En la lu­cha con­tra el Par­kin­son

Diario de Yucatán - Salud - - NEWS - DR. JOR­GE EFRAÍN SA­LA­ZAR CE­BA­LLOS (*)

En con­me­mo­ra­ción del día mun­dial de la lu­cha con­tra el Par­kin­son, ce­le­bra­da ayer, re­cor­da­mos la his­to­ria del doc­tor Ja­mes Par­kin­son, por quien la en­fer­me­dad lle­va su ape­lli­do.

A lo lar­go de la his­to­ria mé­di­ca pue­den en­con­trar­se des­crip­cio­nes de pa­cien­tes con sig­nos y sín­to­mas su­ge­ren­tes de la de­no­mi­na­da En­fer­me­dad de Par­kin­son.

En los tex­tos ve­das (es­cri­tu­ras sa­gra­das del hin­duis­mo) se ha­ce men­ción a la pre­sen­cia de un ti­po de “per­so­nas con tem­blor”, de­no­mi­na­da kam­pa­va­ta, que se tra­ta­ban me­dian­te el uso de cier­tas hier­bas.

Fue has­ta 1817 cuan­do se pu­bli­can los in­for­mes del mé­di­co in­glés Ja­mes Par­kin­son, en los que se des­cri­be con gran pre­ci­sión el tem­blor, len­ti­tud de mo­vi­mien­tos y al­te­ra­ción en la pos­tu­ra pre­sen­tes en la en­fer­me­dad.

Pos­te­rior­men­te el neu­ró­lo­go fran­cés Char­cot agre­ga la pre­sen­cia del signo de­no­mi­na­do “ri­gi­dez”, de­bi­do al au­men­to del tono en los múscu­los. Es en­ton­ces cuan­do se re­fie­re a los pa­cien­tes con to­dos es­tos sig­nos co­mo por­ta­do­res de la En­fer­me­dad de Par­kin­son.

Las ac­ti­vi­da­des del Dr. Par­kin­son den­tro del cam­po de la me­di­ci­na ini­cial­men­te se di­ri­gie­ron ha­cia el área de la pe­dia­tría co­mo mé­di­co ge­ne­ral, pa­ra pos­te­rior­men­te ex­ten­der sus la­bo­res en un hos­pi­tal pri­va­do pa­ra en­fer­mos men­ta­les.

Es du­ran­te es­ta eta­pa cuan­do pu­bli­ca el li­bro “Un En­sa­yo so­bre la Pa­rá­li­sis Agi­tan­te”, don­de re­por­ta un to­tal de seis en­fer­mos: tres aten­dió co­mo pa­cien­tes, dos los ob­ser­vó ca­sual­men­te en la ca­lle y el úl­ti­mo “so­lo lo vio a la dis­tan­cia”.

Si bien se efec­tuó una ex­ce­len­te des­crip­ción de la en- fer­me­dad, el Dr. Par­kin­son no men­cio­na al­gún tra­ta­mien­to efi­caz.

Años des­pués, en 1969, el des­cu­bri­mien­to del fár­ma­co le­vo­do­pa mar­ca un par­te aguas en el ma­ne­jo de los pa­cien­tes, ya que me­jo­ra al­gu­nos sín­to­mas.

Sus­tan­cia que ayu­da

La en­fer­me­dad se ca­rac­te­ri­za por di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes, sien­do las más fre­cuen­tes las que afec­tan el sis­te­ma mo­tor de nues­tro or­ga­nis­mo, que re­quie­re pa­ra un ade­cua­do fun­cio­na­mien­to de do­pa­mi­na.

En­tre las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los pa­cien­tes es­tán: el tem­blor que se com­po­ne en for­ma de mo­vi­mien­tos de pil­do­reo o cuen­ta­mo­ne­das, ri­gi­dez y bra­di­ci­ne­sia (len­ti­fi­ca­ción del mo­vi­mien­to).

Sin em­bar­go exis­ten le­sio­nes a ni­vel de otras es­truc­tu­ras ce­re­bra­les que no tra­ba­jan con la do­pa­mi­na. Es­to se ha re­la­cio­na­do con la apa­ri­ción de otros sín­to­mas co­mo la pér­di­da del ol­fa­to o cier­tos tras­tor­nos del sue­ño co­mo el in­som­nio o tras­torno con­duc­tual del sue­ño.

En el ca­so de és­te úl­ti­mo se de­be des­car­tar la pre­sen­cia de cri­sis con­vul­si­vas, que se de­ba al uso de me­di­ca­men­tos o abu­so de cier­tas sus­tan­cias. En al­gu­nos es­tu­dios se es­ti­ma que has­ta una ter­ce­ra par­te de los pa­cien­tes pue­den pre­sen­tar es­te tras­torno a lo lar­go de la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad y fre­cuen­te­men­te son los fa­mi­lia­res quie­nes re­por­tan es­ta al­te­ra­ción.

La hi­pos­mia (pér­di­da de ol­fa­to) pue­de apa­re­cer has­ta en el 90% de los pa­cien­tes. Otro sín­to­ma fre­cuen­te pue­de ser el es­tre­ñi­mien­to.

Se han im­pli­ca­do múl­ti­ples orí­ge­nes en la gé­ne­sis de la en­fer­me­dad co­mo tras­tor­nos ge­né­ti­cos, ex­po­si­ción a her­bi­ci­das y edad avan­za­da, en­tre mu­chos otros.

En la ac­tua­li­dad exis­ten fár­ma­cos y mé­to­dos qui­rúr­gi­cos que son de gran uti­li­dad pa­ra el tra­ta­mien­to.

————— (*) Neu­ró­lo­go Clí­ni­co. Co­rreo elec­tó­ni­co: jo­ref6@hot­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.