EL DE­RRUM­BE DE LOS mi­llen­nials

Cosmopolitan (México) - - FASHION -

Si se su­po­ne que tus 20 son los me­jo­res años de tu vi­da, en­ton­ces ¿por qué hay tan­tas mu­je­res ex­pe­ri­men­tan­do de­vas­ta­cio­nes, an­sie­da­des, so­le­dad y la lle­ga­da de lo que lla­ma­mos “la cri­sis del cuar­to de si­glo”? Jen­ni­fer Sa­vin, 24, se in­ter­na en un re­ti­ro que di­ce te­ner la cu­ra.

Tu­na. Es­toy ntras ha­go xtra­ños en un s tres co­sas a ntes de ver mi en­ta­na. ¿Qué en­me ex­pli­car.

ho­tel de dad es­pa­ño­la la si­guien­te se­ma­na me­di­tan­do, prac­ti­can­do yo­ga y co­mien­do ali­men­tos ve­ga­nos, mien­tras nos exor­ci­za­mos es­pi­ri­tual­men­te. Ca­da uno de no­so­tros pa­gó 400 dó­la­res pa­ra es­tar aquí, y lle­na­mos una so­li­ci­tud de­ta­lla­da (pre­gun­tas como “¿es­tás fa­mi­lia­ri­za­da con la alimentación li­bre de gluten ba­sa­da úni­ca­men­te en plan­tas?”. No, la ver­dad no, pe­ro pue­do nom­brar­te to­dos los pos­tres del me­nú de Piz­za Hut). Nues­tras ra­zo­nes pa­ra es­te via­je va­rían, des­de las dos mu­je­res de 29 que ex­pe­ri­men­tan la lo­cu­ra pos­tre­la­ción has­ta el di­rec­tor de 30 años que quie­re ha­cer un cam­bio de ca­rre­ra y sien­te la pre­sión del ma­tri­mo­nio. Pe­ro a to­dos nos une una co­sa: nos sen­ti­mos per­di­dos, a la de­ri­va del ca­mino que ca­da uno pen­só que ten­dría­mos. Así que es­ta­mos aquí en el re­ti­ro de la fun­da­do­ra de 29 años pa­ra bus­car ayu­da es­pi­ri­tual y sa­lir re­no­va­dos. He­mos ve­ni­do, como lo anun­cia su website, por­que ca­da uno cree que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do “una cri­sis del cuar­to de si­glo”.

Ten­go 24 y no soy aje­na a los ata­ques de ner­vios. El año pa­sa­do tu­ve un ata­que de an­sie­dad que me hi­zo per­der la sen­si­bi­li­dad en la mi­tad de­re­cha de mi cuer­po du­ran­te una se­ma­na. Los mé­di­cos me di­je­ron que era por las mi­gra­ñas del es­trés o los efec­tos se­cun­da­rios de la an­sie­dad y me en­via­ron a ca­sa con un re­per­to­rio am­plí­si­mo de an­ti­de­pre­si­vos. No mu­cho tiem­po des­pués, me fui a ca­sa de mis pa­dres y llo­ré sin con­trol, ne­gán­do­me a co­mer o a mo­ver­me del cuar­to de vi­si­tas du­ran­te cua­tro días se­gui­dos. Re­cuer­do ha­ber lla­ma­do a mi me­jor ami­ga re­pe­ti­da­men­te di­cien­do: “Ya no pue­do ha­cer­me car­go de mí mis­ma, es bas­tan­te di­fí­cil”.

Sé lo que pien­sas: así es la vi­da en tus vein­tes. Es una dé­ca­da de­fi­ni­da por el des­or­den y ma­les­ta­res. Pues sí y no. To­dos los vein­tea­ñe­ros, a tra­vés del cur­so de la his­to­ria, han sen­ti­do pre­sión pa­ra al­can­zar el éxi­to, pe­ro mi ge­ne­ra­ción pa­re­ce es­tar su­cum­bien­do ba­jo la car­ga con más fuer­za y más rá­pi­do. Las en­cues­tas re­por­tan ni­ve­les de so­le­dad y des­alien­to. Exis­ten 3.3 mi­llo­nes de no­so­tros en­tre 20 y 34 años que todavía vi­vi­mos con ma­má y pa­pá. Un cuar­to de los gra­dua­dos se en­cuen­tra des­em­plea­do du­ran­te un año des­pués de ob­te­ner su título. Ha ha­bi­do un in­cre­men­to de 165% en la pres­crip­ción de an­ti­de­pre­si­vos des­de 1998, mien­tras que las ta­sas de sui­ci­do se han tri­pli­ca­do. E in­clu­so así, so­mos eti­que­ta­dos como be­rrin­chu­dos y con­sen­ti­dos por las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res; aque­llas que tie­nen hi­po­te­cas, pen­sio­nes y tra­ba­jos de por vi­da.

