PER­SO­NA­LI­DAD

JOR­GE CAR­LOS ZO­RE­DA

Diario de Yucatán - Habitante - - PORTADA -

Es­te re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to yu­ca­te­co es fun­da­dor y di­rec­tor de JCZA des­de 1981, ga­na­dor de pre­mios a ni­vel in­ter­na­cio­nal, co­la­bo­ra­dor cons­tan­te de ar­qui­tec­tos co­mo Au­gus­to Qui­jano Ax­le y Ja­vier Mu­ñoz Me­nén­dez, afi­cio­na­do a la pin­tu­ra y el ar­te, y de­fen­sor cons­tan­te de la con­ser­va­ción del entorno. En más de 30 años de ejer­cer la ar­qui­tec­tu­ra ha tra­ba­ja­do en gran can­ti­dad de pro­yec­tos, sin em­bar­go, “los más em­ble­má­ti­cos son aque­llos que son pa­ra la co­mu­ni­dad, que tie­nen be­ne­fi­cio so­cial”. En es­te ru­bro des­ta­can el Cen­tro Cul­tu­ral Olim­po, el Pa­la­cio Ad­mi- nis­tra­ti­vo, el Tea­tro del Bi­cen­te­na­rio en León Gua­na­jua­to, el Jo­se­fi­na Montes, el Cen­tro de Jus­ti­cia Oral y el Ho­tel Ca­sa Me­xi­ca­na en Co­zu­mel. De los in­con­ta­bles pro­yec­tos que ha desa­rro­lla­do nos ha­bla con par­ti­cu­lar ca­li­dez de la cons­truc­ción del Jo­se­fi­na Montes: “Es uno de los que más ale­grías me ha traí­do”, ya que era un pro­yec­to nue­vo que se ade­lan­tó a una ne­ce­si­dad emer­gen­te en la ciu­dad, brin­dan­do uno de los pri­me­ros cen­tros de cui­da­do de la gen­te ma­yor. “Has­ta la fe­cha per­ma­ne­cen allá per­so­nas co­no­ci­das o ma­más de ami­gos, que vi­ven muy con­ten­tas”.

Zo­re­da es sin du­da un hom­bre que vi­ve la ar­qui­tec­tu­ra con la en­tre­ga que és­ta me­re­ce, al pla­ti­car­nos de sus pro­yec­tos co­mo el Cen­tro de Jus­ti­cia Oral y el Ho­tel Ca­sa Me­xi­ca­na po­de­mos ver su com­pro­mi­so con va­lo­res y prin­ci­pios só­li­dos que ri­gen su ha­cer pro­fe­sio­nal. No ha­bla­mos de es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co, sino de la hue­lla que la bue­na ar­qui­tec­tu­ra de­be de­jar en la so­cie­dad. El mis­mo Zo­re­da nos di­ce: “No me gus­ta ha­blar de es­ti­lo, por­que creo que hay que ha­blar de con­di­cio­nes. Ca­da pro­yec­to tie­ne con­di­cio­nes di­fe­ren­tes y uno apor­ta sus co­no­ci­mien­tos, pe­ro ca­da pro­yec­to tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas de ex­pre­sión di­fe­ren­tes”. En re­la­ción con sus co­la­bo­ra­cio­nes, nos ha­bla del res­ca­te de ha­cien­das: “Fue un ejer­ci­cio in­tere­san­te de con­ser­va­ción de las rui­nas y cons­truc­ción de ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, y la ma­ne­ra de in­te­grar esas dos por­que al final lo im­por­tan­te es lo pre­exis­ten­te, es lo que tie­ne más va­lor y se es­tá tra­tan­do de con­ser­var. Creo que es un muy buen ejem­plo de mues­tra de ar­qui­tec­tu­ra yu­ca­te­ca por­que se pue­de ob­ser­var los dos tiem­pos: la ar­qui­tec­tu­ra an­ti­gua y la ar­qui­tec­tu­ra ac­tual.”

