EL VA­LLE DE NAPA

Diario de Queretaro - - 2 Local - Tex­to y fo­to­gra­fías de San­dra Her­nán­dez con­tac­to@vi­ta­flu­men.com ins­ta­gram: @Vi­ta_F­lu­men Fa­ce­book: @Vi­taF­lu­men1

El Va­lle de Napa es un rin­con­ci­to ca­li­for­niano con cli­ma me­di­te­rrá­neo que po­co a po­co se ha ido ga­nan­do un lu­gar im­por­tan­te en­tre las me­jo­res re­gio­nes vi­ti­vi­ní­co­las del mun­do. Sus co­li­nas on­du­lan­tes plan­ta­das de vid son, ade­más, un es­pec­tácu­lo so­ber­bio que ro­ba­rá el alien­to in­clu­so al via­je­ro más in­di­fe­ren­te al uni­ver­so de Dio­ni­so y sus eli­xi­res.

Su his­to­ria se re­mon­ta al si­glo XIX cuan­do John Pat­chett es­ta­ble­ció el pri­mer vi­ñe­do del va­lle en 1858. Al po­co tiem­po se su­ma­ron otros pro­duc­to­res que fue­ron dan­do vi­da y for­ma a es­ta re­gión que al día de hoy com­pren­de unas 18,000 hec­tá­reas de vi­ñe­dos. Pe­ro es has­ta 1976 que los vi­nos ca­li­for­nia­nos lo­gran atraer los re­flec­to­res pa­ra con­so­li­dar su pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal al ser los ga­na­do­res ab­so­lu­tos de la Ca­ta de Vino de Pa­rís (co­no­ci­da tam­bién co­mo el Jui­cio de Pa­rís) im­po­nién­do­se a los vi­nos fran­ce­ses en las dos ca­te­go­rías eva­lua­das: vino blan­co, con el Cha­teau Mon­te­le­na 1973, y vino tin­to con el Stag’s Leap Wi­ne Ce­llars 1973. *

En es­ta tie­rra de gran­des fin­cas, pue­blos pin­to­res­cos y spas de lu­jo se cul­ti­va más de un cen­te­nar de ti­pos de uva que abar­can des­de las más tra­di­cio­na­les traí­das de Eu­ro­pa has­ta es­pe­cies re­la­ti­va­men­te nue­vas desa­rro­lla­das y cul­ti­va­das en esa zo­na. La lis­ta es en­ca­be­za­da por Ca­ber­net Sau­vig­non, Pi­not Noir, Mer­lot, Pe­tit Sy­rah, Mal­bec, Ca­ber­net Franc, Pi­not Gris, Sau­vig­non Blanc y Char­don­nay, en­tre mu­chas más, que pro­du­cen des­de vino tin­to, ro­sa­do y blan­co, has­ta es­pu­mo­sos y de pos­tre.

La ofer­ta de ca­sas pro­duc­to­ras y sa­las de de­gus­ta­ción es tan ex­ten­sa co­mo su va­rie­dad de uvas. La ma­yo­ría de ellas se en­cuen­tra a lo lar­go del sen­de­ro Sil­ve­ra­do, ar­te­ria prin­ci­pal de la re­gión. Es­tán las más co­mer­cia­les que re­ci­ben a dia­rio nu­me­ro­sos tu­ris­tas y es­tán tam­bién aque­llas con en­tra­das li­mi­ta­das, usual­men­te re­ser­va­das con se­ma­nas de an­ti­ci­pa­ción. El ac­ce­so in­clu­ye, en ge­ne­ral, un pa­seo por los vi­ñe­dos, un re­co­rri­do por las ca­vas y lo­ca­les de fer­men­ta­ción y, fi­nal­men­te, la de­gus­ta­ción de los vi­nos de su ela­bo­ra­ción. Es­co­ger en­tre tan­tas op­cio­nes pue­de tor­nar­se di­fí­cil y con­fu­so y va­le la pe­na ele­gir con an­te­la­ción los vi­ñe­dos a vi­si­tar pa­ra or­ga­ni­zar nues­tra es­tan­cia y re­co­rri­do y, en su ca­so, ha­cer las re­ser­va­cio­nes per­ti­nen­tes pa­ra ase­gu­rar nues­tra en­tra­da.

Pe­ro no to­do es vino en Napa Va­lley. La pe­que­ña ciu­dad de Napa es un pa­raí­so gour­met que alo­ja una in­tere­san­te lis­ta de res­tau­ran­tes que abar­ca co­ci­nas de to­do el mun­do, en­tre ellos, cua­tro es­ta­ble­ci­mien­tos con es­tre­llas Mi­che­lin: La To­que, Ken­zo y Bou­chon, con una, y The French Laundry, con tres (pa­ra tra­tar­se de una ciu­dad que ape­nas lle­ga a los 80,000 ha­bi­tan­tes, es una pro­por­ción al­tí­si­ma de res­tau­ran­tes de esa ca­li­dad). Ade­más, en años re­cien­tes se han ins­ta­la­do unas cuan­tas cer­ve­ce­rías lo­ca­les con atrac­ti­vas car­tas de be­bi­das a ba­se de uva, mu­chas de ellas crea­das en con­jun­to con los vi­ñe­dos ca­li­for­nia­nos.

Y pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za de­bo aña­dir que es­te lu­gar los im­pre­sio­na­rá. Un pa­seo en­tre mon­tes y la­gos los lle­va­rá a des­cu­brir pai­sa­jes cam­bian­tes gra­cias a los di­fe­ren­tes mi­cro­cli­mas que con­for­man la re­gión y a dis­fru­tar de im­po­nen­tes vis­tas del va­lle y sus vi­ñe­dos. La ru­ta de Sil­ve­ra­do con­tem­pla una ci­clo­vía que per­mi­te ha­cer el re­co­rri­do al rit­mo y es­ca­la de la bi­ci­cle­ta: op­ción ideal pa­ra los de­por­tis­tas y aven­tu­re­ros. De otra for­ma, es­tá la al­ter­na­ti­va del au­to, que nos per­mi­ti­rá al­can­zar tie­rras más le­ja­nas y en­con­trar mu­chas de las sor­pre­sas que es­te lu­gar guar­da en­tre sus sen­de­ros y ca­mi­nos de tie­rra. * Es­te su­ce­so fue to­do un fe­nó­meno y va­le la pe­na co­no­cer la his­to­ria. Les re­co­mien­do leer es­te ar­tícu­lo al res­pec­to: https://www.la­van­guar­dia. com/co­mer/20160519/401903253514/el-dia­que-el-mun­do-del-vino-cam­bio-pa­ra-siem­pre. html

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.