gra­dual­men­te y el de las mu­je­res es re­pen­tino. Así que, de acuer­do con la in­ves­ti­ga­do­ra se­xual Mar­ta Mea­na, ellas an­he­lan más de un es­ca­pe, ima­gi­na­ción y no­ve­dad pa­ra sen­tir­se ex­ci­ta­das.

En una re­la­ción, a me­nu­do la mu­jer quie­re que su pa­re­ja en­cien­da las ga­nas. No quie­re ser for­za­da, pe­ro pre­ci­sa que le ayu­den a po­ner­se en el

mood. Si se en­cuen­tra can­sa­da o no se per­ci­be muy bo­ni­ta esa no­che, quie­re que su pa­re­ja la ayu­de a sa­car su me­jor la­do, que de­je atrás sus in­hi­bi­cio­nes y pue­da ser ella mis­ma. Y esa es mu­cha pre­sión pa­ra una per­so­na. Por eso les ha­go dos pre­gun­tas es­pe­cí­fi­cas a us­te­des. Les pi­do que ter­mi­nen las ora­cio­nes: “Pier­do mi ex­ci­ta­ción cuan­do... Me apa­go cuan­do…”. Es­tas in­te­rro­gan­tes fue­ron di­se­ña­das por mi co­le­ga Gi­na Og­den, quien en­cues­tó a po­co más de 3 mil mu­je­res acer­ca de su se­xua­li­dad.

Las chi­cas no es­tán acos­tum­bra­das a que les ha­gan es­tas pre­gun­tas, pe­ro sa­ben qué res­pon­der: me ex­ci­to cuan­do me to­mo tiem­po pa­ra mí y pue­do di­ver­tir­me. En­tien­den que la lí­bi­do tie­ne que ver con el cui­da­do a sí mis­mas.

Tam­bién di­cen: “pier­do mi ex­ci­ta­ción al mo­men­to de que es­toy es­tre­sa­da o me sien­to gor­da. Si me cie­rro, mi pa­re­ja pue­de ha­cer de to­do, pe­ro se­gui­ré men­tal­men­te in­dis­pues­ta. Re­quie­ro un sen­ti­do de au­to­va­lo­ra­ción y un sen­ti­mien­to de ser ama­da pa­ra per­mi­tir que al­guien más me desee.”

La se­gu­ri­dad es lo que más las ‘pren­de’, y la au­to­crí­ti­ca es la ma­yor ase­si­na de la pa­sión. Es­to apli­ca tan­to pa­ra ellos como pa­ra ellas, pe­ro es en particular un pro­ble­ma en­tre las mu­je­res al­re­de­dor del mun­do.

Al­gu­nas vi­ven en un cuer­po que ven como una ca­sa de va­ca­cio­nes (aman es­tar en to­das las ha­bi­ta­cio­nes) y otras vi­ven en uno que con­si­de­ran como una pri­sión… lo úni­co que quie­ren ha­cer es sa­lir co­rrien­do de ahí. Por es­ta ra­zón, siem­pre les pre­gun­to, “¿ten­drías se­xo con­ti­go mis­ma?”. Si no, es di­fí­cil re­ci­bir a al­guien más.

Les pi­do a las chi­cas que ha­gan co­sas pa­ra co­nec­tar­se con su la­do eró­ti­co. Con­sién­te­te con cual­quier pla­cer. In­cor­po­ra tus sen­ti­dos, tu ener­gía y mu­cha cu­rio­si­dad. Rom­pe tu ru­ti­na. Sal por la no­che a bai­lar. Lee una no­ve­la eró­ti­ca que li­be­re tu ima­gi­na­ción. Co­me con tus ami­gas. Prue­ba una cla­se de yo­ga.