Y aquí es­toy yo, pa­ra­da fren­te a una mu­jer de 29, lla­ma­da Step­ha­nie

Ka­zo­li­des, quien pue­de o no te­ner la res­pues­ta. Ella fun­dó The Quar­ter Li­fe Health Pro­ject el año pa­sa­do, des­pués de su­frir una cri­sis postuni­ver­si­ta­ria que la de­jó ata­da a la ca­ma. Me cuen­ta que se re­cu­pe­ró cuan­do su pri­ma le pre­sen­tó el yo­ga y la alimentación ba­sa­da en plan­tas, y adop­tó un en­fo­que ho­lís­ti­co a su sa­lud. El año pa­sa­do or­ga­ni­zó re­ti­ros de sie­te se­ma­nas como és­te, y re­ci­bió cien­tos de so­li­ci­tu­des de aque­llos que vie­ron sus anun­cios. El cur­so fue tan po­pu­lar que tuvo que re­cha­zar a 30 per­so­nas cuan­do el via­je se lan­zó, me di­ce, mien­tras es­tá sen­ta­da con las pier­nas cru­za­das en un mar de co­ji­nes blan­cos.

Res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das

“Una cri­sis del cuar­to de si­glo por lo ge­ne­ral tie­ne cua­tro eta­pas y du­ra va­rios años”, me di­jo el Dr. Oli­ver Ro­bin­son (aca­dé­mi­co de psi­co­lo­gía y quien ha in­ves­ti­ga­do ex­ten­si­va­men­te la sa­lud men­tal en la adul­tez emer­gen­te) des­de su ofi­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Green­wich an­tes de mi tra­ve­sía. “Di­ría que un co­lap­so es, sin em­bar­go, un tér­mino no-téc­ni­co, al­go que su­ce­de du­ran­te una ma­la ra­cha al ins­tan­te en que una per­so­na sien­te que no pue­de con­tro­lar­lo y tie­ne que dar un pa­so ha­cia atrás de sus com­pro­mi­sos pa­ra to­mar­se un tiem­po y re­agru­par­se”. Re­cuer­do es­tas pa­la­bras cuan­do Step­ha­nie se pa­ra fren­te al gru­po y pre­gun­ta: “¿Qué es lo que an­he­la tu al­ma?”. Las res­pues­tas va­rían des­de “amor” has­ta “li­ber­tad”, y cuan­do es mi turno la pa­la­bra “com­pa­ñía” bro­ta de mi boca. Es bas­tan­te ra­ro por­que sal­go con mis ami­gos, pe­ro a me­nu­do re­gre­so so­la a mi ho­gar y sien­to que al­go me ha­ce fal­ta. En lo que con­cier­ne a hom­bres, soy cul­pa­ble de ale­jar a los me­jo­res, pre­fi­rien­do a los que son emo­cio­nal­men­te ines­ta­bles.

Al día si­guien­te, du­ran­te el al­muer­zo, una yo­gi kun­da­li­ni y en­tre­na­do­ra emo­cio­nal ho­lís­ti­ca lla­ma­da Nina co­mien­za a com­par­tir su his­to­ria. Es una adic­ta a las dro­gas en re­cu­pe­ra­ción que so­lía ad­mi­nis­trar una clí­ni­ca de ci­ru­gías plás­ti­cas. Nos ex­pli­ca có­mo pa­só por un en­tre­na­mien­to in­ten­si­vo en el ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción de yo­ga que “la des­pe­da­zó y re­cons­tru­yó en al­go más fuer­te”. Des­pués del al­muer­zo to­ma­mos una cla­se de los efec­tos fí­si­cos del es­trés en el sis­te­ma ner­vio­so con mú­si­ca de tam­bo­res de fon­do. Nina sal­ta con ener­gía en su ta­pe­te, gri­tan­do “¡Con­ti­núen!”, mien­tras tra­ta­mos de “li­be­rar” nues­tras ten­sio­nes. Mi­ro al­re­de­dor de la ha­bi­ta­ción, pre­gun­tán­do­me si es­to es lo que se sien­te ser par­te de un cul­to.

