Fer­nan­do Or­tiz

Diario de Querétaro - - Portada - Fer­nan­do Or­tiz Proal No­ta­rio Pú­bli­co 19 de Que­ré­ta­ro. fe­ror­tiz@no­ta­ria19q­ro.com

PRI­MER AC­TO. VI­GEN­CIA DEL NE­PO­TIS­MO. Con la lle­ga­da de la al­ter­nan­cia y la plu­ra­li­dad de­mo­crá­ti­ca a nues­tro pre­ca­rio ré­gi­men, in­gre­sa­mos a una nue­va di­men­sión po­lí­ti­ca. Sú­bi­ta­men­te cam­bia­ron las re­glas del jue­go, al­te­rán­do­se si­tua­cio­nes que se ha­bían con­ver­ti­do en ver­da­de­ras tra­di­cio­nes po­lí­ti­cas. Así, es­tá la cues­tión del otro­ra tan re­pu­dia­do y ac­tual­men­te has­ta fes­ti­na­do ne­po­tis­mo. En el pa­sa­do, sal­vo el ca­so de Jo­sé Ra­món Ló­pez Por­ti­llo, cu­yo pe­cu­liar pa­dre pú­bli­ca­men­te afir­mó que su vás­ta­go cons­ti­tuía el “or­gu­llo de su ne­po­tis­mo”, era po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to lle­var o im­pul­sar en po­lí­ti­ca a los pa­rien­tes, cuan­do me­nos en lí­nea rec­ta y en los pri­me­ros gra­dos de la co­la­te­ral. Hoy día ve­mos reali­da­des co­mo Pue­bla y Ve­ra­cruz don­de los can­di­da­tos a la gu­ber­na­tu­ra son la es­po­sa y el hi­jo del Go­ber­na­dor en turno, res­pec­ti­va­men­te. O bien que has­ta ha­ce unos días una can­di­da­ta pre­si­den­cial era la es­po­sa de un ex pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. En cier­ta for­ma se ha ve­ni­do ges­tan­do una es­pe­cie de “cas­ta di­vi­na” de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na, la cual se ha agan­da­lla­do par­ti­dos, es­ca­ños, cu­ru­les y go­bier­nos a to­dos los ni­ve­les. Y ve­mos des­de la de­no­mi­na­da Ga­llar­día en San Luis Po­to­sí has­ta es­po­sas de exal­cal­des que bus­can con­ser­var el es­pa­cio po­lí­ti­co pa­ra la fa­mi­lia. SE­GUN­DO AC­TO. PRIN­CI­PIO “FIDELINO” DE INMOVILIDAD. Otra re­gla que se rom­pió es aque­lla que el ex­tin­to Fi­del Ve­láz­quez sin­te­ti­zó con su la­có­ni­ca sen­ten­cia: “el que se mue­ve no sa­le en la fo­to”. En es­tos tiem­pos to­dos se mue­ven muy an­ti­ci­pa­da­men­te y pa­re­ce que quien pri­me­ro lo ha­ce es quien ter­mi­na sa­lien­do en la bo­le­ta elec­to­ral. Bas­ta ver las an­ti­ci­pa­dí­si­mas pre-pre-cam­pa­ñas que or­ques­tan per­so­na­jes de to­das las di­vi­sas po­lí­ti­cas. Es­to es ab­sur­do, to­da vez que lo que su­pues­ta­men­te prohí­be la le­gis­la­ción elec­to­ral es pre­ci­sa­men­te eso, la pro­mo­ción fue­ra de los tiem­pos elec­to­ra­les. Una más es el ani­qui­la­mien­to del prin­ci­pio de ins­ti­tu­cio­na­li­dad. En la ac­tua­li­dad los pro­yec­tos per­so­na­les atro­pe­llan a las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas. TER­CER AC­TO. EL PRETEXTAZO DE LA VO­LUN­TAD PO­LÍ­TI­CA. Pe­ro una ver­da­de­ra jo­ya que nos ca­yó en es­tos nue­vos tiem­pos es la siem­pre dis­po­ni­ble y mul­ti­fun­cio­nal “vo­lun­tad po­lí­ti­ca”. An­te el in­cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes, la in­efi­ca­cia