Fran­cis­co On­ti­ve­ros

Diario de Xalapa - - Portada -

Al­gu­nos afir­man que la com­po­si­ción na­tu­ral del ser hu­mano es­tá dis­pues­ta pa­ra el en­cuen­tro, pa­ra “ser con los otros”. To­do nues­tro ser go­za plá­ci­da­men­te la gra­cia del en­cuen­tro, del con­tac­to y del co­no­ci­mien­to de los de­más. Ca­da opor­tu­ni­dad nos gri­ta que so­los no po­de­mos vi­vir. So­los lo más que as­pi­ra­mos es a so­bre­vi­vir, en un té­tri­co destierro po­bla­do de au­lli­dos.

La so­cie­dad ac­tual su­fre por la “he­ri­da del en­cuen­tro”. En­con­trar­nos es un de­seo gran­de e in­sa­cia­ble. Nos va­mos ha­cien­do a ba­se de en­cuen­tros y des­en­cuen­tros. In­clu­so los me­dios y re­des so­cia­les des­cu­bren es­ta pri­mi­ti­va ne­ce­si­dad en su for­ma más ado­les­cen­te. Pues al acer­car los en­cuen­tros lo úni­co que con­si­guen es que es­tos en­cuen­tros real­men­te no se reali­cen y, tan só­lo, se mal­ba­ra­ten. La ra­pi­dez y so­no­ra tri­via­li­dad de es­tas for­mas ha­blan de te­rri­bles y do­lo­ro­sos des­en­cuen­tros. ¡Me­nu­da pa­ra­do­ja!

Es en el en­cuen­tro en don­de co­no­ce­mos a los de­más y es en es­te pro­ce­so del he­te­ro­co­no­ci­mien­to don­de me­jor se rea­li­za el au­to­co­no­ci­mien­to. Nos

co­no­ce­mos en la me­dia que co­no­ce­mos a los de­más; en la for­ma en que nos vin­cu­la­mos, en nues­tras ac­cio­nes y reac­cio­nes. Es­cu­chan­do al otro nos es­cu­cha­mos a no­so­tros mis­mos, vién­do­les nos ve­mos a no­so­tros. Aquí in­ter­vie­nen las re­pre­sen­ta­cio­nes que del otro nos ha­ce­mos, las cua­les siem­pre nos re­mi­ten a no­so­tros mis­mos. El en­cuen­tro es una gra­cia que nos per­mi­te sin­to­ni­zar me­jor con no­so­tros mis­mos. En el otro siem­pre hay al­go que ha­bla de mí.

El en­cuen­tro es quien da lu­gar a to­das las for­mas de con­vi­ven­cia so­cial. Es el au­tor de las ex­pre­sio­nes tan di­ver­sas y po­li­fa­cé­ti­cas de mo­ral. Es au­tor de la co­mu­ni­ca­ción. Ha fa­vo­re­ci­do la cien­cia y la téc­ni­ca, pa­ra acer­car las dis­tan­cias y zan­jar el con­tac­to con el otro. Ha da­do

ori­gen a las di­ver­sas psi­co­lo­gías que des­fi­lan en­tre no­so­tros. En es­te sen­ti­do el en­cuen­tro con los de­más es lo más hu­mano de los hom­bres.

Es­ta reali­dad es tan su­bli­me que no se re­du­ce só­lo a ser la me­jor ex­pre­sión de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na, sino que el en­cuen­tro es­con­de un to­que mís­ti­co fas­ci­nan­te. La ex­pe­rien­cia con los otros nos tras­la­da a la ex­pe­rien­cia con el otro y, de es­ta ex­pe­rien­cia con el otro, bro­ta la ex­pe­rien­cia con los otros.

De­fi­ni­ti­va­men­te so­los no po­de­mos es­tar; nos ha­ce­mos en la es­cu­cha, en el res­pe­to, en el amor y la so­li­da­ri­dad. Nos cons­trui­mos cons­tru­yen­do. El en­cuen­tro es hon­da­men­te te­ra­péu­ti­co, es el ca­mino de la acep­ta­ción, la re­nun­cia y la li­be­ra­ción. El en­cuen­tro es la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.