¿HO­NES­TA O GROSERA?

Des­cu­bre có­mo te per­ci­ben los de­más.

Cosmopolitan (México) - - NEWS - Por Mel Evans

Pro­ba­ble­men­te fue Con­fu­cio quien di­jo: “La ho­nes­ti­dad es la me­jor po­lí­ti­ca”, pe­ro ¿sa­bes qué? No siem­pre. Nos gus­ta­ría pen­sar que es­ta­mos ayu­dan­do al ser sin­ce­ras, pe­ro la ma­yo­ría de las ve­ces só­lo ter­mi­nas las­ti­man­do el ego de al­guien. “Al­gu­nas per­so­nas pien­san que si su co­men­ta­rio es ge­nuino, es lo úni­co que ne­ce­si­tan para ex­pre­sar su opi­nión”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Án­ge­la Bradley. Te en­se­ña­mos a no com­por­tar­te co­mo una in­so­por­ta­ble.

PA­SO 1 La prue­ba

Di­ga­mos que al­guien se ve can­sa­do. ¿Te acer­cas a esa per­so­na y le ha­ces sa­ber que tie­ne oje­ras? Bueno, ese al­guien, qui­zás, es­tá cons­cien­te que se ve ul­tra­fa­ti­ga­do y el he­cho de que tú lo men­cio­nes no ayu­da en na­da, por­que lo estás ha­cien­do pa­sar de can­sa­do a enoja­do. An­tes de abrir la bo­ca, me­jor pien­sa muy bien en lo que lo­gra­rás al de­cir­le eso. “Es im­por­tan­te sa­ber el pro­pó­si­to de tu ver­dad”, afir­ma Bradley. “Pe­ro mu­cho más, ¿te pi­die­ron tu pun­to de vis­ta? Es gran­dio­so apor­tar, si te lo pi­den. Pe­ro si no, en­ton­ces no es re­le­van­te”.

PA­SO 2 ¿Es fren­te a otros?

Si res­pon­dis­te sí, no di­gas na­da. Guár­da­te tu opi­nión para cuan­do te en­cuen­tres con esa per­so­na a so­las y no va­yas a arrui­nar su día con un co­men­ta­rio in­ne­ce­sa­rio.

“La sin­ce­ri­dad es fa­bu­lo­sa”, di­ce la ex­per­ta, “pe­ro de­bes es­tar se­gu­ra de que no la usas co­mo una ex­cu­sa para ser in­sen­si­ble o hu­mi­llar a al­guien más”.

PA­SO 3 Suaviza el gol­pe

Si has pa­sa­do los pri­me­ros dos pa­sos, uti­li­za to­do tu tac­to para ex­pre­sar tu po­de­ro­so ve­re­dic­to.

“Pien­sa si tu co­men­ta­rio ten­drá un fac­tor de­ma­sia­do in­sul­tan­te”, afir­ma Bradley. “El vie­jo cli­ché de ‘¿se me ve bas­tan­te gran­de el tra­se­ro?’ es un ejem­plo en el que, si es ver­dad, en­ton­ces pue­des res­pon­der ‘sí’…”.

Y es aquí cuan­do te ves muy grosera, ¿cier­to?

“Los bue­nos mo­dos se­rán tus sal­va­do­res en es­tas oca­sio­nes. Di­cien­do al­go co­mo: “Yo no lo pon­dría así, pe­ro tie­nes otras pren­das que se te ven mu­cho me­jor”. Así se­rás ho­nes­ta y sen­si­ble. Pe­ro una vez más, só­lo si te pre­gun­ta­ron”. Si tie­nes este don, pro­ce­de.

PA­SO 4 ¿Pi­die­ron tu opi­nión?

Mu­chas ve­ces asu­mi­mos co­sas y nos ex­pre­sa­mos an­tes de des­ci­frar qué es­tán bus­can­do o si na­da más quie­ren desaho­gar­se, sin ne­ce­si­dad de una reac­ción. En este ca­so, cual­quier res­pues­ta se­rá con­si­de­ra­da co­mo no desea­da. Si una ami­ga ini­cia una conversación con “hay un com­pa­ñe­ro en el tra­ba­jo que no so­por­to”, an­tes de de­cir­le que se com­por­ta co­mo una #Dra­maQueen, pregúntale si só­lo ne­ce­si­ta sa­car­lo.

Bradley su­gie­re que la de­jes ha­blar y que le pre­gun­tes: “¿Te estás desaho­gan­do o quie­res que te di­ga lo que pien­so?”. Ten­drás una idea de lo que an­he­la de una ma­ne­ra rá­pi­da y sin to­car un ner­vio sen­si­ble o afec­tar la amis­tad.

PA­SO 5 Abor­dar un te­ma de­li­ca­do

¿Qué su­ce­de si tu ami­ga tie­ne un no­vio más inú­til que un re­pro­duc­tor VHS? A la ma­yo­ría nos gus­ta­ría que nues­tra ami­ga su­pie­ra que sa­le con un prín­ci­pe de­sen­can­ta­dor. Pe­ro, es­pe­ra, sé con­si­de­ra­da en có­mo lo di­ces.

“Si pla­ti­cas con al­guien que no es cer­cano, en­ton­ces te re­co­men­da­ría no de­cir na­da”, acon­se­ja Bradley. “Si es al­guien im­por­tan­te, se­gu­ro la co­no­ces lo su­fi­cien­te para sa­ber cuál se­rá su reac­ción. Si hay mu­chos ries­gos, co­no­ces su his­to­ria y estás cons­cien­te de que es un imán de pa­ta­nes, me man­ten­dría ale­ja­da”. Sin em­bar­go, quie­res se­guir es­tan­do ahí para apo­yar­la, ¿cier­to? Si has lle­na­do los pre­rre­qui­si­tos para abrir tu bo­ca, lo me­jor es ex­pre­sar tu preo­cu­pa­ción. Di al­go tan sim­ple co­mo, “¿to­do bien? Es­toy cons­ter­na­da por ti”, pe­ro de­ten­te an­tes de su­mer­gir­te en los con­flic­tos que pue­da te­ner su no­viaz­go, y ni se te ocu­rra in­ven­tar his­to­rias co­mo que lo vis­te con al­guien más. Por­que no tie­nes prue­ba al­gu­na y to­do se vol­ve­rá un caos.

PA­SO 2 Si estás del otro la­do

Te ata­ca­ron con una opi­nión que no pe­dis­te y te afec­tó emo­cio­nal­men­te. Sin lu­gar a du­das de­bes de­cir­le a esa per­so­na có­mo te sien­tes con el gol­pe que te aca­ba de dar.

“Si no te im­por­ta, di­le: ‘No te pe­dí tu pers­pec­ti­va’”, re­co­mien­da Bradley. “Si es al­guien cer­cano, de­ja que el mo­men­to pa­se an­tes de res­pon­der y co­men­ta: ‘Es­toy se­gu­ra que no era tu in­ten­ción, pe­ro me ofen­dis­te. Así que la pró­xi­ma vez, si quie­ro una so­lu­ción ho­nes­ta, te bus­ca­ré’. Tam­bién pue­des ha­cer­lo con un men­sa­je o un co­rreo”. Aho­ra ya pue­des en­fren­tar­te al mun­do sin mie­do a sa­lir las­ti­ma­da o tú ha­cer­lo a al­guien más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.