PLUS SIZE, LO­VE SIZE

Siem­pre he creí­do que el cuer­po es per­fec­to sin im­por­tar el ta­ma­ño. Co­mo “sty­list” ten­go que lu­char con el es­tig­ma de que un cuer­po del­ga­do es her­mo­so y uno “curvy” tie­ne que cam­biar pa­ra ser­lo.

Diario de Yucatán - Plan B - - ESPECIAL -

Otra ba­ta­lla cons­tan­te es la idea de que los cuer­pos de ma­yor ta­ma­ño se tie­nen que ves­tir de cier­ta for­ma pa­ra lo­grar un efec­to de del­ga­dez. Te­ne­mos que en­ten­der que la ro­pa no es “Pho­tos­hop” ni ma­gia. Sí, hay cier­tas re­glas que po­de­mos se­guir pa­ra lo­grar apa­ren­tar te­ner una fi­gu­ra más del­ga­da o ge­ne­rar cier­tas ilu­sio­nes óp­ti­cas con es­tam­pa­dos y ca­pas pa­ra lo­grar ese efec­to, pe­ro la ro­pa no es pa­ra eso. El ves­tir bien es un ar­te que bien em­plea­do nos da­rá el po­der de re­fle­jar nues­tra per­so­na­li­dad, nos ayu­da­rá a sen­tir­nos más có­mo­dos, fres­cos e in­clu­so se­gu­ros de no­so­tros mis­mos. To­dos te­ne­mos una pren­da que nos le­van­ta el áni­mo o un “swea­ter ” que nos ayu­da a no sen­tir­nos me­lan­có­li­cos en los días fríos. Un ves­ti­do con el que nos sen­ti­mos la per­so­na más sexy y otro con el que irra­dia­mos dul­zu­ra. Es­te es el po­der de la ro­pa. Ese mis­mo po­der es el que me gus­ta trans­mi­tir a mis clien­tes con ta­llas “plus size”. Cuan­do nos vea­mos en un es­pe­jo te­ne­mos que ver quiénes so­mos y amar lo que ve­mos. No im­por­ta el ta­ma­ño o la ta­lla. No de­be­mos ves­tir­nos pa­ra apa­ren­tar ver­nos más del­ga­dos, de­be­mos ves­tir­nos pa­ra re­fle­jar quiénes so­mos por den­tro. Co­mo men­cio­né, to­dos los cuer­pos son per­fec­tos, usar pren­das o téc­ni­cas pa­ra apa­ren­tar una fi­gu­ra que no te­ne­mos só­lo nos va a de­jar un men­sa­je: “Te ves mal”. Es­te men­sa­je se que­da y ca­da que nos vea­mos al es­pe­jo se­rá lo pri­me­ro que pen­se­mos. Ca­da que va­ya­mos de com­pras o bus­que­mos al­gu­na ta­lla se­rá una vo­ce­ci­ta den­tro de nues­tra men­te que nos di­rá que no im­por­ta qué com­pre­mos, siem­pre nos ve­re­mos mal. Es­to nos lle­va­rá a des­preo­cu­par­nos, a no que­rer tra­ba­jar en no­so­tros mis­mos y no que­rer ha­cer na­da pa­ra me­jo­rar nues­tra apa­rien­cia e in­clu­so, nues­tra sa­lud. Por eso ba­ta­llo tan­to con es­te es­tig­ma, el de ves­tir pa­ra apa­ren­tar por­que ¿qué creen? ¡No es ne­ce­sa­rio! Lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es acep­tar nues­tra ta­lla, pe­ro so­bre to­do nues­tro ti­po de cuer­po. Una vez ha­cien­do es­to, to­do cambia. Ve­re­mos que exis­ten mil pren­das que po­de­mos usar pa­ra sen­tir­nos en po­der, se­gu­ros y con­ten­tos pa­ra que ca­da pa­so que de­mos sea con con­fian­za y amor pro­pio. En­ten­de­re­mos que nues­tro cuer­po es per­fec­to, que la ro­pa es só­lo el me­dio por el cual va­mos a de­cir­le al mun­do quiénes so­mos y que no te­ne­mos que en­ga­ñar­nos pa­ra gus­tar­les a los de­más. No ten­gas mie­do a ser “curvy ” o ta­lla XL. Al fi­nal del día só­lo es una ta­lla y eso no te de­fi­ne.

Re­cuer­da que lo im­por­tan­te, más allá de se­guir re­glas, es sen­tir­te bien con la ro­pa que eli­ges.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.