In­te­li­gen­cia

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - ————— (*) Dr. Jor­ge Sa­la­zar Ce­ba­llos. j o ref 6 @ h ot m a i l . co m DR. JOR­GE SA­LA­ZAR CE­BA­LLOS

El Dr. Jor­ge Sa­la­zar ha­bla del ta­len­to de los ni­ños au­tis­tas pa­ra cier­tas ra­mas.

A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des de com­por­ta­mien­to que trae con­si­go el au­tis­mo, los ni­ños que lo pa­de­cen pue­den te­ner ta­len­tos es­pe­cia­les en ma­te­rias es­pe­cí­fi­cas, fac­tor que lle­va a plan­tear­se du­das so­bre la in­te­li­gen­cia.

Se tra­ta de ni­ños ca­ren­tes de re­la­cio­nes so­cia­les y ha­bi­li­da­des pa­ra la co­mu­ni­ca­ción, que se au­to­le­sio­nan, mues­tran con­duc­tas agre­si­vas y con re­sis­ten­cias a los cam­bios.

Es­te sín­dro­me sue­le pre­sen­tar­se en la in­fan­cia, pe­ro a ve­ces exis­te des­de el na­ci­mien­to, aun­que se ma­ni­fies­te du­ran­te los tres pri­me­ros años de vi­da.

El tér­mino au­tis­ta fue em­plea­do por pri­me­ra vez por Bleu­ler, psi­quia­tra sui­zo, que en 1919 lo uti­li­zó pa­ra los pa­cien­tes que ma­ni­fes­ta­ban un alejamiento del mun­do ex­te­rior; en 1943, Leo Kan­ner nom­bró al tras­torno co­mo au­tis­mo in­fan­til tem­prano.

Si al­guien que pa­de­ce es­ta afec­ción desa­rro­lla el len­gua­je, és­te pue­de ser tar­dío. En mu­chos ca­sos, ade­más, pue­de es­tar mal desa­rro­lla­do o que in­clu­so los ni­ños no apren­dan a ha­blar. Ocu­rre tam­bién que los pa­cien­tes no lo­gran des­ci­frar los as­pec­tos emo­cio­na­les de los men­sa­jes que re­ci­ben, de for­ma que no son ca­pa­ces de en­ten­der chis­tes o iro­nías.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca es que los ni­ños adop­tan com­por­ta­mien­tos ri­tua­les (ge­ne­ral­men­te mo­to­res) que re­pi­ten con­ti­nua­men­te co­mo si tu­vie­ran un efec­to tran­qui­li­zan­te so­bre ellos.

Pe­ro aun con los im­pe­di­men­tos, se es­ti­ma que de cien ni­ños au­tis­tas, unos diez po­seen cua­li­da­des es­pe­cia­les y la me­mo­ria sue­le ser ex­cep­cio­nal, so­bre to­do pa­ra el as­pec­to en el cual des­ta­can.

Es de­cir, quien pa­de­ce au­tis­mo pue­de te­ner gra­ves di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je, pe­ro en un cam­po de­ter­mi­na­do, co­mo la mú­si­ca, el ar­te o las ma­te­má­ti­cas, es ex­tra­or­di- na­ria­men­te bien do­ta­do.

Es­tas cua­li­da­des es­pe­cia­les nos ha­cen in­te­rro­gar si la in­te­li­gen­cia, tie­ne al­go que ver con el ta­len­to pa­ra una de­ter­mi­na­da ca­pa­ci­dad men­tal o no. Creo que la pre­gun­ta se res­pon­de so­la: el ta­len­to que el au­tis­ta po­see, aun­que sea só­lo pa­ra un área de­ter­mi­na­da, pa­re­ce no te­ner na­da que ver con la in­te­li­gen­cia en ge­ne­ral.

Por otra par­te, ha­bría que pre­gun­tar­se por qué es­tos sa­bios es­pe­cia­li­za­dos en di­fe­ren­tes cam­pos del co­no­ci­mien­to han si­do diag­nos­ti­ca­dos co­mo au­tis­tas, pre­gun­tas pa­ra las cua­les aún no

te­ne­mos res­pues­tas, pe­ro po­de­mos de­cir es que exis­te una dis­fun­ción ce­re­bral que aún no ha si­do del to­do de­ter­mi­na­da y que en al­gu­nas oca­sio­nes se acom­pa­ña de epi­lep­sia. Tam­bién po­de­mos de­cir que lo más pro­ba­ble es que, en mu­chos ca­sos, exis­ti­ría un fac­tor ge­né­ti­co.

La me­mo­ria de los ni­ños au­tis­tas sue­le ser ex­cep­cio­nal, so­bre­to­do en los cam­pos del co­no­ci­mien­to pa­ra los que mues­tran te­ner ha­bi­li­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.