He­rra­mien­ta con­tra la dia­be­tes Un adi­ti­vo se­gu­ro

Los en­dul­zan­tes no ca­ló­ri­cos en el con­trol de azú­car

Diario de Yucatán - Salud - - NEWS - CA ROLINA RO­SA­DO AÍZA

El pa­sa­do 5 de abril se reali­zó en la ciu­dad de Mé­ri­da una se­rie de con­fe­ren­cias ba­jo el pro­gra­ma “Tour de la sa­lud”, una ini­cia­ti­va de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud Fe­de­ral, la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Dia­be­tes y Splen­da, que tie­ne el ob­je­to de ac­tua­li­zar y ca­pa­ci­tar al per­so­nal de sa­lud den­tro del mar­co de la es­tra­te­gia na­cio­nal pa­ra la pre­ven­ción y con­trol de la obe­si­dad, so­bre­pe­so y dia­be­tes.

Con mo­ti­vo del tour nos en­con­tra­mos en en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con Ade­lai­da López, li­cen­cia­da en Nu­tri­ción, quien nos com­par­te los be­ne­fi­cios que apor­tan los edul­co­ran­tes no ca­ló­ri­cos, co­mo he­rra­mien­ta de acom­pa­ña­mien­to pa­ra los pro­gra­mas de con­trol de pe­so y de con­trol de azú­car en la san­gre, so­bre to­do en el ca­so de los pa­cien­tes con dia­be­tes.

Con­trol de la ali­men­ta­ción

Apro­xi­ma­da­men­te 10 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven con dia­be­tes en Mé­xi­co, sin em­bar­go, de­bi­do a que es una en­fer­me­dad ge­ne­ral­men­te asin­to­má­ti­ca (no se pre­sen­tan sín­to­mas) exis­te una gran can­ti­dad de per­so­nas dia­bé­ti­cas que aún no han si­do diag­nos­ti­ca­das. Au­na­do a es­ta si­tua­ción se en­cuen­tra la fal­ta de con­trol ade­cua­do de los ni­ve­les de azú­car en los pa­cien­tes diag­nos­ti­ca­dos.

“Una co­sa es sa­ber que vi­vo con dia­be­tes y otra es que yo la con­tro­le,” nos ex­pli­ca Ade­lai­da López, re­fi­rién­do­se al con­trol de los ni­ve­les de azú­car en la san­gre. “

No con­tro­lar la ele­va­ción de la glu­co­sa en la san­gre trae pro­ble­mas so­bre la vi­sión, so­bre el fun­cio­na­mien­to re­nal, la acu­mu­la­ción de gra­sa a ni­vel cir­cu­la­to­rio y las de- más con­se­cuen­cias que aca­rrea es­ta con­di­ción”.

En el ca­so de la po­bla­ción ge­ne­ral nos en­con­tra­mos con los al­tos ín­di­ces de so­bre­pe­so y obe­si­dad en nues­tro país (sie­te de ca­da 10 me­xi­ca­nos tie­nen so­bre pe­so y de esos sie­te dos tie­nen obe­si­dad), si­tua­ción que re­mar­ca la ne­ce­si­dad de in­for­ma­ción pa­ra que los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud pue­dan ayu­dar a sus pa­cien­tes.

Es im­por­tan­te pro­pi­ciar el cui­da­do ge­ne­ral de la sa­lud y re­du­cir la in­ci­den­cia de obe­si­dad, ya que es­to pro­pi­cia y agra­va la in­ci­den­cia de dia­be­tes. Los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud es­tán cons­cien­tes de ello, por lo que even­tos co­mo el “tour de la sa­lud” son de gran ayu­da.

