Afec­ta­ría su cre­ci­mien­to

Es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que es ne­ce­sa­rio lle­var una die­ta ba­lan­cea­da du­ran­te la eta­pa in­fan­til, con el fin de te­ner un co­rrec­to desa­rro­llo fí­si­co y men­tal

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - —MA­RÍA JO­SÉ MO­RENO GUE­RRE­RO

Aun­que pa­ra un adul­to pue­de ser sano, lle­var una die­ta ve­ge­ta­ria­na o ve­ga­na du­ran­te la eta­pa in­fan­til sig­ni­fi­ca­ría pro­ble­mas a lar­go pla­zo en el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to del ni­ño.

“La die­ta de­be es­tar siem­pre ba­lan­cea­da tan­to en pro­teí­nas y car­bohi­dra­tos, co­mo en gra­sas”, afir­ma el Dr. Enrique Or­te­gón Ruiz, pe­dia­tra de la Clí­ni­ca de Mé­ri­da es­pe­cia­li­za­do en nu­tri­ción clí­ni­ca y obe­si­dad.

Si evi­tan los pro­duc­tos lác­teos o car­nes, los ni­ños pue­den pre­sen­tar de­fi­cien­cias de pro­teí­nas y es­to re­per­cu­ti­ría en su cre­ci­mien­to. Aun­que es sa­na, una die­ta de es­te ti­po no cu­bre al cien por cien­to los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les de los ni­ños, de acuer­do con el es­pe­cia­lis­ta, pues no se lo­gra su­plir los nu­trien­tes de ali­men­tos co­mo el pes­ca­do, res o in­clu­si­ve, cer­do.

“No es lo mis­mo un adul­to que se ali­men­ta so­la­men­te de eso (ha­blan­do de la die­tas ve­ge­ta­ria­nas), pues el adul­to ya ter­mi­nó de cre­cer. Con los ni­ños, la ma­sa en­ce­fá­li­ca es­tá cre­cien­do, su ce­re­bro es­tá desa­rro­llán­do­se y es­tá ma­du­ran­do; si a es­to le qui­ta­mos cier­to ti­po de nu­trien­tes en­ton­ces sí pue­de re­per­cu­tir en su salud”, di­ce el Dr. Enrique Or­te­gón.

Por su par­te, la nu­trió­lo­ga Pao­la Ruiz Agui­le­ra coin­ci­de en que de no ser lle­va­das co­rrec­ta­men­te, es­te ti­po de die­tas pue­den cau­sar una de­fi­cien­cia de nu­tri­men­tos que só­lo se en­cuen­tran en los pro­duc­tos de ori­gen ani­mal.

Re­que­ri­mien­tos es­pe­cia­les

El Dr. Enrique Or­te­gón in­di­ca que lo ideal es que los pa­dres acu­dan con un pe­dia­tra de­di­ca­do a la nu­tri­ción pa­ra orien­tar­se ade­cua­da­men­te, to­do de acuer­do “a la edad del ni­ño, qué es lo que de­be de co­mer y cuán­do de­be de es­tar co­mien­do”.

Afir­ma tam­bién que pue­de ha­ber cam­bios se­gún la edad, pues un pre ado­les­cen­te que tie­ne un ma­yor gas­to ca­ló­ri­co no co­me­rá lo mis­mo que un ni­ño de cua­tro años. “A ese ni­ño hay que dar­le una ali­men­ta­ción ade­cua­da pa­ra que no ten­ga de­fi­cien­cias de nin­gún ti­po de nu­trien­tes”.

Por su par­te, Pao­la Ruiz di­ce que los in­fan­tes de­ben con­su­mir ali­men­tos de to­dos los gru­pos: ver­du­ras, fru­tas, ce­rea­les, le­gu­mi­no­sas y de ori­gen ani­mal. “Si bien es ver­dad que las le­gu­mi­no­sas con­tie­nen una gran can­ti­dad de pro­teí­nas (que ge­ne­ral­men­te es el ma­cro­nu­trien­te que se ob­tie­ne de los ali­men­tos de ori­gen ani­mal), tam­bién es cier­to que el va­lor bio­ló­gi­co de las pro­teí­nas que con­tie­nen las le­gu­mi­no­sas es más ba­jo”,

La nu­trió­lo­ga es­pe­ci­fi­ca cuá­les son los nu­tri­men­tos que só­lo es­tán en ali­men­tos de ori­gen ani­mal o, en su ca­so, la can­ti­dad que hay en fru­tas, ver­du­ras, gra­nos y ce­rea­les es muy ba­ja.