gu­ber­na­men­tal o la apa­tía con­gre­sio­nal, es fá­cil acer­car­se a cá­ma­ras y mi­cró­fo­nos pa­ra es­cu­pir: lo que ha fal­ta­do es vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Ja­más se di­ce pa­ra qué o de quién. En po­co tiem­po es­te pretextazo se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co, en un ver­sá­til pa­ra­caí­das de emergencia. No importa si las se­sio­nes del Pleno o co­mi­sio­nes se tie­nen que sus­pen­der por la siem­pre in­jus­ti­fi­ca­da e irri­tan­te fal­ta de quó­rum por par­te de nues­tros su­pues­tos re­pre­sen­tan­tes po­pu­la­res, tam­po­co la pé­si­ma pro­cu­ra­ción e im­par­ti­ción de jus­ti­cia y el es­ta­do de abru­ma­do­ra im­pu­ni­dad que pre­va­le­ce en Mé­xi­co y me­nos aún que los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les ado­lez­can de ex­pe­rien­cia en las car­te­ras en las que se nom­bra; eso es irre­le­van­te, sim­ple­men­te no in­ci­de, pa­re­cie­ra que no cuen­tan la irres­pon­sa­bi­li­dad, la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad y la im­pro­vi­sa­ción, esos no son los pro­ble­mas, la bron­ca de Mé­xi­co es la fal­ta de “vo­lun­tad po­lí­ti­ca”. Y, tam­bién se re­cu­rre al “es cul­tu­ral” co­mo una sa­li­da pa­ra jus­ti­fi­car nues­tra ver­gon­zan­te in­ca­pa­ci­dad pa­ra asu­mir nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des in­di­vi­dua­les, in­clu­yen­do la de ele­gir a nues­tros go­ber­nan­tes, y las con­se­cuen­cias de ta­les omi­sio­nes. En­ton­ces es­cu­cha­mos una re­tahí­la de es­tú­pi­das jus­ti­fi­ca­cio­nes que van de lo his­tó­ri­co a lo ver­da­de­ra­men­te ri­dícu­lo. No fal­ta el que sos­tie­ne que la cues­tión de la vio­len­cia nos vie­ne de siem­pre, los az­te­cas ¡has­ta sa­cri­fi­cios hu­ma­nos ha­cían! Otros des­ga­rran el no­pal se­ña­lan­do que hu­bie­ra si­do me­jor que nos co­lo­ni­za­ran los in­gle­ses y en­ton­ces no ti­ra­ría­mos ba­su­ra ni nos pa­sa­ría­mos los al­tos, el agua ten­dría flúor y has­ta ha­bría vi­ñe­dos en el de­sier­to de So­no­ra.

TRAS BAM­BA­LI­NAS. IRRES­PON­SA­BLE. Pe­ro bueno, con­clu­yen­do con lo de la “vo­lun­tad po­lí­ti­ca”. Es un tér­mino va­cío y am­bi­guo. La vo­lun­tad es que­rer ha­cer y po­lí­ti­ca no es sino un ad­je­ti­vo que de­no­ta un ám­bi­to de ac­ción. Sin du­da to­do en la vi­da es una cues­tión de vo­lun­tad. Pe­ro es­to ja­más va a jus­ti­fi­car el no ha­cer ni pro­pio ni ajeno. Y si le fal­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra ser res­pon­sa­ble, pues sim­ple­men­te es us­ted un irres­pon­sa­ble.

PÚ­BLI­CO CO­NO­CE­DOR. DE­CEP­CIO­NA­DO. Ex­pre­sa ha­ce un par de días en una en­tre­vis­ta a un me­dio im­pre­so Jor­ge de la Ve­ga Do­mín­guez, em­ble­má­ti­co ex Pre­si­den­te del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal del PRI, que es­tá “de­cep­cio­na­do” del PRI. ¿Lo irán a ex­pul­sar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.