SE EN­TRE­GA A LA MÚ­SI­CA

Diario de Yucatán - Plan B - - SONIDOS - POR: MA. JOSÉ MO­RENO GUE­RRE­RO

Ha­cer las co­sas por pa­sión para lo­grar co­nec­tar­se con el pú­bli­co es par­te de lo que ha apren­di­do San­tia­go La­ra al es­tar en dis­tin­tos pro­yec­tos, co­mo ser gui­ta­rris­ta de Mon La­fer­te y for­mar par­te de la ban­da “Ni­ños Hé­roes”. Re­cien­te­men­te, ofre­ció una se­rie de con­cier­tos en la ciu­dad para pre­sen­tar su pro­yec­to co­mo so­lis­ta y apro­ve­cha­mos su vi­si­ta para char­lar con él.

Su his­to­ria con la mú­si­ca em­pe­zó prác­ti­ca­men­te des­de la ni­ñez, ya que gra­cias a su abue­lo siem­pre hu­bo una gui­ta­rra en casa, aun­que su ver­da­de­ro in­te­rés sur­gió du­ran­te la ado­les­cen­cia, pri­me­ro con su pri­mer in­ten­to de to­mar cla­ses –que even­tual­men­te aban­do­nó- y lue­go al ver to­can­do a sus com­pa­ñe­ros du­ran­te un cur­so de ve­rano, pues te­ner el ejem­plo de per­so­nas de su mis­ma edad desen­vol­vién­do­se con la mú­si­ca lo hi­zo sen­tir iden­ti­fi­ca­do. Al pa­sar un tiem­po, se re­in­te­gró a la for­ma­ción mu­si­cal. “Mi mamá to­ma­ba cla­ses de can­to con un tro­va­dor y le di­je que me en­se­ña­ra. En ese mo­men­to fue cuan­do me per­dí por la gui­ta­rra: de­jé de pres­tar aten­ción a la es­cue­la, las fies­tas, ami­gos… fui un ado­les­cen­te un po­co re­traí­do, era co­mo re­bel­de y la mú­si­ca me ayu­dó mu­cho; me la pa­sa­ba con la gui­ta­rra en mi casa, así em­pe­cé”.

A la par de sus ini­cios en la gui­ta­rra, San­tia­go se ini­ció en la es­cri­tu­ra. “De chi­co para que me di­vir­tie­ra mi mamá me po­nía una gra­ba­do­ra vie­ja con ca­se­te y me po­nía a que gra­bar cuen­tos, ha­cía his­to­rias, lo gra­ba­ba y lo es­cu­cha­ba. To­do el tiem­po es­ta­ba ha­cien­do eso, en­ton­ces des­de que aga­rré la gui­ta­rra ya traía mis ideas; en los pri­me­ros años no ha­cía ‘co­vers’, me la pa­sa­ba so­la­men­te ha­cien­do mis pro­pias can­cio­nes, aun­que eran bas­tan­tes ma­las”, con­fie­sa di­ver­ti­do.

Ex­pe­ri­men­ta con los rit­mos

Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un par de me­ses, San­tia­go ini­ció su pro­yec­to co­mo so­lis­ta. “Te­nía mu­cho tiem­po que que­ría ha­cer es­to. Siem­pre he con­fia­do en que los equi­pos de tra­ba­jo son bue­nos y es chi­do te­ner gen­te con la cual es­tar co­nec­ta­do. Mi sue­ño siem­pre fue te­ner una ban­da, pe­ro des­pués me di cuen­ta de que mu­si­cal­men­te que­ría abar­car más co­sas y pro­bar más rit­mos, gé­ne­ros y for­mas de com­po­ner o es­cri­bir”. Gra­cias al apo­yo de un ami­go, de­ci­dió gra­bar sus pro­pias can­cio­nes y com­par­tió cua­tro pie­zas en sus re­des so­cia­les. A par­tir de ese mo­men­to em­pe­za­ron a lle­gar­le in­vi­ta­cio­nes para to­car sus te­mas y fue así co­mo se dio la vis­ta a la ciu­dad para pre­sen­tar­se en tres si­tios, en­tre los que se in­clu­yó el Tea­tro Dan­te, don­de tam­bién dio un ta­ller de gui­ta­rra; ade­más, lo­gró ar­mar una pe­que­ña gi­ra la cual in­clu­ye pun­tos co­mo Ve­ra­cruz, Pue­bla, To­lu­ca, Oa­xa­ca, Pe­rú y Uru­guay. Res­pec­to a su es­ti­lo de com­po­ner y es­cri­bir, el tam­bién pro­duc­tor mu­si­cal no se des­cri­be en uno so­lo. “No quie­ro pen­sar que ha­go un es­ti­lo. Mu­chos años lo hi­ce así y la ver­dad no im­por­ta, yo lo que quie­ro es in­vi­tar­los a es­cu­char las can­cio­nes, to­das son muy di­fe­ren­tes y tie­nen mi esen­cia pe­ro ca­da una tie­ne su pro­pio ca­rác­ter”, ase­gu­ra. Es así co­mo San­tia­go ha pa­sa­do por to­car “garage rock”, cum­bia, sal­sa y mú­si­ca de los 80, en­tre mu­chos otros gé­ne­ros. “Me he ido nu­trien­do de to­do ti­pos de mú­si­ca, no es­toy pe­lea­do con na­da y eso es lo que trae es­te pro­yec­to; es la his­to­ria de mi vi­da. No soy un es­ti­lo, soy una per­so­na y hay va­rias co­sas que he vi­vi­do que me han lle­va­do a es­te pun­to”, en­fa­ti­za el gui­ta­rris­ta. San­tia­go opi­na que lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es la en­tre­ga y el amor por lo que ha­ces. “Yo he tra­ba­ja­do con va­rias ban­das y ar­tis­tas; así uno se va des­pren­dien­do de su ego y com­pren­de que la mú­si­ca es para la gen­te no só­lo para uno. Es bonito tra­tar de trans­mi­tir­lo y co­nec­tar­se con las per­so­nas, tra­tar de abri­les esa emo­ción, con­for­tar­los, ayu­dar­les a gri­tar o a que­jar­se… si no hay esa en­tre­ga, creo que no pue­des lle­gar a trans­mi­tir na­da nun­ca”, sos­tie­ne. Tra­ba­jar con Mon La­fer­te, con­si­de­ra, le ha da­do la for­tu­na de co­no­cer a mu­chos mú­si­cos y con su nue­vo pro­yec­to tam­bién está lo­gran­do co­sas muy gra­ti­fi­can­tes. Por el mo­men­to, pla­nea sa­car su pri­mer sen­ci­llo y ví­deo a fi­na­les de oc­tu­bre. Si quie­res co­no­cer más so­bre San­tia­go y es­tar pen­dien­te de sus pa­sos en la mú­si­ca no te ol­vi­des de se­guir­lo en sus re­des. En­cuén­tra­lo en Fa­ce­book, Instagram y Youtu­be co­mo San­tia­go en la Gui­ta­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.