WORK, WORK, WORK!

¿Quién di­ce que no de­be­mos mez­clar ne­go­cios con pla­cer? El se­cre­to del éxi­to es tra­ba­jar du­ro y pa­sar­la bien al mis­mo tiem­po.

Cosmopolitan (México) - - NEWS - Por Jes­si­ca Mo­reno

Ca­da año, el Great Pla­ce to Work Ins­ti­tu­te ar­ma una lis­ta de las 100 me­jo­res em­pre­sas para tra­ba­jar en va­rios paí­ses del mun­do. En ella in­flu­yen fac­to­res co­mo el am­bien­te la­bo­ral y sa­la­rios (sin sor­pre­sa), pe­ro tam­bién un ele­men­to de­ter­mi­nan­te ca­paz de lle­var a una com­pa­ñía a la ci­ma: que sus em­plea­dos se di­vier­tan. Un 82% de los tra­ba­ja­do­res de las me­jo­res com­pa­ñías 2016 en Mé­xi­co, di­jo en­tre­te­ner­se en sus la­bo­res, mien­tras que en las que que­da­ron fue­ra de la lis­ta, me­nos de 61% de su per­so­nal dis­fru­ta ir a la ofi­ci­na. De acuer­do con Amy Ly­man, di­rec­to­ra y co­fun­da­do­ra del ins­ti­tu­to, es­ta re­sul­ta una de las di­fe­ren­cias más no­ta­bles en to­do el es­tu­dio, “es inusual que una fir­ma que en­tra a las me­jo­res 100 no des­ta­que en cues­tión de di­ver­sión”. Pa­sar­la bien en tu em­pleo no se re­fle­ja só­lo en el he­cho de que ca­da ma­ña­na des­pier­tes con ga­nas de co­men­zar tus la­bo­res o que no te arrui­ne el día te­ner que que­dar­te 15 mi­nu­tos más des­pués de tu ho­ra de sa­li­da, más allá de es­tas ven­ta­jas, se no­ta en el he­cho de que hay una me­jor co­la­bo­ra­ción en­tre com­pa­ñe­ros, más gus­to por lo que ha­ces, la gen­te es más ama­ble y, so­bre to­do, más efi­caz. ¿Por qué? Ya que los em­plea­dos se sien­ten or­gu­llo­sos de tra­ba­jar para su com­pa­ñía y se com­pro­me­ten con ella, pe­ro tam­bién por­que hay mu­cho me­nos au­sen­cia la­bo­ral, 42% de los tra­ba­ja­do­res con­ten­tos ha te­ni­do un par de días li­bres por en­fer­me­dad, mien­tras que 59% de los des­afor­tu­na­dos fal­ta al me­nos 11 días al año por lo mis­mo… ¿coin­ci­den­cia?

UN ASUN­TO MI­LLEN­NIAL

La im­por­tan­cia de vi­vir al es­ti­lo work hard, play

har­der se de­be a es­ta ge­ne­ra­ción que im­po­ne re­glas, pues el tra­ba­jo ya no es al­go que po­ne en pau­sa la vida has­ta que el re­loj di­ce que es ho­ra de sa­lir; lo he­mos acep­ta­do co­mo lo que es, un

must de nues­tro co­ti­diano y más va­le go­zar­lo. Pe­ro aten­ción, esas ga­nas de di­ver­tir­se en la ofi­ci­na no sur­gen de un sim­ple egoís­mo, sino que fue­ron mo­ti­va­das por cam­bios la­bo­ra­les im­por­tan­tes a ni­vel mun­dial, co­mo se­ña­la el es­tu­dio It Pays to

Play, rea­li­za­do por la fir­ma Bright HR. La edad para el re­ti­ro es más al­ta, lo cual quie­re de­cir que pa­sa­re­mos más tiem­po tra­ba­jan­do que nues­tros pa­dres, y la eco­no­mía, en cons­tan­te ame­na­za de cri­sis, no nos ase­gu­ra una ju­bi­la­ción tan ju­go­sa co­mo la de nues­tros abue­los. To­do es­to nos im­pul­sa a bus­car una pro­fe­sión que val­ga la pe­na los ries­gos.

CÓ­MO SER FE­LIZ EN LA OFI­CI­NA

Un ni­ño se ríe en promedio 400 ve­ces al día y un adul­to ape­nas 15 cuan­do al­can­za los 35 años. La ri­sa li­be­ra en­dor­fi­nas 10 ve­ces más po­ten­tes que las que ge­ne­ra la mor­fi­na, y es ca­paz de co­nec­tar a la gen­te. Por eso es tan im­por­tan­te no de­jar­la de la­do las ocho ho­ras de tu jor­na­da. Si to­da­vía no tie­nes la suer­te de la­bo­rar en una em­pre­sa que pro­mue­va el en­tre­te­ni­mien­to, és­tas son las claves para bus­car­lo por ti mis­ma o al me­nos sen­tir­te en paz si tu am­bien­te la­bo­ral es muy se­rio.

SA­LU­DA A TO­DOS

No seas de las per­so­nas que lle­ga di­rec­to a su lu­gar, se po­ne los au­dí­fo­nos y no pla­ti­ca con na­die. Co­men­zar el día con una son­ri­sa ha­cia tus co­le­gas pro­mo­ve­rá la con­vi­via­li­dad.

