EL rA­rÍs!mo MUN­DO DE IN­TER­NET

DES­DE TRANS­MI­SIO­NES EN VI­VO HAS­TA EL BREAD-FACING. EM­MA NO­RRIS IN­VES­TI­GA EL LA­DO VO­YE­RIS­TA DE LA RED Y LAS RA­ZO­NES POR LAS QUE SE­GUI­MOS ES­TAS TEN­DEN­CIAS.

Cosmopolitan (México) - - FASHION -

Si mue­ro, es­pe­ro que uno de mis ami­gos bo­rre mi his­to­rial en lí­nea. Es un pen­sa­mien­to mór­bi­do, pe­ro ju­ro que en al­gu­na oca­sión ha cru­za­do por tu ca­be­za du­ran­te un vue­lo tur­bu­len­to o un ac­ci­den­te.

¿Por qué nos ur­ge man­te­ner ocul­tos es­tos se­cre­tos? Lo más pro­ba­ble es que no úni­ca­men­te sean las fo­tos que stal­keas­te del pri­mo de tu ex de ha­ce 10 años, o in­clu­so por­no­gra­fía.

Hay un nue­vo fe­nó­meno bi­za­rro que es­tá arra­san­do la web y, por mu­cho que nos gus­ta­ría ne­gar­lo, to­dos que­re­mos ser par­te de él. Si el éxi­to de You­Tu­be nos di­ce al­go, es que nos gus­ta ver a otras per­so­nas ha­cer co­sas. Las es­tre­llas de You­Tu­be ne­ce­si­ta­ban un ta­len­to pa­ra el can­to o ha­bi­li­da­des ex­tra­or­di­na­rias de ma­qui­lla­je pa­ra atraer a sus es­pec­ta­do­res. Hoy día, pa­ra al­can­zar la fa­ma es me­jor rea­li­zar co­sas ra­ras en vez de ha­cer­las bien.

REI­NAS DE LA PAN­TA­LLA

Una vein­tea­ñe­ra se sien­ta fren­te a su web­cam. Co­lo­ca tres crois­sants fres­cos en el es­cri­to­rio. Pe­ro en vez de pre­pa­rar­los, se in­cli­na y len­ta­men­te pa­sa su ca­ra fren­te a ca­da uno de ellos, mien­tras la veo des­de mi si­llón.

Aho­ra, cu­bier­ta de mo­ro­nas, pa­sa su ros­tro una y otra vez por los pe­da­zos de pan mien­tras “Don’t Be

Cruel”, de El­vis Pres­ley,

sue­na en el fon­do. No, no se tra­ta de un co­mer­cial bi­za­rro de una pas­te­le­ría, ni el clip de una ma­la pe­lí­cu­la; só­lo es uno de los videos hip­no­ti­zan­tes de la cuen­ta su­per­po­pu­lar de Ins­ta­gram @bread­fa­ce­blog.

Bread Fa­ce, como ella ha­ce lla­mar­se, es una chi­ca pro­me­dio que vi­ve en Brooklyn, Nue­va York, don­de tra­ba­ja como es­cri­to­ra. Pe­ro en su tiem­po li­bre, ha lo­gra­do re­cau­dar po­co más de 89 mil se­gui­do­res só­lo por aplas­tar su ca­ra en di­fe­ren­tes ti­pos de pan. Su video con más re­pro­duc­cio­nes, don­de lo ha­ce con un pan mexicano, tie­ne al­re­de­dor de 200 mil vi­si­tas.

Tam­bién es­tá Park SeoYeon, del ca­nal de You­Tu­be de TV Di­va. La vlog­ge­ra sur­co­rea­na ga­na po­co más de 10,000 USD al mes atas­cán­do­se en cá­ma­ra (sí, leís­te bien). Park pa­sa ho­ras al día trans­mi­tien­do en vi­vo mien­tras co­me pla­ti­llos in­men­sos (es­ta­mos ha­blan­do de 30 hue­vos fri­tos o cua­tro pizzas) pa­ra sus 130 mil subs­crip­to­res. Ella es uno de los ros­tros más po­pu­la­res de la cre­cien­te ten­den­cia de In­ter­net en Co­rea del Sur, lla­ma­do meok-bang o “trans­mi­sión de co­mi­das”.

Si ver a otras per­so­nas in­ge­rir ali­men­tos no se te ha­ce al­go muy ín­ti­mo, exis­te Web­cam Tears. El si­tio fue crea­do por la ar­tis­ta pa­ri­si­na, Do­ra Mou­tot, ha­ce dos años, y con­tie­ne videos de per­so­nas llo­ran­do fren­te a la cá­ma­ra. Pa­ra aque­llas que te­ne­mos un es­tó­ma­go re­sis­ten­te, in­clu­so hay un lu­gar en lí­nea en el que pue­des ver có­mo se re­vien­tan los gra­nos. El ca­nal de You­Tu­be Dr. Pim­ple Pop­per mues­tra acer­ca­mien­tos de gra­ba­cio­nes de la der­ma­tó­lo­ga de Ca­li­for­nia, San­dra Lee, apre­tan­do los ba­rros y pun­tos ne­gros. Y tie­ne cer­ca de 1.6 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Una ten­den­cia es el hash­tag #bun­drop, don­de mu­je­res con lar­gas me­le­nas li­be­ran su ca­be­llo de un chon­go. Al­go en apa­rien­cia muy en­tre­te­ni­do pa­ra los mi­les de se­gui­do­res.

