Ner­vios

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - DR. MA­RIO AL­BER­TO DEL VILLAR CER­VE­RA ————— (*) Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía pa­ra ni­ños y adul­tos. Star Me­di­ca. Te­lé­fono 196-1514.

El Dr. M ex­pli­ca que no cual­quier do­lor de oí­do se ori­gi­na de ahí, pe­ro al te­ner múl­ti­ples ter­mi­na­les ner­vio­sas se pue­de ver afec­ta­do.

Aun­que pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co, no to­do “do­lor de oí­do”, es un “au­tén­ti­co” do­lor de oí­do. Los mé­di­cos le lla­ma­mos otal­gia. Mu­chas ve­ces es di­fí­cil con­ven­cer a al­guno de los pa­cien­tes que acu­den a con­sul­ta de que esa mo­les­tia de al­guno de sus oí­dos que le des­per­tó en la no­che y que se va in­cre­men­tan­do has­ta con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro mar­ti­rio, no par­te de allí.

El oí­do hu­mano y, en ge­ne­ral de los ani­ma­les, tie­ne una pe­cu­lia­ri­dad anató­mi­ca: las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas que lle­gan a él son múl­ti­ples; es­tas le brindan sen­si­bi­li­dad y, en el ca­so de al­gu­nas es­truc­tu­ras, mo­vi­mien­to.

Así, ve­mos que el prin­ci­pal ner­vio que da sen­si­bi­li­dad, y que par­ti­cu­lar­men­te trans- mi­te do­lor, es el ner­vio tri­gé­mino, jus­to el de las neu­ral­gias tan fa­mo­sas. Pe­ro tam­bién el ner­vio glo­so­fa­rín­geo pue­de trans­mi­tir do­lor, sin ol­vi­dar el ple­xo cer­vi­cal (una red de ner­vios muy im­por­tan­tes).

Con res­pec­to al ner­vio “va­go” o dé­ci­mo par cra­neal, brin­da tam­bién sen­si­bi­li­dad y pu­die­ra ser po­si­ble una reac­ción “va­gal”, du­ran­te el ma­ne­jo del oí­do, por ejem­plo al ex­traer un ta­pón de ce­ru­men, así que es ne­ce­sa­rio que lo ha­ga el es­pe­cia­lis­ta.

El ner­vio fa­cial, co­mo se di­jo an­te­rior­men­te, apor­ta mo­vi­mien­to de los múscu­los del oí­do, pe­ro tam­bién brin­da fi­bras pa­ra secreciones y sen­si­ti­vas. To­do ello, ex­pli­ca que cual­quie­ra que sea el lu­gar don­de se es­ti­mu­le al­gu­na de es­ta red com­ple­ja de ner­vios, pue­de re­fle­jar­se en el oí­do. Un ejem­plo muy fre­cuen­te es cuan­do al­guien acu­dió al den­tis­ta y, por la ne­ce­si­dad de su cu­ra­ción, per­ma­ne­ce con la bo­ca abier­ta por mu­cho tiem­po. En es­te ca­so, son las ar­ti­cu­la­cio­nes de las man­dí­bu­las las que se in­fla­man; al es­tar tam­bién abas­te­ci­das por el ner­vio tri­gé­mino, cuan­do és­te se in­fla­ma trans­mi­te do­lor al oí­do del la­do afec­ta­do.

El masticar chi­cle con fre­cuen­cia, ca­cahua­tes, ali­men­tos du­ros, o sim­ple­men­te la con­trac­ción se­ve­ra de los múscu­los ma­se­te­ros por si­tua­cio­nes emo­ti­vas es­tre­san­tes que ha­cen que las ar­ti­cu­la­cio­nes de la man­dí­bu­la se aprie­ten, pue­den pro­vo­car do­lor con irra­dia­ción al oí­do. La irritación de la gar­gan­ta tam­bién pue­de afec­tar al oí­do por irritación del ner­vio glo­so­fa­rín­geo, in­clu­so cuan­do aún no hay in­fec­ción.

De tal for­ma que no to­do do­lor de oí­do, par­te de ahí, por pa­ra­dó­ji­co que sue­ne.

Di­ver­sas ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas afec­tan al oí­do y el do­lor no siem­pre se ori­gi­na di­rec­ta­men­te de es­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.