Fi­lo­so­fía de la ex­pe­rien­cia

El pró­xi­mo jue­ves ce­le­bra­re­mos el Día Mun­dial de la Fi­lo­so­fía, el sa­ber que nos per­mi­te te­ner cla­ros los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que se en­cuen­tran a la ba­se de las reali­da­des que es­tu­dia­mos, co­mo ob­je­tos es­pe­cí­fi­cos, en la di­ver­si­dad de cien­cias.

Diario de Xalapa - - Análisis - Fran­cis­co On­ti­ve­ros Gu­tié­rrez

La fi­lo­so­fía es un sa­ber que no al­can­za su tras­cen­den­cia en el cú­mu­lo de co­no­ci­mien­tos que en la me­mo­ria pu­die­ran elu­cu­brar­se. Es ten­den­cio­sa­men­te re­duc­cio­nis­ta li­mi­tar la fi­lo­so­fía a la vi­da de los gran­des pen­sa­do­res, a sus obras o, en el peor de los ca­sos, a sus fra­ses. La fi­lo­so­fía va más allá de una di­vi­sión de las eta­pas de la his­to­ria o del re­cuer­do anec­dó­ti­co de ti­pos ra­ros que en­tra­ban en inau­di­tas con­tro­ver­sias.

La gran­de­za de la fi­lo­so­fía es que nos per­mi­te co­no­cer los go­zos, es­pe­ran­zas, tris­te­zas y frus­tra­cio­nes de quie­nes en to­das las épo­cas han di­cho al­go res­pec­to de la reali­dad que los ro­dea­ba. La fi­lo­so­fía es el re­gis­tro más hu­mano del pa­so del hom­bre y su pues­to

en el cos­mos. Por es­ta ra­zón, pa­ra en­ten­der a pro­fun­di­dad el plan­tea­mien­to de ca­da pen­sa­dor, es pre­ci­so y muy re­le­van­te co­no­cer el con­tex­to en que se desa­rro­lló ca­da uno de ellos, pues su en­torno ha si­do el cal­do que ha cul­ti­va­do sus plan­tea­mien­tos.

Con ba­se en la afir­ma­ción an­te­rior, so­bre la gran­de­za de las cir­cuns­tan­cias que ro­dean al hom­bre pa­ra que és­te pue­da pen­sar y elu­cu­brar gran­des reali­da­des. En nues­tra épo­ca se des­cu­bren dos cues­tio­nes im­por­tan­tí­si­mas de la fi­lo­so­fía de nues­tros tiem­pos.

Hay una ur­gen­cia de una fi­lo­so­fía de no­so­tros y pa­ra no­so­tros, que pon­ga su mi­ra­da en el aquí y aho­ra, que ha­ble a los hom­bres de es­te tiem­po en ca­te­go­rías que nos per­mi­tan te­ner sen­ti­do cla­ro del pre­sen­te. Una fi­lo­so­fía que la sin­ta­mos nues­tra por­que nos

de­fi­ne en los acen­tos pre­ci­sos de nues­tra épo­ca. En es­te sen­ti­do, los fi­ló­so­fos de aho­ra no los pen­sa­mos co­mo el pro­to­ti­po de gran­des en­ci­clo­pe­dis­tas, sino en la hu­mil­dad de hu­ma­nos ver­da­de­ra­men­te hu­ma­nos, que no só­lo pien­sen, sino que tam­bién sien­tan. Que no ela­bo­ren sus cos­mo­vi­sio­nes des­de la bi­blio­te­ca, con­si­de­rán­do­se los “que sa­ben”, ha­blán­do­le a quie­nes “no sa­ben”. Ur­ge que es­tén en la ca­lle, co­mo com­pa­ñe­ros de ca­mino.

Ne­ce­si­ta­mos dar el salto de­ter­mi­nan­te de la fi­lo­so­fía a la fi­lo­pra­xis, es de­cir, a en­car­nar con la vi­da la gran­de­za de los pen­sa­mien­tos que co­bi­ja­mos. De qué sir­ven las gran­des ideas si se que­dan só­lo en ello, en de­li­ca­dos diag­nós­ti­cos del pre­sen­te al que no nos sen­ti­mos vin­cu­la­dos. Fi­lo­pra­xis es ha­cer úni­ca­men­te lo que se ama.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.