El go­bierno no ha en­ten­di­do el sig­ni­fi­ca­do del pri­me­ro de julio

Ló­pez Obra­dor re­ci­bi­rá un país en ban­ca­rro­ta cu­ya cau­sa to­ral es la co­rrup­ción, es cier­to, a mi pa­re­cer le fal­ta pro­fun­di­zar.

Diario de Xalapa - - Análisis - Ti­to Do­mín­guez La­ra

To­das, o ca­si to­das, pa­ra ser más exac­tos, las ca­la­mi­da­des que vi­ve la so­cie­dad tie­nen su ori­gen en el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta do­mi­nan­te; el cual es de­pen­dien­te del ca­pi­tal

mun­dial. Un país do­mi­na­do por la co­rrup­ción, la in­se­gu­ri­dad ge­ne­ra­da por la de­lin­cuen­cia pro­fe­sio­nal, en simbiosis des­ca­ra­da con la otra de­lin­cuen­cia, tam­bién or­ga­ni­za­da, del Es­ta­do. Mu­chos son los ejem­plos que la pren­sa y lo que ve­mos y vi­vi­mos no nos de­jan men­tir ni ca­lum­niar, y que des­mien­ten las “ver­da­des his­tó­ri­cas” co­mo el ca­so más so­na­do de Ayot­zi­na­pa, evi­den­cia cla­ra de un cri­men de Es­ta­do.

Es­te jue­ves pa­sa­do, por la noche, fue ase­si­na­da la jo­ven Va­le­ria Ma­rián Cruz Me­del, es­tu­dian­te de me­di­ci­na en Ciu­dad Men­do­za, hi­ja de la dipu­tada fe­de­ral del par­ti­do Mo­re­na, Carmen Me­del Pal­ma, por dos si­ca­rios; uno de ellos de­te­ni­do, de­cla­ró que él no ha­bía si­do el eje­cu­tor del cri­men, sino un tal Ri­chi, quien pos­te­rior­men­te fue en­con­tra­do muer­to en una ca­mio­ne­ta. La ver­sión ofi­cial de los he­chos emi­ti­da por el go­ber­na­dor Yu­nes Li­na­res, di­jo que la jo­ven fue ase­si­na­da al ser con­fun­di­da con otra mu­jer vin­cu­la­da a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. Aquí, dos pre­gun­tas obli­ga­das: ¿Quién de­cla­ró es­to y quien ma­tó al Ri­chi? Exis­te el an­te­ce­den­te que la ma­dre —mé­di­ca de pro­fe­sión— fue se­cues­tra­da en 2016 y ese mis­mo día tam­bién fue se­cues­tra­da Mar­ce­la Es­par­za Fi­gue­roa, directora del hos­pi­tal ge­ne­ral de Mi­na­titlán, só­lo sa­be­mos que la doc­to­ra era una de­nun­cian­te con­tra la vio­len­cia e im­pu­ni­dad que se vi­ve en el sur del es­ta­do. Por pre­sión de la co­mu­ni­dad mé­di­ca de Mi­na y de Coat­za­coal­cos fue­ron li­be­ra­das 12 días des­pués.

Es­te ca­so pu­die­ra ser uno más de los mi­les crí­me­nes que con ple­na im­pu­ni­dad se co­me­te en el es­ta­do y el país. Sí, es uno más, pe­ro evi­den­te­men­te no se tra­ta de una “con­fu­sión”, tie­ne un in­gre­dien­te po­lí­ti­co bien mar­ca­do. Inevi­ta­ble no sos­pe­char­lo sien­do hi­ja de una dipu­tada de Mo­re­na, con los an­te­ce­den­tes que ya di­je. Del mis­mo te­nor fue el re­vo­ca­mien­to del triun­fo elec­to­ral de Da­nie­la Grie­go, tam­bién dipu­tada fe­de­ral elec­ta del PMT por el dis­tri­to 8. Dos mu­je­res lu­cha­do­ras en con­tra de los abu­sos y omi­sio­nes del go­bierno, ele­gi­das co­mo dipu­tadas y co­mo miem­bros del mo­vi­mien­to que en­ca­be­za Ló­pez Obra­dor. ¿Por qué se per­mi­tió que la dipu­tada Da­nie­la pi­die­ra li­cen­cia pa­ra ha­cer su cam­pa­ña y ga­na­ra las elec­cio­nes, y seis me­ses des­pués “des­cu­bren” que no ha­bía re­nun­cia­do a tiem­po de no sé qué car­go.

Los se­ño­res

que nos mal go­bier­nan nun­ca en­ten­die­ron que la so­cie­dad ma­yo­ri­ta­ria­men­te re­cha­za el tra­to ofen­si­vo, que es­ta so­cie­dad es­tá har­ta de sus men­ti­ras que ofen­den su in­te­li­gen­cia y tra­ten de jus­ti­fi­car ac­tos de vio­len­cia por omi­sión o co­mi­sión con sub­ter­fu­gios in­ge­nuos.

No de­ja de ser una ofen­sa a la in­te­li­gen­cia de la so­cie­dad que nos di­gan que a Co­lo­sio lo ma­tó un “ase­sino so­li­ta­rio”; que los mu­cha­chos de Ayot­zi­na­pa fue­ron in­ci­ne­ra­dos y las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y fe­de­ra­les no se en­te­ra­ron. Que a la ni­ña Pau­let­te la ma­tó un col­chón; que Duar­te y so­cios, só­lo pe­ca­ron de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, que na­da tie­nen que ver con los mi­les de ase­si­na­tos y des­apa­re­ci­dos, con las tum­bas clan­des­ti­nas, que no se en­te­ró que una par­te de la po­li­cía “tra­ba­ja­ba” con el cri­men or­ga­ni­za­do. Na­da se ha di­cho a la so­cie­dad, que el res­ca­te de los bie­nes mal ha­bi­dos de Duar­te y so­cios se ha­yan tra­du­ci­do en tan­tos hos­pi­ta­les, en tan­tas es­cue­las. En cam­bio sí sa­be­mos por la pren­sa, que exis­te un true­que de esos bie­nes por im­pu­ni­dad.

Los se­ño­res que nos mal go­bier­nan nun­ca en­ten­die­ron que la so­cie­dad ma­yo­ri­ta­ria­men­te re­cha­za el tra­to ofen­si­vo, que es­ta so­cie­dad es­tá har­ta de sus men­ti­ras que ofen­den su in­te­li­gen­cia y tra­ten de jus­ti­fi­car ac­tos de vio­len­cia por omi­sión o co­mi­sión con sub­ter­fu­gios in­ge­nuos. No han en­ten­di­do el sig­ni­fi­ca­do del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pa­sa­das. Sí es na­tu­ral que se de­fien­dan, tie­nen de­re­cho, pe­ro cam­bien de es­tra­te­gia, la con­tien­da es po­lí­ti­ca, tie­nen to­do el de­re­cho a pe­lear por un lu­gar den­tro del man­do de la so­cie­dad, por­que sí tie­nen sus vo­tos en es­ta so­cie­dad plu­ral; pe­ro no es por la vía de la vio­len­cia y la men­ti­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.