Con­cien­cia so­bre el Par­kin­son

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - GE­RAR­DO PI­NE­DA MAR­TÍ­NEZ (*)

El 11 de abril se ce­le­bró el día de la lu­cha con­tra la en­fer­me­dad de Par­kin­son, lee más so­bre es­ta con­di­ción neu­ro­ló­gi­ca.

Una de las pre­gun­tas que más he es­cu­cha­do en el con­sul­to­rio es ¿por qué si­go ha­cien­do lo mis­mo que sé que me ha­ce da­ño? Es­to tie­ne que ver con con­duc­tas y com­por­ta­mien­tos que se vuel­ven una pe­sa­di­lla pa­ra mu­chas per­so­nas y pa­ra quie­nes con­vi­ven con ellos o ellas.

Ha­ce unos días un se­ñor en la ma­du­rez de su vi­da, con un nu­do en la gar­gan­ta, me de­cía con mu­cha di­fi­cul­tad lo mal que se sen­tía por el da­ño que le ha­bía oca­sio­na­do a su es­po­sa al ha­ber si­do in­fiel.

Ya en se­ma­nas an­te­rio­res ha­bía es­cu­cha­do la ver­sión de su es­po­sa y pa­ra mí es­ta­ba muy cla­ro a qué se re­fe­ría al ha­blar del da­ño oca­sio­na­do, el cual, gra­cias a las se­sio­nes de te­ra­pia con hip­no­sis na­tu­ral ya ha­bía dis­mi­nui­do y la se­ño­ra ya se en­con­tra­ba en me­jor si­tua­ción emo­cio­nal.

Es­to le ha­bía per­mi­ti­do pla­ti­car con su es­po­so de la po­si­bi­li­dad de una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra la re­la­ción, ya que al ha­ber sa­na­do las he­ri­das emo­cio­na­les, el per­dón tan­tas ve­ces so­li­ci­ta­do por el es­po­so (ya arre­pen­ti­do) lo­gra­ba por fin ser con­ce­di­do.

Lo más tris­te de es­tas his­to­rias, que ca­da vez son más fre­cuen­tes, es que la mu­jer es quien sa­le más da­ña­da, tan­to la es­po­sa co­mo la acom­pa­ñan­te (me atre­vo a em­plear ese tér­mino, por­que real­men­te ellas ter­mi­nan sien­do só­lo la com­pa­ñe­ra tem­po­ral de la aven­tu­ra), a quien lue­go se le de­ja de la­do, des­pués de ha­ber­la usa­do.

En el ca­so al que me re­fie­ro, el va­rón se pre­gun­ta­ba y me pre­gun­ta­ba: “¿Por qué vuel­vo a caer en lo mis­mo? es has­ta aho­ra, que vi muy de cer­ca la po­si­bi­li­dad de ver des­trui­da mi fa­mi­lia... fue tal la sa­cu­di­da, que de­ci­dí bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal. Creía que po­día so­lo, que no vol­ve­ría a mi con­duc­ta in­fiel, pe­ro por más que me lo pro­pu­se, va­rias ve­ces fra­ca­sé”.

Al ha­blar­le so­bre la téc­ni­ca te­ra­péu­ti­ca, so­bre el tra­ba­jo di­rec­to en el in­cons­cien­te pa­ra cam­biar nues­tras creen­cias y po­der así mo­di­fi­car con­duc­tas y com­por- ta­mien­tos, me de­cía: “Eso de an­dar con mu­je­res fue pa­ra mí siem­pre al­go nor­mal. Yo re­cuer­do a mi pa­dre con sus aventuras, en mi in­fan­cia es­cu­cha­ba que alar­dea­ba de eso y en mi ado­les­cen­cia fui tes­ti­go, en va­rias oca­sio­nes, de lo que cuan­do era ni­ño es­cu­cha­ba co­mo cuen­tos. Aho­ra que me pla­ti­ca del in­cons­cien­te, creo que en mu­cho lo trai­go ahí me­ti­do y sé que ne­ce­si­to sa­car­lo, por- que aho­ra que veía a mi es­po­sa su­frir no pu­de evi­tar re­cor­dar al­go que por al­gu­na ra­zón es­ta­ba ta­pa­do, el llan­to y el su­fri­mien­to de mi ma­dre por las in­fi­de­li­da­des de mi pa­dre”.