DE­CO­RA TU ES­PA­CIO

Den­tro de lo per­mi­ti­do por la em­pre­sa, haz que tu zo­na de tra­ba­jo sea lo más có­mo­da y per­so­na­li­za­da po­si­ble. A fin de cuen­tas, ahí pa­sa­rás la ma­yor par­te de tu día. Si es­tá per­mi­ti­do, tra­ta de in­cluir al­go de ve­ge­ta­ción.

ASE­GÚ­RA­TE DE DOR­MIR LAS HO­RAS NE­CE­SA­RIAS

Si lle­gas des­ve­la­da y can­sa­da, ya tie­nes la re­ce­ta para un mal hu­mor que po­drías con­ta­giar a tus com­pa­ñe­ros.

RÍE DE EVEN­TOS, NO DE GEN­TE

Este es un con­se­jo de Scott Ch­ris­top­her, con­fe­ren­cis­ta mo­ti­va­cio­nal, así te sen­ti­rás más ale­gre sin ga­nar ene­mis­ta­des.

NO CO­MAS EN TU LU­GAR

Es­to no te per­mi­te des­co­nec­tar­te del es­pa­cio en el que has es­ta­do to­da la ma­ña­na y te can­sas más rá­pi­do de lo ne­ce­sa­rio.

PA­SEA EN LA NA­TU­RA­LE­ZA 15 MI­NU­TOS AL DÍA

Bus­ca el tiem­po para sa­lir al jar­dín, ca­mi­nar por un par­que o bus­car cual­quier con­tac­to ver­de.

EVI­TA LAS IN­TE­RRUP­CIO­NES Y EL MULTITASKING

Es­ta­ble­ce cier­ta ho­ra para re­vi­sar tu te­lé­fono y co­rreo, así ten­drás mu­cha más con­cen­tra­ción para tus ta­reas, que ata­ca­rás una a la vez. Es­to se tra­du­ce en efi­ca­cia y me­jor hu­mor.

LIM­PIA TU OFI­CI­NA

No acu­mu­les pa­pe­les que no ne­ce­si­tes, no ten­gas una pi­la de do­cu­men­tos y ob­je­tos fren­te a ti; pon­le un lu­gar a ca­da co­sa. El or­den de es­pa­cio es or­den men­tal. Da­te un tiem­po para asear con fre­cuen­cia tu lu­gar.

79% DE LOS MI­LLEN­NIALS PIEN­SA QUE DI­VER­TIR­SE CON SU PRO­FE­SIÓN ES IM­POR­TAN­TE, Y 44% CREE QUE ESO PRO­MUE­VE SU ÉTI­CA LA­BO­RAL. EN CAM­BIO, SÓ­LO DE LAS PER­SO­NAS 56% EN­TRE 55 Y 60 AÑOS CREE NE­CE­SA­RIO DIS­FRU­TAR SU EM­PLEO, Y 14% DI­CE QUE SE­RÍA MÁS PRO­DUC­TI­VO SI EL SITIO FUE­RA MÁS AGRA­DA­BLE.

LAS ME­JO­RES OFI­CI­NAS DEL MUN­DO

Para for­tu­na de las em­pre­sas, ‘di­ver­sión en el tra­ba­jo’ no sig­ni­fi­ca una in­ver­sión im­por­tan­te o dis­trac­ción que in­te­rrum­pa la pro­duc­ti­vi­dad, se­gún los da­tos re­co­lec­ta­dos por BrightHR, ape­nas se re­fie­re a un viernes de ro­pa ca­sual, una fies­ta anual de ofi­ci­na y, qui­zás, al­gu­na me­sa de jue­gos para la ho­ra de la co­mi­da. No pe­di­mos mu­cho, aun­que bueno, si quie­ren cons­truir ofi­ci­nas co­mo és­tas, no nos opo­ne­mos. CANDY CRUSH La ar­qui­tec­tu­ra fue di­se­ña­da con la es­té­ti­ca del jue­go para que sus em­plea­dos se ins­pi­ren a crear nue­vos mun­dos.

TWIT­TER Vi­deo­jue­gos, fut­bo­li­to... to­do lo que una per­so­na ne­ce­si­te para ale­jar su men­te del tra­ba­jo. FA­CE­BOOK A los em­plea­dos se les per­mi­te be­ber, y por si fue­ra po­co tie­nen me­sas de beer­pong, co­mo de­be ser.

GOO­GLE Sus ofi­ci­nas son le­gen­da­rias y ca­da una es di­fe­ren­te, des­de res­ba­la­di­llas has­ta co­mi­da gra­tis y una tra­ji­ne­ra, co­mo las de la Ciu­dad de Mé­xi­co. ¡Que­re­mos ir de vi­si­ta! LE MON­DE La re­dac­ción del pe­rió­di­co fran­cés dis­po­ne de jar­di­nes para an­dar en bi­ci y ha­cer ejer­ci­cio, ya que eso tam­bién es par­te del bie­nes­tar.

UN ES­TU­DIO DEL PSI­CÓ­LO­GO SIR CARY COO­PER, PARA BRIGHTHR, EN­CON­TRÓ QUE A LOS MI­LLEN­NIALS LES GUS­TA CE­LE­BRAR EN EL TRA­BA­JO, DES­DE LAS CO­MI­DAS DE VIERNES HAS­TA LOS PAS­TE­LES DE CUM­PLEA­ÑOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.