Fue­ra lo vie­jo

La se­ma­na con­ti­núa prác­ti­ca­men­te de la mis­ma ma­ne­ra: nos le­van­ta­mos a las 7 am y desa­yu­na­mos, an­tes de que sea tiem­po de “la­var nues­tros só­ta­nos” (y no, no es un eu­fe­mis­mo pa­ra la lim­pie­za va­gi­nal, na­da que ver). Y des­pués, al ter­cer día, al­go cam­bia. Con una voz co­no­ce­do­ra, Nina ex­pli­ca que el even­to prin­ci­pal del re­ti­ro es pre­sen­tar un “in­ven­ta­rio men­tal” en­tre no­so­tros: des­em­pol­van­do me­mo­rias do­lo­ro­sas pa­ra exa­mi­nar­las, des­pués dis­cu­tir a pro­fun­di­dad nues­tros sen­ti­mien­tos y, fi­nal­men­te, su­pe­rar­los. Es como lim­piar tu cló­set, só­lo que te es­tás des­ha­cien­do del equi­pa­je

“EL AÑO PA­SA­DO TU­VE UN ATA­QUE DE AN­SIE­DAD QUE ME HI­ZO PER­DER LA SEN­SI­BI­LI­DAD EN LA MI­TAD DE­RE­CHA DE MI CUER­PO DU­RAN­TE UNA SE­MA­NA”.

emo­cio­nal en vez de tus com­pras im­pul­si­vas on­li­ne (si­gue un mo­de­lo muy si­mi­lar al pro­gra­ma de 12 pa­sos de los Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos).

Nos pi­den pa­sar el día es­cri­bien­do una lis­ta de al me­nos 25 per­so­nas ha­cia quie­nes ha­ya­mos ex­pe­ri­men­ta­do sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos. Pue­des in­cluir gen­te cer­ca­na a ti y re­tro­ce­der en el tiem­po tan­to como gus­tes. Des­pués, de­bes rea­li­zar una se­rie de pre­gun­tas: “¿qué hi­ce (si fue el ca­so) pa­ra po­ner­me en una po­si­ción que me las­ti­mó y por qué?” y “¿qué es­ta­ba bus­can­do o qué ga­né de la si­tua­ción?”, se­gui­das por un “¿cuál es la ver­dad de la cir­cuns­tan­cia?”. Me di­ri­jo a las mon­ta­ñas pa­ra es­ti­rar­me y es­cri­bir mi lis­ta.

Al pa­so de dos ho­ras, mi cua­derno con­tie­ne tres ex­no­vios, un pu­ño de ro­man­ces, tres in­te­gran­tes de la fa­mi­lia y to­das las chi­cas que fue­ron ma­las con­mi­go en la es­cue­la, ade­más de un par de ami­gos cer­ca­nos. Des­cu­bro que es muy fá­cil des­en­te­rrar la ne­ga­ti­vi­dad ha­cia la ra­za hu­ma­na. Y eso, justo ahí, es el pro­ble­ma. Mi­ro la lis­ta, y veo nom­bres de in­di­vi­duos en los que no ha­bía pen­sa­do en años. De re­pen­te, ex­pe­rien­cias del pa­sa­do (el ex­no­vio que sos­tu­vo mi bra­zo en el ca­len­ta­dor has­ta que me que­ma­ra; la chi­ca de las ce­jas del­ga­das que me aven­tó pie­dras en la es­cue­la) co­men­za­ron a apa­re­cer y a re­na­cer con fuer­za en mi ce­re­bro.

La ma­yo­ría de ellos y los pro­ble­mas aso­cia­dos, des­de ha­ce años es­ta­ban se­lla­dos. No siem­pre bue­nos, pe­ro se ubi­ca­ban ar­chi­va­dos muy pro­fun­do en mi sub­cons­cien­te. Y has­ta aho­ra ha­bía fun­cio­na­do bien con to­do eso. Pe­ro aho­ra me veo con­vir­tién­do­me en al­guien enoja­da y mo­les­ta mien­tras leo sus ape­la­ti­vos. Es como le­van­tar las ta­pas de una fi­la de ollas hir­vien­do.