Ha­bien­do ter­mi­na­do con su his­to­ria, le agra­de­cí la con­fian­za y le re­cor­dé que pa­ra la téc­ni­ca erick­so­nia­na, no es ne­ce­sa­rio que cuen­te su his­to­ria, por­que en el in­cons­cien­te es­tán to­das nues- tras ex­pe­rien­cias de vi­da que se vuel­ven creen­cias, de las que nos per­ca­ta­mos a tra­vés de nues­tros pen­sa­mien­tos, que pro­du­cen emo­cio­nes y de­ri­van en con­duc­tas.

De tal ma­ne­ra que si cree­mos que ser hom­bre sig­ni­fi­ca po­seer mu­je­res, ese pen­sa­mien­to pro­du­ce la emo­ción de aven­tu­ra que se quie­re ex­pe­ri­men­tar, aún cuan­do al pen­sar­lo que­de cla­ro el ries­go, da­ño y lo ne­ga­ti­vo.

En to­dos los ca­sos en los que me ha to­ca­do acom­pa­ñar el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de la re­la­ción de pa­re­ja, el va­rón co­men­ta que al ter­mi­nar la ex­pe­rien­cia de la aven­tu­ra vie­ne, jun­to con la sa­tis­fac­ción del lo­gro ob­te­ni­do, el re­mor­di­mien­to por el da­ño cau­sa­do, pues en to­da ex­pe­rien­cia de in­fi­de­li­dad hay he­ri­das emo­cio­na­les que se pro­du­cen y que en mu­chos ca­sos se apren­de a vi­vir con ellas, ocul­tán­do­las pa­ra no ver­las.

En­ton­ces, ¿Por qué si­go ha­cien­do lo mis­mo que ya sé me ha­ce da­ño? in­sis­tía.

Le con­tes­té que era de­bi­do a que así ha­bía apren­di­do que era la vi­da, pe­ro que la bue­na no­ti­cia era que si ha­bía apren­di­do mal po­día reapren­der a vi­vir bien, que si él cam­bia­ba sus creen­cias, sus hi­jos po­drían lle­gar a ser la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de su fa­mi­lia que vi­vi­rían li­be­ra­dos de las ca­de­nas ge­ne­ra­cio­na­les de la in­fi­de­li­dad y con es­to po­drían lle­gar a ser for­ma­do­res de fa­mi­lias que cons­tru­yen co­mu­ni­da­des de vi­da y amor.

Es­tas co­mu­ni­da­des en las que el ser hu­mano apren­de a vi­vir co­mo un ser hu­mano com­ple­to, li­bre de mie­dos y ren­co­res, ca­pa­ces de ser cons­truc­to­res de una so­cie­dad más hu­ma­na, li­bre de las in­jus­ti­cias que car­gan ni­ños y ni­ñas que vi­ven la se­pa­ra­ción de sus pa­dres o la au­sen­cia del pa­dre.

Fi­nal­men­te, los hi­jos no piden ve­nir al mun­do, so­mos los pro­ge­ni­to­res quie­nes in­vo­ca­mos la vi­da cuan­do res­pon­sa­ble o irres­pon­sa­ble­men­te ha­ce­mos uso de nues­tra ca­pa­ci­dad re­pro­duc­to­ra, que co­mo don de­be­ría ser res­pe­tuo­sa­men­te ejer­ci­da y ma­du­ra­men­te asu­mi­da pa­ra el bie­nes­tar sa­lu­da­ble de los ni­ños y ni­ñas, fru­to de esas ex­pe­rien­cias trans­mi­so­ras de vi­da.

————— (*) Psi­co­te­ra­peu­ta erick­so­niano en el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral / cel. 9992 259085

La in­fi­de­li­dad es una con­duc­ta que va­rias per­so­nas tie­nen in­terio­ri­za­das en su sub­cons­cien­te y creen que es nor­mal o par­te de la vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.