Sí a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca

Una de las pre­gun­tas más fre­cuen­tes de mu­je­res em­ba­ra­za­das es si es bueno, re­co­men­da­ble o se­gu­ro rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca du­ran­te es­ta eta­pa.

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

Es ha­bi­tual que exis­tan du­das e in­se­gu­ri­da­des cuan­do una mu­jer se en­cuen­tra em­ba­ra­za­da, in­te­rro­gan­tes que no só­lo sur­gen en el ca­so de ma­más pri­me­ri­zas. La in­for­ma­ción dis­po­ni­ble en in­ter­net, el pe­so de las tra­di­cio­nes en­tre ma­dres y abue­las, los mi­tos y con­se­jos po­pu­la­res pue­den con­fun­dir a cual­quie­ra.

Por la gran can­ti­dad de co­rrien­tes que exis­ten es vi­tal ase­so­rar­se con el es­pe­cia­lis­ta pa­ra sa­ber qué es lo que más nos con­vie­ne, pe­ro hay al­gu­nas creen­cias que se pue­den des­mi­ti­fi­car en el ca­so del ejer­ci­cio du­ran­te el em­ba­ra­zo.

La Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra es­cri­be que el ejer­ci­cio fí­si­co de for­ma re­gu­lar, in­clu­so en el pe­rio­do de ges­ta­ción, apor­ta múl­ti­ples be­ne­fi­cios ya que man­tie­ne el buen tono mus­cu­lar, con­tro­la la ga­nan­cia de pe­so, pro­du­ce bie­nes­tar emo­cio­nal y me- jo­ra el des­can­so noc­turno. Ade­más, el de­por­te me­jo­ra la ten­sión ar­te­rial y los ni­ve­les de glu­co­sa, lo que pro­te­ge fren­te a la dia­be­tes ges­ta­cio­nal. Dis­mi­nu­ye las mo­les­tias di­ges­ti­vas y el es­tre­ñi­mien­to, re­du­ce la an­sie­dad y ayu­da a dor­mir me­jor.

En ge­ne­ral, no es ne­ce­sa­rio que la mu­jer em­ba­ra­za­da li­mi­te el de­por­te, siem­pre que no se fa­ti­gue ex­ce­si­va­men­te ni co­rra el ries­go de le­sio­nar­se o de da­ñar al fe­to. Ca­si to­dos los ejer­ci­cios, sal­vo los de con­tac­to, se pue­den prac­ti­car de for­ma se­gu­ra du­ran­te el em­ba­ra­zo, pe­ro ha­brá que adap­tar­se al más ade­cua­do a me­di­da que avan­za la ges­ta­ción.

La doc­to­ra Be­go­ña Olar­te­co­echea, del De­par­ta­men­to de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra in­ten­ta re­sol- ver al­gu­nas du­das en re­la­ción al de­por­te du­ran­te el em­ba­ra­zo:

La na­ta­ción es un ejer­ci­cio ex­ce­len­te pa­ra aque­llas mu­je­res que no rea­li­za­ban nin­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca an­tes del em­ba­ra­zo, ya que uti­li­za gru­pos mus­cu­la­res muy di­fe­ren­tes, mien­tras que el pe­so del cuer­po es sus­ten­ta­do por el agua. Pue­de prac­ti­car­se en aguas tran­qui­las, no muy frías y sin olea­je (has­ta el oc­ta­vo mes, apro­xi­ma­da­men­te).

El yo­ga, pi­la­tes, tai­chí o rea­li­zar es­ti­ra­mien­tos son ejer­ci­cios que se adap­tan fá­cil­men­te pa­ra em­ba­ra­za­das

y que son muy re­co­men­da­bles si se prac­ti­can de for­ma sua­ve y con con­trol y ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal. A las mu­je­res que no ha­cen ejer­ci­cio de for­ma ha­bi­tual se les sue­le re­co­men­dar al­gu­nos de es­tos de­por­tes du­ran­te la ges­ta­ción pa­ra me­jo­rar su sa­lud.

Otra idea pa­ra mu­je­res que no rea­li­zan una gran ac­ti­vi­dad fí­si­ca es: ca­mi­nar me­dia ho­ra al día en te­rreno llano, al ai­re li­bre y sin un es­fuer­zo ex­ce­si­vo. El ci­clis­mo, la equi­ta­ción o el es­quí pue­den prac­ti­car­se, de­pen­dien­do del ca­so, al prin­ci­pio del em­ba­ra­zo, pe­ro no es­tán re­co­men­da­dos a par­tir del se­gun­do tri­mes­tre del em­ba­ra­zo por­que pue­den im­pli­car caí­das con gol­pes en el ab­do­men.

De­ben re­cha­zar las com­pe­ten­cias de­por­ti­vas y to­dos los de­por­tes que su­pon­gan un es- fuer­zo vio­len­to o de al­to ren­di­mien­to, co­mo el te­nis, equi­ta­ción, re­mo, etc. Es­tán con­train­di­ca­dos el al­pi­nis­mo, el au­to­mo­vi­lis­mo de­por­ti­vo, el de­por­te de con­tac­to, el es­quí al­pino y el sub­ma­ri­nis­mo (evi­tan­do aque­llos que se prac­ti­quen en con­di­cio­nes de po­co oxí­geno).

Los ejer­ci­cios que su­po­nen im­pac­to del pe­so del fe­to en el sue­lo pél­vi­co se de­ben evi­tar en el úl­ti­mo tri­mes­tre cuan­do es­te pe­sa más, por ejem­plo, ae­ró­bics, zum­ba, foo­ting o te­nis.

Aque­llas fu­tu­ras ma­dres que ten­gan al­gu­na en­fer­me­dad car­dia­ca o que vean dis­mi­nui­da sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su ca­pa­ci­dad de prac­ti­car de­por­te de­ben, igual­men­te, li­mi­tar la ac­ti­vi­dad du­ran­te la ges­ta­ción.

El ejer­ci­cio re­gu­lar al co­mien­zo del em­ba­ra­zo, de ma­ne­ra pau­sa­da, no ha de­mos­tra­do ma­yor ries­go de abor­to.

El ejer­ci­cio re­gu­lar y mo­de­ra­do du­ran­te el em­ba­ra­zo trae be­ne­fi­cios a la sa­lud de la ma­dre, ayu­dan­do con el tono mus­cu­lar y con­di­ción fí­si­ca ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.