“Los pro­fe­sio­na­les en sa­lud pue­den ob­te­ner aún más he­rra­mien­tas pa­ra ayu­dar a sus pa­cien­tes con la ad­he­ren­cia a los tra­ta­mien­tos de con­trol de pe­so y de la glu­co­sa en la san­gre. Las die­tas se vuel­ven muy in­sí­pi­das o di­fí­ci­les de lle­var, por lo que la in­clu­sión de edul­co­ran­tes no ca­ló­ri­cos es un pun­to a fa­vor de la fa­ci­li­dad con la que el pa­cien­te se pue­de adap­tar a un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble, apo­yan­do las in­di- ca­cio­nes del pro­fe­sio­nal de la sa­lud”, di­ce la nu­trió­lo­ga.

Los en­dul­zan­tes no ca­ló­ri­cos ayu­dan brin­dan­do ese “to­que dul­ce”, lo que el pa­cien­te sue­le ex­tra­ñar más de un ré­gi­men de sa­lud ali­men­ti­cia, ha­cien­do el plan de con­trol de ali­men­tos más lle­va­de­ro al pa­la­dar.

“La in­ten­ción es po­der ob­te­ner el dul­zor si­mi­lar o igual al del azú­car sin las ca­lo­rías que es­ta con­lle­va. Los en­dul­zan­tes no ca­ló­ri­cos son una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta pa­ra que las per­so­nas que ne­ce­si­tan per­der gra­sa o ne­ce­si­tan con­tro­lar el azú­car (que mu­chas ve­ces son am­bas) pue­dan lle­var una die­ta sa­lu­da­ble pe­ro al mis­mo tiem­po sabrosa”. La li­cen­cia­da López nos ex­pli­ca que la su­cra­lo­sa es el com­po­nen­te de los edul­co­ran­tes no ca­ló­ri­cos que da la sen­sa­ción de dul­zor en el pa­la­dar. Es­te com­po­nen­te no es un hi­dra­to de car­bono y al in­ge­rir­se no se ac­ti­van los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos de los car­bohi­dra­tos, “no pro­du­ce efec­tos ca­ló­ri­cos ni hor­mo­na­les, por lo que no afec­ta los ni­ve­les de in­su­li­na”, al­go im­por­tan­te en el ca­so de los pa­cien­tes con dia­be­tes.

La fal­ta de in­for­ma­ción lle­va a mi­tos y mie­dos so­bre el uso de en­dul­zan­tes “ar­ti­fi­cia­les”, pe­ro la nu­trió­lo­ga nos ex­pli­ca que to­dos és­tos tie­nen un ex­trac­to na­tu­ral y que lo que cam­bia es el pro­ce­so de pro­duc­ción, acla­ran­do que pa­ra que cual­quie­ra de es­tos pro­duc­tos se en­cuen­tren al al­can­ce del pú­bli­co pri­me­ro de­ben pa­sar una gran lista de prue­bas to­xi­co­ló­gi­cas y de sa­lud.

“La tec­no­lo­gía de ali­men­tos ha avan­za­do de ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te y le­jos de te­ner mie­do a lo quí­mi­co, por­que ve­mos una gran aver­sión a lo que ‘no es na­tu­ral’, hay que to­mar en cuen­ta to­dos los pro­ce­sos y prue­bas por los que pa­san es­tos adi­ti­vos an­tes de en­con­trar­se lis­tos pa­ra su con­su­mo”.

“Es­tos en­dul­zan­tes pa­san por es­tu­dios an­ti-can­ce­rí­ge­nos (que no pro­duz­ca cán­cer) y por un lar­go pro­ce­so de prue­bas y exá­me­nes ri­gu­ro­sos, rea­li­za­das por dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les cer­ti­fi­ca­das, pa­ra ase­gu­rar­se que no exis­te ries­go al­guno al con­su­mir­se”.—

Los edul­co­ran­tes no ca­ló­ri­cos son de­ri­va­dos de ex­trac­tos na­tu­ra­les, in­clu­so del azú­car mis­ma, mo­di­fi­ca­dos pa­ra que so­la­men­te brin­den dul­zor a los ali­men­tos y no ca­lo­rías. La in­ges­ta se­gu­ra es de 15 mi­li­gra­mos por ca­da ki­lo del pe­so de la per­so­na, se­gún la nu­trió­lo­ga Ade­lai­da López

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.