En­se­gui­da nos dan la or­den de li­gar nues­tras res­pues­tas emo­cio­na­les con las si­tua­cio­nes y nom­bres de una lis­ta de ad­je­ti­vos. Po­de­mos es­co­ger des­de

in­fe­rior, ce­lo­so, pre­jui­cio­so, hi­pó­cri­ta y 20 más, y des­pués te­ne­mos que es­cri­bir una “lec­ción y ben­di­ción” apren­di­da de ca­da es­ce­na­rio. Co­lo­co el nom­bre de un co­no­ci­do que ins­tan­tá­nea­men­te me ha­ce per­der la ra­zón. Al ter­mi­nar de ana­li­zar la pers­pec­ti­va, me doy cuen­ta de que es mi pro­ble­ma, no el su­yo. El con­flic­to sur­ge por­que he si­do pre­jui­cio­sa y rá­pi­da­men­te me enojo con él. Cuan­do me di­ri­jo al ho­tel con el ta­pe­te de yo­ga col­ga­do de mi es­pal­da, ob­ser­vo a otra mu­jer llo­ran­do al la­do de la al­ber­ca, apo­yán­do­se en su dia­rio. Mien­tras tan­to, Gem­ma se en­cuen­tra sen­ta­da con las pier­nas cru­za­das en la te­rra­za y me sa­lu­da tran­qui­la y en si­len­cio.

Dán­do­le la vuel­ta

“Ano­che tu­vis­te pe­sa­di­llas. Tu res­pi­ra­ción es­tu­vo al­te­ra­da”, di­ce la ins­truc­to­ra, se­cán­do­se su ca­be­llo la ma­ña­na si­guien­te. Aho­ra lo re­cuer­do, so­ñé que ha­bía en­tra­do a la ca­sa de un ex­no­vio, me per­día en la os­cu­ri­dad y de­ses­pe­ra­da tra­ta­ba de en­con­trar to­do lo que ha­bía de­ja­do. Sien­to una cru­da emo­cio­nal. Esa se­ma­na, más tar­de, veo que no soy la úni­ca por­que mu­chas mu­je­res rompen en llan­to du­ran­te sus me­di­ta­cio­nes dia­rias, aun­que ex­tra­ña­men­te yo no. El re­ti­ro llega a su final. En nues­tro úl­ti­mo día, Nina nos di­ce que pon­ga­mos to­do de vuel­ta en el só­tano. Nos pi­de que ima­gi­ne­mos nues­tras vi­das como una llan­ta con ra­dios (tra­ba­jo, ami­gos, re­la­cio­nes, et­cé­te­ra) y en el cen­tro de to­do, pa­ra sen­tir­nos lle­nas, ne­ce­si­ta­mos es­tar no­so­tras. Ya es de no­che y Nina es­tá sen­ta­da al la­do de una cu­be­ta de le­ños pren­di­dos. Uno por uno arro­ja­mos nues­tras lis­tas de lec­cio­nes de la se­ma­na y bai­la­mos como Ka­te Bush en la te­rra­za, pa­ra ce­le­brar nues­tra nue­va li­ber­tad. Mien­tras doy vuel­tas con mis ojos ce­rra­dos, el gol­pe de en­dor­fi­na se sien­te bien. Las otras chi­cas lle­van a ca­bo pro­me­sas so­lem­nes de con­ti­nuar me­di­tan­do y prac­ti­can­do yo­ga dia­ria­men­te y por las re­des so­cia­les, po­dría ase­gu­rar que sí lo han he­cho. Así que tal vez al­gu­nas de no­so­tras sí ne­ce­si­ta­mos un re­ti­ro pa­ra apren­der a li­diar con sus pro­ble­mas. Con­fie­so que yo sí lo re­que­ría y de he­cho, me ur­gía. En el avión ca­mino a ca­sa, ba­jo el abri­go de ani­mal print que no me po­día fal­tar en mi via­je a España, me pre­gun­to si lo que ex­pe­ri­men­té el año pa­sa­do pu­do ha­ber si­do una es­pe­cie de “cri­sis de cuar­to de si­glo” o sim­ple­men­te así es la vi­da de los mi­llen­nials.

“Mi­ro al­re­de­dor de la ha­bi­ta­ción mien­tras nos apre­su­ra­mos y bai­la­mos al rit­mo de la mú­si­ca, pre­gun­tán­do­me si es­to es lo que se sien­te ser par­te de un cul­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.