ME­JO­RA TU VI­DA CON LA FOTOTERAPIA

Diario de Yucatán - Plan B - - ESPECIAL - POR: MA. JO­SÉ MO­RENO GUE­RRE­RO

El doc­tor Jo­sé Eduar­do Cam­pos Ar­ceo, der­ma­tó­lo­go con sub­es­pe­cia­li­dad en ci­ru­gía der­ma­to­ló­gi­ca, nos pla­ti­có so­bre los be­ne­fi­cios del equi­po de fototerapia –el pri­me­ro en su ti­po que hay en el Su­r­es­te– pa­ra tra­tar cier­tas en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas in­fla­ma­to­rias, au­to­in­mu­ni­ta­rias o neo­plá­si­cas.

La fototerapia con­sis­te en usar luz ul­tra­vio­le­ta pa­ra tra­tar di­ver­sas en­fer­me­da­des cu­tá­neas co­mo la pso­ria­sis, vi­tí­li­go, mi­co­sis fun­goi­de, der­ma­ti­tis ató­pi­ca, en­tre otras con­di­cio­nes der­ma­to­ló­gi­cas. En ella, se uti­li­za la par­te útil del es­pec­tro so­lar, es de­cir, los ra­yos ul­tra­vio­le­ta ti­po AyB(UV Ay UVB ). A pe­sar de su be­ne­fi­cio en el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des cu­tá­neas, no cual­quier con­sul­to­rio ofre­ce fototerapia de­bi­do a la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra rea­li­zar­la; el equi­po del doc­tor Jo­sé Eduar­do Cam­pos, de la mar­ca Daa­vlin 3 Se­ries Neo­lux, fun­cio­na con com­bi­na­ción de luz ul­tra­vio­le­ta ti­po A y luz ul­tra­vio­le­ta ti­po B de ban­da es­tre­cha de cuer­po com­ple­to. El doc­tor ex­pli­ca que los ra­yos UVB son los cau­san­tes de las que­ma­du­ras so­la­res, pe­ro en el ca­so de la fototerapia se uti­li­za só­lo una fracción muy con­cre­ta (UVB-ban­da es­tre­cha) que es la que tie­ne me­nor ries­go de que­ma­du­ra y una ma­yor efi­ca­cia. Por otra par­te, los ra­yos UVA, aun­que pe­ne­tran más, son me­nos po­ten­tes que los ra­yos UVB. Por es­te mo­ti­vo, se uti­li­za un pro­duc­to na­tu­ral lla­ma­do pso­ra­leno, el cual po­ten­cia­li­za y aumenta la efi­ca­cia del efec­to de los ra­yos UVA. A es­ta te­ra­pia se le de­no­mi­na PUVA. La elec­ción del ti­po de fototerapia es­ta­rá con­di­cio­na­da por el ti­po de en­fer­me­dad, an­te­ce­den­tes y ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de ca­da pa­cien­te. El es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía men­cio­nó co­mo ejem­plo la pso­ria­sis, en­fer­me­dad en la que apa­re­cen cé­lu­las in­fla­ma­to­rias a la piel y cau­san que las cé­lu­las de la piel lla­ma­das que­ra­ti­no­ci­tos se re­pro­duz­can más rá­pi­da­men­te; así, la piel aumenta de gro­sor, se in­fla­ma y pre­sen­ta ro­jez y des­ca­ma­ción. Los UVB y UVA tie­nen la pro­pie­dad de ra­len­ti­zar la reproducción del que­ra­ti­no­ci­to y de re­la­jar la ac­ti­vi­dad de las cé­lu­las in­fla­ma­to­rias. Los ra­yos UVB, por una par­te, pe­ne­tran me­nos en la piel y só­lo al­can­zan la epi­der­mis y der­mis muy su­per­fi­cial, mien­tras que por otra, los UVA con­si­guen al­can­zar la der­mis su­per­fi­cial-me­dia. Por eso los pri­me­ros, co­mo in­di­ca, son úti­les en pso­ria­sis le­ves, pe­ro en pso­ria­sis se­ve­ras pue­den ser in­su­fi­cien­tes. Otra de las ven­ta­jas del PUVA es que re­quie­re me­nos do­sis pa­ra ser efec­ti­vo. Sin em­bar­go, acla­ra que, al te­ner que usar pso­ra­leno la fo­to­sen­si­bi­li­dad con­ti­núa pre­sen­te has­ta 12 ho­ras des­pués de su to­ma y los pa­cien­tes de­ben evi­tar la fo­to­ex­po­si­ción el mis­mo día de la se­sión.

¿Cuán­do usar fototerapia?

El doc­tor Jo­sé Eduar­do ex­pli­ca que en una pso­ria­sis li­mi­ta­da siem­pre se sue­len pres­cri­bir tra­ta­mien­tos tó­pi­cos pa­ra fo­ca­li­zar la ac­ción en la lesión y mi­ni­mi­zar efec­tos se­cun­da­rios. Cuan­do és­tos no son su­fi­cien­tes o por la ex­ten­sión es di­fí­cil el tra­ta­mien­to tó­pi­co, la fototerapia sue­le ser el si­guien­te es­la­bón de tra­ta­mien­to, con­si­de­rán­do­se uno de los tra­ta­mien­tos sis­té­mi­cos con me­jor per­fil ries­go-be­ne­fi­cio. El mé­di­co tra­tan­te de­be co­no­cer los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de fo­to­sen­si­bi­li­dad, reac­cio­nes alér­gi­cas al sol o an­te­ce­den­tes de cáncer de piel. “Es muy im­por­tan­te co­no­cer la me­di­ca­ción ha­bi­tual del pa­cien­te, así co­mo los fár­ma­cos pres­cri­tos du­ran­te el ci­clo de fototerapia”, en­fa­ti­za el es­pe­cia­lis­ta. La apli­ca­ción de cuer­po en­te­ro se rea­li­za den­tro de unas ca­bi­nas ce­rra­das por los la­te­ra­les y con aper­tu­ra su­pe­rior en las que el pa­cien­te de­be­rá es­tar de pie. La do­sis y el tiem­po de las se­sio­nes sue­le ir au­men­tan­do pro­gre­si­va­men­te has­ta ser efi­ca­ces; un ci­clo de tra­ta­mien­to re­quie­re de 2 a 3 se­sio­nes se­ma­na­les Una vez ter­mi­na­da la te­ra­pia, me­jo­ran las le­sio­nes del pa­cien­te, se re­du­ce la apa­ri­ción de las le­sio­nes nue­vas e in­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, se re­mi­ten por com­ple­to las le­sio­nes, aun­que es­to va­ría en ca­da pa­cien­te. El mé­di­co se­ña­la que es im­por­tan­te sa­ber que en las en­fer­me­da­des co­mo la pso­ria­sis, vi­tí­li­go, mi­co­sis fun­goi­de es­te ti­po de tra­ta­mien­tos son de con­trol y en oca­sio­nes es ne­ce­sa­ria una te­ra­pia de man­te­ni­mien­to. Aun así, la gran ven­ta­ja de la fototerapia es su buen per­fil ries­go-be­ne­fi­cio y la ver­sa­ti­li­dad pa­ra ser com­bi­na­da con mu­chos otros tra­ta­mien­tos.

El doc­tor Jo­sé Eduar­do tie­ne di­plo­ma­do en der­ma­to­lo­gía pe­diá­tri­ca, con prác­ti­ca en el Cen­tro Mé­di­co de las Amé­ri­cas y en el Hos­pi­tal Star Mé­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.