LA IN­CON­DI­CIO­NAL

ES­TÁS SIEM­PRE DIS­PO­NI­BLE PA­RA ÉL, PE­RO REAL­MEN­TE ¿VALE LA PE­NA?

Cosmopolitan (México) - - FASHION - Doly Ma­llet

Pam y Jo­sé son muy bue­nos ami­gos, pe­ro de esas amis­ta­des sos­pe­cho­sas en las que se no­ta que hay ‘otro’ in­te­rés. A él le en­can­tan las mu­je­res de pe­lo y ojos cla­ros. Pam es mo­re­na de ojos os­cu­ros. Pe­ro se lle­van bien. Sa­len se­gui­do, tie­nen el mis­mo gru­po de ami­gos, a los dos les gus­ta el fut­bol y se in­tere­san por la po­lí­ti­ca (o eso fin­ge ella).

Jo­sé em­pe­zó a sa­lir con una pe­li­rro­ja y Pam hi­zo has­ta lo im­po­si­ble por ser ami­ga de ella tam­bién. La su­so­di­cha no creía tan­to en las ‘bue­nas’ in­ten­cio­nes de Pam, y tam­po­co sa­bía si Jo­sé era de­ma­sia­do inocen­te como pa­ra dar­se cuen­ta, o se ha­cía el lo­co. La chi­ca no aguan­tó la in­ten­sa amis­tad de am­bos. Ter­mi­na­ron y Jo­sé su­frió mu­cho. Llo­ra­ba y llo­ra­ba, y ha­cía to­do pa­ra ol­vi­dar­la. Cla­ro, Pam es­ta­ba ahí pa­ra ayu­dar­lo, pa­sar­le el pa­ñue­lo desecha­ble, con­so­lar­lo, abra­zar­lo y pa­sear­lo adon­de se de­ja­ra. Jo­sé no en­con­tró me­jor mo­do de dis­traer­se y se re­cu­pe­ró. Pe­ro se le cru­zó una ru­bia en el ca­mino y Pam vol­vió a pa­sar a se­gun­do plano.

Me en­con­tra­ba pre­sen­te cuan­do él pre­sen­tó a la ru­bia al gru­po de ami­gos. Pam se pu­so blan­ca. Fin­gió una son­ri­sa y fue ama­ble, pe­ro pu­de in­clu­so sen­tir su ma­reo. “Tan­to pa­ra na­da”, se­gu­ro pen­só que sus es­fuer­zos no ha­bían si­do re­co­no­ci­dos. No me atre­ví a pre­gun­tar­le, pues vi su do­lor, pe­ro era evi­den­te que se sin­tió uti­li­za­da.

Pam cre­yó que al es­tar jun­to a Jo­sé en las bue­nas y en las ma­las, él la ter­mi­na­ría que­rien­do. Al final ya eran ami­gos, se reían jun­tos y te­nían los mis­mos gus­tos (o eso que­ría que él pen­sa­ra), pe­ro aun así, Jo­sé no la veía como mu­jer.

Sin de­cir na­da, los del gru­po vi­mos a Pam con un po­co de pe­na. No pen­sá­ba­mos que Jo­sé le fue­ra a ha­cer ca­so. Al ca­bo de un tiem­po, él ter­mi­nó con la ru­bia como lo hi­zo con la pe­li­rro­ja y Pam vol­vió a flo­re­cer y a re­cu­pe­rar “su lu­gar”. Pe­ro has­ta aho­ra, un año des­pués, no han sa­li­do ja­más como otra co­sa que no sea ami­gos. Se pue­de ver que la es­pe­ran­za no mue­re en ella; se­gui­rá es­pe­ran­do su turno. Sa­be que Jo­sé no du­ra de­ma­sia­do en sus re­la­cio­nes y con ella lo ha­rá “to­da la vi­da”.

No sa­be­mos qué tan en­te­ra­do es­tá él de los de­seos de su ‘ín­ti­ma’, pe­ro la si­tua­ción es la más có­mo­da. Nun­ca es­tá so­lo, siem­pre tie­ne quien lo con­sue­le y lo di­vier­ta. No tie­ne na­da que per­der. Pam tie­ne sus al­tas y ba­jas, pe­ro ella cree que al re­sis­tir to­da prue­ba, ter­mi­na­rá ven­ce­do­ra. Pien­sa que en al­gún pun­to Jo­sé se da­rá cuen­ta que lo que im­por­ta es to­da su his­to­ria jun­tos. Pue­de ser… ¿pe­ro eso es amor o de­pen­den­cia y ba­ja au­to­es­ti­ma?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.