Le­van­tar las an­clas pa­ra se­guir ade­lan­te

Diario de Yucatán - Salud - - NEWS - ROSY AL­CO­CER VÁZ­QUEZ (*)

Exis­ten mo­men­tos en la vi­da que cree­mos que nues­tras re­la­cio­nes se en­cuen­tran re­suel­tas y que na­da cam­bia­rá. Me re­fie­ro a la re­la­ción con el tra­ba­jo, hi­jos, pa­re­ja, fa­mi­lia, tra­ba­jo y fi­nan­zas, etc.

Sin em­bar­go, ge­ne­ral­men­te el “via­je” no es así, sino que se tra­ta de eta­pas en las que te­ne­mos, mu­chas ve­ces y aun­que no que­ra­mos, que mo­ver el ti­món, izar ve­las, le­var an­clas o de­jar de re­mar pa­ra que la co­rrien­te nos lle­ve al puer­to en don­de nos to­ca an­clar tem­po­ral o in­de­fi­ni­da­men­te.

No obs­tan­te, so­mos se­res de cos­tum­bres y los ner­vios nos ob­ce­can, que­dán­do­nos es­tan­ca­dos en don­de ya no te­ne­mos ca­bi­da o don­de las cir­cuns­tan­cias nos in­vi­tan a cam­biar a pe­sar de que el do­lor, que des­pués lo po­de­mos con­ver­tir en su­fri­mien­to, mer­me nues­tra sa­lud men­tal y fí­si­ca.

En al­gu­nas oca­sio­nes no nos de­te­ne­mos a pen­sar qué es lo que nos ha­ce pa­ra­li­zar­nos o no mo­ver­nos por in­ten­tar per­pe­tuar una re­la­ción (cual­quie­ra que és­ta sea) que ya no es fun­cio­nal, ni pa­ra los de­más ni pa­ra no­so­tros mis­mos y po­ner­se a ana­li­zar­lo pue­de lle­var­nos a des­per­di­ciar mu­chos años y al fi­nal el re­sul­ta­do se­rá igual si lo ana­li­za­mos o no.

Lo úni­co que me ha que­da­do cla­ro des­pués de mu­cho tiem­po en que me afe­rré a di­ver­sas cir­cuns­tan­cias con el pro­pó­si­to de no sen­tir do­lor, es que el mie­do nu­bla­ba mis ex­pec­ta­ti­vas de vi­da por­que, sin­ce­ra­men­te, el ape­go ha­bía lo­gra­do que me ol­vi­da­ra de ellas.

Acep­tar el mo­men­to

Pe­ro la vi­da es ma­ra­vi­llo­sa y cuan­do acep­ta­mos que es el mo­men­to de de­jar ir, de­jar de per­se­guir y ol­vi­dar­nos de los ape­gos (sin dis­tin­ción a si se tra­ta de cir­cuns­tan­cias, per­so­nas, há­bi­tos, co­sas o con­duc­tas), en­ton­ces co­men­za­mos a vis­lum­brar un re­per­to­rio dis­tin­to de po­si­bi­li­da­des que siem­pre han es­ta­do ahí y que nos ofre­cen una ca­li­dad de vi­da me­jor a la que ya nos ha­bía­mos acos­tum­bra­do a vi­vir.

Por eso hoy te in­vi­to a que te des cuen­ta qué ha de­ja­do de ser fun­cio­nal en tu vi­da, con el fin de que te des­pi­das de ellas de la me­jor ma­ne­ra, es de­cir, agra­de­cien­do los buenos mo­men­tos, en­se­ñan­zas, abra­zos, ri­sas o to­do aque­llo que apor­ta­ron a tu vi­da, pe­ro siem­pre con la pers­pec­ti­va de que to­do es pa­ra tu bien.

————— (*) Coach In­ter­na­cio­nal con PNL. Cur­sos y con­fe­ren­cias, Tels. 9991991131 y 99991131

Apren­der a de­jar ir aque­llo que nos man­tie­ne es­tá­ti­cos y que no nos ayu­da a cre­cer, es una re­co­men­da­ción pa­ra li­be­rar­se del ape­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.