En ge­ne­ral, an­tes de de­cir ‘no’, di un ‘tal vez’. La in­ves­ti­ga­do­ra Ro­se­mary Bas­son afir­ma que la se­xua­li­dad fe­me­ni­na es cir­cu­lar. A ve­ces, co­mien­zas por­que te sien­tes ex­ci­ta­da. Pe­ro en oca­sio­nes, ini­cias por­que es­tás abier­ta a la idea. Y mien­tras be­sas y te ex­ci­tas fí­si­ca­men­te, el de­seo llega so­lo. To­do lo que Holly­wood nos pre­sen­ta son chi­cas que es­tán lis­tas pa­ra ser arro­ja­das en la ca­ma y ser to­ma­das. Sin em­bar­go, esa no es la ma­ne­ra real en que ex­pe­ri­men­tan su in­ti­mi­dad. A ve­ces, co­mien­za en un lu­gar neu­tral. Pue­de ayu­dar­te dejar de de­cir “no lo es­toy sin­tien­do” y me­jor “dé­ja­me ver có­mo me voy a sen­tir”. Al em­pe­zar des­de un lu­gar de vo­lun­tad re­sul­ta más sen­ci­llo po­ner­te en el mood.

RE­DE­FI­NE LA PA­SIÓN

Hay to­do un to­que sen­sual que les gus­ta a las mu­je­res, pe­ro es ig­no­ra­do por­que la ma­yo­ría del ero­tis­mo he­te­ro­se­xual es mol­dea­do por los hom­bres, y con­sis­te en la pe­ne­tra­ción y su or­gas­mo. Ne­ce­si­ta­mos acla­rar la se­xua­li­dad

LA SE­GU­RI­DAD ES LO QUE MÁS LAS ‘PREN­DE’, Y LA AU­TO­CRÍ­TI­CA ES LA MA­YOR ASE­SI­NA DE LA PA­SIÓN. ES­TO APLI­CA TAN­TO PA­RA ELLOS COMO PA­RA ELLAS, PE­RO ES EN UN PRO­BLE­MA EN­TRE LAS MU­JE­RES AL­RE­DE­DOR DEL MUN­DO.

de una ma­ne­ra que sea más in­clu­si­va. Eso pue­de co­men­zar con re­edu­car tan­to a chi­cos y chi­cas, en­se­ñán­do­les que el fo­re­play no son sim­ple­men­te cin­co mi­nu­tos an­tes del coi­to o co­mien­za al final del úl­ti­mo or­gas­mo, tan­to si fue ayer o la se­ma­na pa­sa­da. In­clu­ye ha­blar, bro­mear, de­cir co­sas bo­ni­tas, usar el dirty talk, mi­rar­se de mo­do apa­sio­na­do des­de el otro la­do de la me­sa. Cuan­do de­ja­mos de con­si­de­rar el se­xo como el pe­ne en­tran­do en la va­gi­na, en­ton­ces mu­chas más mu­je­res sen­ti­rán que aman el se­xo tan­to como ellos.

Po­drías co­men­zar di­cién­do­le a tu pa­re­ja, “amo ser se­xual con­ti­go, pe­ro la in­ti­mi­dad pa­ra mí no só­lo es la pe­ne­tra­ción, es to­do lo que nos lle­va a eso”. O pue­des pre­sen­tár­se­lo como un re­to: “Qué te pa­re­ce si du­ran­te cin­co mi­nu­tos lo úni­co que po­de­mos ha­cer es be­sar­nos”. O di­le que quie­res ha­cer­lo con la ro­pa pues­ta o con los ojos ce­rra­dos. “Pue­des sen­tir­me, pe­ro no ver­me”. La cla­ve es crear obs­tácu­los. Jack Mo­rin, in­ves­ti­ga­dor, creó una fór­mu­la eró­ti­ca que va así: atrac­ción+obs­tácu­los=ex­ci­ta­ción.

Con fre­cuen­cia, la ra­zón pa­ra la pér­di­da de la chis­pa es que no hay ba­rre­ras, to­do co­mien­za a sen­tir­se ob­vio y como una con­clu­sión pre­vi­si­ble. La idea es que sus en­cuen­tros no se sien­ten como una obli­ga­ción o al­go que “ten­drían que ha­cer”. Así que me­jor ex­pe­ri­men­ten to­do lo que po­drían ha­cer jun­tos sin con­di­cio­nes.

Pa­ra am­bos, la no­ve­dad es in­trín­se­ca al de­seo. Sor­prén­de­te. Si jue­gas a in­ter­pre­tar un per­so­na­je que siem­pre es­tá can­sa­do y sin ga­nas de na­da, crea uno nue­vo, uno que se ame a sí mis­mo y que se vea como al­guien sexy y con ga­nas de dis­fru­tar y dar­le to­do el pla­cer a su pa­re­ja. Lo más ex­ci­tan­te es la his­to­ria que in­ven­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.