Si to­do eso no lle­na tu ham­bre di­gi­tal, pue­des mi­rar al rapero ame­ri­cano, Kas­per Knight, dis­pa­rar­se en la ca­ra. El clip lo mues­tra pre­sio­nan­do una pis­to­la en su ros­tro y có­mo una ba­la atra­vie­sa su me­ji­lla, y tie­ne al­re­de­dor de 500 mil re­pro­duc­cio­nes.

PE­RO, ¿POR QUÉ?

¿Cuál es la ra­zón por la que al­guien sien­te ne­ce­si­dad de pu­bli­car mo­men­tos mun­da­nos, ex­tra­ños o inú­ti­les? Y ¿por qué lo ve­mos? “Mu­chas per­so­nas en la so­cie­dad se sien­ten ig­no­ra­das y ex­clui­das, y al­gu­nas, in­clu­so, in­vi­si­bles”, di­ce el Dr. Way­ne War­bur­to, psi­có­lo­go. “Si con­si­de­ran que el mun­do real no cum­ple con sus ne­ce­si­da­des, pa­san al vir­tual con el ob­je­ti­vo de sen­tir­se va­lo­ra­dos, co­nec­ta­dos y re­le­van­tes”.

Pe­ro mien­tras que la ex­clu­sión pue­de ex­pli­car por qué esos vlog­ge­ros ha­cen su pri­mer video, la ra­zón pa­ra con­ti­nuar pro­du­cién­do­los es todavía más sim­ple: la de­man­da. Mien­tras los si­ga­mos vien­do, dán­do­le li­ke y com­par­tién­do­los, se­gui­rán pu­bli­can­do.

Una ra­zón por la que los ob­ser­va­mos es nues­tra cu­rio­si­dad na­tu­ral hu­ma­na. “De­bi­do a la ne­ce­si­dad bio­ló­gi­ca de ob­ser­var si hay al­gu­na ame­na­za a nues­tro al­re­de­dor, ten­de­mos a ser cu­rio­sos con el mun­do que nos ro­dea”, ex­pli­ca Jo­celyn Bre­wer, psi­có­lo­ga y con­sul­to­ra de re­des so­cia­les. “Gra­cias a In­ter­net, aho­ra exis­ten mi­llo­nes de co­sas que po­de­mos pre­sen­ciar, ade­más de nues­tras ex­pe­rien­cias en la vi­da real”.

Y es­tá la emo­ción que se ge­ne­ra cuan­do ve­mos es­te ti­po de trans­mi­sio­nes. “Ya sea que nues­tra pri­me­ra reac­ción sea an­sie­dad, dis­gus­to, enojo o mie­do, los videos pro­vo­can una res­pues­ta emo­cio­nal que oca­sio­na un gol­pe de adre­na­li­na”, di­ce la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Sally-An­ne McCor­mack. Es como ob­ser­var el ac­ci­den­te de un ca­rro: el ce­re­bro no pue­de de­ter­mi­nar si la ex­pe­rien­cia es po­si­ti­va o ne­ga­ti­va. Só­lo sa­be que re­quie­res más.

Tam­bién exis­te el fac­tor FOMO. “Des­cu­bri­mos que co­no­ci­dos nues­tros han vis­to los videos y que­re­mos ser par­te de ese círcu­lo y ser in­clui­dos en las con­ver­sa­cio­nes”, ex­pli­ca Bre­wer.

O pue­de re­du­cir­se a un sim­ple en­tre­te­ni­mien­to. Hay tan­tos desas­tres y des­truc­cio­nes en el mun­do que a ve­ces ne­ce­si­ta­mos des­co­nec­tar nues­tras men­tes con un po­co de di­ver­sión inofen­si­va.

Los videos só­lo se vol­ve­rán más ex­tra­va­gan­tes mien­tras sus pro­ta­go­nis­tas si­gan em­pu­jan­do los lí­mi­tes. Pe­ro una co­sa es se­gu­ra: no hay ne­ce­si­dad de sentirte aver­gon­za­da por tu his­to­rial, to­dos so­mos cul­pa­bles.

“Las gra­ba­cio­nes pro­vo­can una res­pues­ta emo­cio­nal que oca­sio­na un gol­pe de adre­na­li­na”.

“CO­NO­CI­DOS NUES­TROS HAN VIS­TO LOS VIDEOS Y QUE­RE­MOS SER PAR­TE DE ESE CÍRCU­LO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.