Em­po­de­ra­mien­to de mu­je­res y ni­ñas, ¿có­mo lo­grar­lo?

Diario de Queretaro - - Local - (http://tech­no­va­tionmx.org/). Dra. Rocío A. Al­de­co Pérez Dra. Rocío A. Al­de­co Pérez. Directora del De­par­ta­men­to Re­gio­nal de Compu­tación y Me­ca­tró­ni­ca. Es­cue­la de In­ge­nie­ría y Cien­cias Re­gión Cen­tro del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey Cam­pus Que­ré­ta­ro. ral­de­co@i

De acuer­do al úl­ti­mo cen­so de po­bla­ción, en Mé­xi­co hay 61.4 mi­llo­nes de mu­je­res y ni­ñas lo que re­pre­sen­ta el 51.4% de la po­bla­ción na­cio­nal. De es­te por­cen­ta­je, só­lo el 8% eli­gen ca­rre­ras re­la­cio­na­das a cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas o me­jor co­no­ci­das por sus si­glas en in­glés co­mo STEM (Scien­ce, Tech­no­logy, En­gi­nee­ring and Mat­he­ma­tics), la cuá­dru­pla de las dis­ci­pli­nas aca­dé­mi­cas don­de las mu­je­res tie­nen muy po­ca re­pre­sen­ta­ti­vi­dad. De esas mu­je­res que lo­gran gra­duar­se me­nos del 30% se vuel­ven pro­fe­sio­nis­tas en áreas STEM.

¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra in­cre­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res y ni­ñas en las áreas STEM? Pa­ra re­sol­ver es­ta preo­cu­pa­ción han sur­gi­do di­ver­sos mo­vi­mien­tos que pro­mue­ven el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des téc­ni­cas que bus­can acer­car a las ni­ñas y ado­les­cen­tes a es­tas áreas. La ma­yo­ría de es­tos mo­vi­mien­tos bus­can re­pli­car en un am­bien­te de di­ver­sión lo que su­ce­de­ría en un sa­lón de cla­ses. Es­tos es­fuer­zos son un buen pri­mer acer­ca­mien­to, sin em­bar­go, no tie­nen un efec­to du­ra­de­ro que mo­ti­ven, por ejem­plo, a una ni­ña de pri­ma­ria a de­ci­dir ele­gir una ca­rre­ra en cien­cias cuan­do cum­pla la ma­yo­ría de edad. Es­to usual­men­te es de­bi­do a la fuer­te in­fluen­cia que el en­torno se­gui­rá ejer­cien­do en ella en los si­guien­tes años. El in­gre­dien­te fal­tan­te en es­ta fór­mu­la es el em­po­de­ra­mien­to. La ni­ña de­be ser em­po­de­ra­da des­de tem­pra­na edad pa­ra que sea ca­paz de rom­per los es­te­reo­ti­pos que se­gui­rá en­fren­tan­do a lo lar­go de su vi­da. Pa­ra lo­grar es­to es ne­ce­sa­rio equi­par­la no só­lo con ha­bi­li­da­des téc­ni­cas si no tam­bién con ha­bi­li­da­des sua­ves y una al­ta ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go que le per­mi­ta sa­ber­se ap­ta de su­pe­rar los re­tos tan­to in­te­lec­tua­les co­mo emo­cio­na­les que le to­que en­fren­tar en el fu­tu­ro. Es­tas ha­bi­li­da­des pue­den en­se­ñar­se en ca­sa, en la es­cue­la o asis­tien­do a mo­vi­mien­tos más in­te­gra­les co­mo Tech­no­va­tion Em­po­de­rar a las ni­ñas nos per­mi­ti­rá en el lar­go pla­zo vi­vir en una so­cie­dad más equi­ta­ti­va y que desa­rro­lle su po­ten­cial com­ple­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.