“Tal es el ca­so de la vi­ta­mi­na B12, cu­yas fuen­tes son ex­clu­si­va­men­te de ali­men­tos de ori­gen ani­mal ta­les co­mo hí­ga­do, car­nes, pes­ca­do, hue­vo y lác­teos; el ome­ga 3, por su par­te, tam­bién pue­de ser de­fi­cien­te, ya que se en­cuen- tra prin­ci­pal­men­te en pes­ca­dos”. Otros nu­tri­men­tos que men­cio­na son los áci­dos gra­sos po­li­in­sa­tu­ra­dos de ca­de­na lar­ga ome­ga-3, que in­clu­yen a los áci­dos ei­co­sa­pen­ta­enoi­co y do­co­sahe­xa­enoi­co, re­co­no­ci­dos por su pa­pel en salud car­dio­vas­cu­lar, desa­rro­llo neu­ro­ló­gi­co y po­si­ble­men­te la salud ocu­lar, al igual que el hie­rro, cal­cio, vi­ta­mi­na D, zinc, pro­teí­nas y Io­do.

En en­tre­vis­ta apar­te, el pe­dia­tra tam­bién di­ce que pue­de ha­ber ni­ños que sean in­to­le­ran­tes a cier­to ti­po de nu­trien­tes y pa­ra des­cu­brir­lo exis­te un pa­nel ali­men­ta­rio y uno am­bien­tal. Si el re­sul­ta­do arro­ja al­gu­na aler­gia, se re­ti­ran de la die­ta los ali­men­tos que la cau­sen. De­pen­dien­do del gra­do de in­ten­si­dad pue­de re­que­rir­se de in­mu­ni­za­ción (va­cu­nas) pa­ra sen­si­bi­li­zar al me­nor, has­ta que lle­gue el mo­men­to en el que pue­dan con­su­mir to­dos los nu­trien­tes sin nin­gún pro­ble­ma.

Eta­pa im­por­tan­te

El Dr. Enrique Or­te­gón reite­ra la im­por­tan­cia de acu­dir con un mé­di­co que se es­pe­cia­li­ce en nu­tri­ción so­bre to­do du­ran­te los dos pri­me­ros años de vi­da del ni­ño, pues una bue­na ali­men­ta­ción du­ran­te esa eta­pa es la base pa­ra su desa­rro­llo en un fu­tu­ro.

“Ve­mos ni­ños de 6 años que es­tán des­nu­tri­dos, pe­ro sus dos pri­me­ros años fue­ron muy ma­los (res­pec­to a la co­mi­da), en­ton­ces ya per­di­mos”, di­ce el mé­di­co, y aña­de que tra­tar de com­pen­sar esa ma­la ali­men­ta­ción es com­pli­ca­do aún con el uso de vi­ta­mi­nas y otros apo­yos.

“Si el ni­ño no tie­ne to­dos es­tos nu­tri­men­tos pue­de te­ner un desa­rro­llo mer­ma­do, que pue­de afec­tar­lo cuan­do sea un jo­ven o un adul­to, tan­to en el as­pec­to fí­si­co co­mo men­tal. Mu­chas ve­ces exis­ten su­ple­men­tos o ali­men­tos for­ti­fi­ca­dos, sin em­bar­go al­gu­nas ve­ces no es lo mis­mo o no es su­fi­cien­te”, coin­ci­de la nu­trió­lo­ga Pao­la Ruiz.

Por ello, el Dr. Or­te­gón Ruiz re­co­mien­da a los pa­dres pres­tar aten­ción a lo que co­men sus hi­jos a par­tir de los seis me­ses, que es re­gu­lar­men­te cuan­do se em­pie­za a in­cluir más ali­men­tos. A par­tir del año, es ne­ce­sa­rio aña­dir a la dien­te pro­teí­nas en­te­ras, en­tre las que se en­cuen­tra la car­ne. Así, ade­más, se es­ta­ría en­se­ñan­do al me­nor la im­por­tan­cia de lle­var una die­ta ba­lan­cea­da, con­clu­ye el mé­di­co.

Ca­da per­so­na tie­ne ne­ce­si­da­des ali­men­ti­cias se­gún sus es­ti­lo de vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.