El cli­ma y el fun­cio­na­mien­to de las obras ter­mi­na­das tie­nen gran pe­so, ya que las si­tua­cio­nes cul­tu­ra­les y del entorno son las que de­fi­nen la obra, le dan pe­so y ac­tua­li­dad. “Yo ha­go ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea, mo­der­na”, nos pla­ti­ca, “creo que es­ta­mos usan­do ma­te­ria­les mo­der­nos, nos ves­ti­mos mo­derno, nues­tros au­tos son mo­der­nos. Creo que la idea es ir con esas nue­vas ideas, con esas in­no­va­cio­nes en el mun­do de la cons­truc­ción, in­ves­ti­gar so­bre nue­vos ma­te­ria­les y apli­car­los.”

Li­ga­da a la mo­der­ni­dad en la ar­qui­tec­tu­ra y las con­di­cio­nes del entorno, se en­cuen­tra la con­cien­cia del cui­da­do del me­dio am­bien­te y la re­la­ción del in­te­rior de los es­pa­cios con el ex­te­rior, al­go que Zo­re­da con­si­de­ra uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes, “pa­ra mí, y creo que pa­ra mu­chos ar­qui­tec­tos en Yu­ca­tán. Ten­go mu­cho res­pe­to por la ve­ge­ta­ción, tra­to de dar las me­jo­res vis­tas ha­cia fue­ra, pa­ra que se in­te­gre el ver­de en la ca­sa, so­bre to­do en cli­mas co­mo el nues­tro”.

El ar­qui­tec­to nos re­cal­ca la im­por­tan­cia de con­ser­var la ve­ge­ta­ción, ha­blan­do de la ciu­dad co­mo pro­pie­dad de to­dos los que la ha­bi­tan, “no es po­si­ble que se ti­ren ár­bo­les por­que ‘es­tor­ban’ la cons­truc­ción”, se de­be ha­cer los pla­nos to­man­do en cuen­ta el te­rreno”. Es­to nos lle­va a ha­blar de lo que el ar­qui­tec­to lla­ma “bue­na ar­qui­tec­tu­ra”, aque­lla cu­yos ma­te­ria­les son re­sis­ten­tes, en la que no se tie­nen que ta­par ven­ta­nas o po­ner cor­ti­nas por­que tie­ne ven­ta­nas al sur o al po­nien­te, por ex­ce­so de ca­lor.

“No creo te­ner una lí­nea, más aho­ra que me he de­di­ca­do a la pin­tu­ra”, re­fle­xio­na ha­cia el final de la en­tre­vis­ta, “los ar­qui­tec­tos no de­be­mos re­pe­tir­nos. La ar­qui­tec­tu­ra es co­mo te­ner un lien­zo en blan­co, si no ti­ras la pri­me­ra lí­nea no pue­des ha­cer na­da. Esa in­tros­pec­ción so­bre el ar­te me ha he­cho me­di­tar so­bre la ar­qui­tec­tu­ra. Las co­sas pue­den te­ner tu hue­lla, tu sello; de­ben te­ner una cons­tan­te, pe­ro no de­ben ser igua­les”. Fi­na­li­za con un men­sa­je pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes, que en oca­sio­nes se de­jan lle­var por las ideas de otros lu­ga­res. Fue­ra de des­alen­tar­los ha­ce un lla­ma­do a la ori­gi­na­li­dad, “no se pue­de ha­cer lo mis­mo que es­tán ha­cien­do en Ja­pón o Chi­na. No se tie­nen las mis­mas con­di­cio­nes, la mis­ma cul­tu­ra, el es­ti­lo de vi­da, economía. To­dos de al­gu­na ma­ne­ra par­ti­ci­pa­mos y to­ma­mos par­te en la ar­qui­tec­tu­ra y (co­mo ar­qui­tec­to) tra­tas de ha­cer lo me­jor”.

“La ar­qui­tec­tu­ra se de­be adap­tar al en­torno. Yo apues­to por el clien­te, por que es­té có­mo­do y por la eco­no­mía de las co­sas, no por el ex­ce­so”, co­men­ta el arquitecto Jor­ge Car­los Zo­re­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.