Vi­da ple­na y sa­lu­da­ble Bue­na at­mós­fe­ra

Diario de Yucatán - Salud - - NEWS - CAR­MEN OLI­VAS (*)

“Vi un cie­lo nue­vo y una tie­rra nue­va”.

Me acuer­do de es­te ver­sícu­lo de la Bi­blia cuan­do al­gu­na cir­cuns­tan­cia o desafío de la vi­da co­ti­dia­na pa­re­ce ago­biar­me sin apa­ren­te so­lu­ción. Pe­ro, ¡qué ale­gría sa­lir ai­ro­sa de ellos! Es co­mo vi­vir en el “cie­lo nue­vo y tie­rra nue­va” que men­cio­na el Apo­ca­lip­sis.

¿Có­mo en­ten­der me­jor ese cie­lo? La es­cri­to­ra me­ta­fí­si­ca Mary Ba­ker Eddy, en su li­bro “Cien­cia y Sa­lud”, de­fi­ne cie­lo co­mo: “Ar­mo­nía, el reino del es­pí­ri­tu, go­bierno por el prin­ci­pio di­vino, es­pi­ri­tua­li­dad, fe­li­ci­dad, la at­mós­fe­ra del al­ma”.

Es­tar en ese “cie­lo” es un es­ta­do de con­cien­cia en don­de sé que la to­ta­li­dad del bien pro­vie­ne de lo di­vino.

Pa­ra el doc­tor en In­for­má­ti­ca Jo­sé Ga­lin­do, pro­fe­sor ti­tu­lar de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga, los desafíos son una opor­tu­ni­dad pa­ra per­se­ve­rar y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y cuan­do los pen­sa­mien­tos y ac­cio­nes son con­gruen­tes, se lo­gra una ar­mo­nía in­te­rior.

Vi­vir aho­ra mis­mo en el cie­lo, es de­cir, vi­vir en un es­ta­do men­tal de ar­mo­nía, ¡es real­men­te es­pe­ran­za­dor y re­con­for­tan­te!

Ha­ce al­gu­nos años pu­de ex­pe­ri­men­tar qué es vi­vir en un nue­vo cie­lo des­pués de re­sol­ver una cir­cuns­tan­cia muy ad­ver­sa pa­ra mí. Uno de mis ojos fue le­sio­na­do al tra­tar de rom­per una cás­ca­ra de ma­ní con mu­cha pre­sión, oca­sio­nan­do que par­tes pe­que­ñas de la mis­ma en­tra­ran a mi ojo.

El so­lo he­cho de par­pa­dear me pro­du­cía do­lor y era un tan­to di­fí­cil per­ma­ne­cer en cal­ma. Cuan­do una per­so­na con quien me en­con­tra­ba en el tra­ba­jo men­cio­nó mi si­tua­ción, me atur­dí un po­co pe­ro no me in­ti­mi­dé.

El co­men­ta­rio sir­vió pa­ra re­cu­rrir a lo que te­nía siem­pre con­mi­go: orar. Eso sig­ni­fi­ca pa­ra mí per­ma­ne­cer en se­re­na quie­tud de pen­sa­mien­to. Cuan­do el pen­sa­mien­to se ali­nea con la men­te di­vi­na, Dios, nos sen­ti­mos ro­dea­dos de una at­mós­fe­ra con ex­pec­ta­ti­vas del bien, en don­de no hay te­mor, só­lo la to­ta­li­dad del bien y se de­be afe­rrar fir­me­men­te a Dios y no per­mi­tir que na­da sino su se­me­jan­za es­té en el pen­sa­mien­to; tal co­mo ex­pli­ca Eddy en el li­bro Cien­cia y Sa­lud, que tra­ta so­bre la cu­ra­ción es­pi­ri­tual, cuan­do se pa­sa por una en­fer­me­dad.

Al re­fle­xio­nar con es­tas ideas es­pi­ri­tua­les re­co­no­cí que la se­me­jan­za del bien di­vino só­lo re­fle­ja su igual y por con­si­guien­te yo era, y soy siem­pre, par­te del bie­nes­tar; lo que quie­re de­cir que to­do lo que me ro­dea­ba só­lo po­dría ser ar­mo­nio­so y eterno.

Fue no­ta­ble có­mo des­pués de esa re­fle­xión la le­sión en mi ojo me­jo­ró. Eso hi­zo sen­tir­me to­tal­men­te en paz. En po­co tiem­po lo­gré abrir mi ojo y par­pa­dear de ma­ne­ra co­ti­dia­na y nor­mal, el ma­les­tar y la le­sión des­apa­re­cie­ron por com­ple­to.

Es­ta ex­pe­rien­cia pa­ra mí fue co­mo vi­vir el “cie­lo nue­vo y la tie­rra nue­va”. Con­ti­núo apren­dien­do más acer­ca del bie­nes­tar es­pi­ri­tual que me per­mi­te vi­vir más sa­lu­da­ble­men­te y me ani­ma sa­ber que to­dos pue­den te­ner ex­pe­rien­cias pa­re­ci­das.

No soy la úni­ca que vi­ve así. Co­noz­co a per­so­nas que lle­van una vi­da ar­mo­nio­sa, de­ján­do­se guiar por la sa­bi­du­ría es­pi­ri­tual que pa­ra ellos es el me­jor ca­mino pa­ra su sa­lud. ¡To­dos pue­den vi­vir el “cie­lo nue­vo y la tie­rra nue­va” aho­ra mis­mo!

————— (*) In­te­gran­te del Co­mi­té de Pu­bli­ca­ción de la Cien­cia Cris­tia­na pa­ra Pe­rú. pe­ru@com­pub.org

Los desafíos son una gran opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da, que se lo­gra con pen­sa­mien­tos y ac­cio­nes con­gruen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.