Re­to

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - DR. MA­RIO AL­BER­TO DEL VI­LLAR CERVERA ————— (*) Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía ni­ños y adul­tos. Con­sul­to­rio 423, Star Mé­di­ca. Tel. 196 -1 514 .

El Dr. M ha­bla so­bre lo di­fí­cil que es lu­char con­tra la ge­né­ti­ca.

La na­tu­ra­le­za es muy sa­bia; aun­que a ve­ces se equi­vo­ca un po­co, tien­de a co­rre­gir el error re­la­ti­vo que pu­do ha­ber co­me­ti­do.

Ex­pli­ca­ré lo an­te­rior. En el desa­rro­llo de la ca­be­za, ca­ra y cue­llo, exis­ten in­fi­ni­dad de fac­to­res que in­ter­vie­nen en el pro­ce­so. Em­pe­zan­do por los ras­gos ge­né­ti­cos que he­re­da­mos, y que por ello nos pa­re­ce­mos a nues­tros an­te­ce­so­res, po­de­mos ser be­ne­fi­cia­rios de ca­rac­te­rís­ti­cas que nos brin­den una her­mo­su­ra fí­si­ca, pe­ro tam­bién ser víc­ti­mas de ano­ma­lías del desa­rro­llo crá­neo-fa­cial que se van trans­mi­tien­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. En es­te pun­to se pue­de in­cluir mu­chí­si­mos de los sín­dro­mes ge­né­ti­cos que afec­tan el desa­rro­llo nor­mal de la ca­be­za, ca­ra y cue­llo.

Por otro la­do, pen­san­do que la ge­né­ti­ca fue be­né­vo­la, exis­ten fuer­zas in­con­ta­bles lla­ma­das vec­to­res que pue­den ha­cer que exis­tan mo­di­fi­ca­cio­nes en el es­que­le­to del com­ple­jo crá­neo má­xi­lo­fa­cial. Al­gu­nas pa­to­lo­gías co­mo la obs­truc­ción de la vía aé­rea por ade­noi­des (col­chón de tejido por de­trás de la na­riz) o las amíg­da­las (an­gi­nas), pue­den al­te­rar se­ve­ra­men­te ese desa­rro­llo al obli­gar al ni­ño a res­pi­rar por la bo­ca. Mu­chos de es­tos ca­sos, sea re­suel­to el pro­ble­ma res­pi­ra­to­rio o no (ca­be acla­rar que es per­ti­nen­te de to­das for­mas, re­sol­ver­lo), ter­mi­nan en un tra­ta­mien­to or­to­pé­di­co má­xi­lo-fa­cial, es de­cir, la or­to­don­cia.

Un ni­ño o adolescente, pue­de re­que­rir es­te ti­po de tra­ta­mien­to por mu­chas cau­sas, por ejem­plo, de­fec­tos en el ter­cio me­dio fa­cial que in­clu­ye la na­riz y los pó­mu­los; de­fec­tos en el ter­cio in­fe­rior, de­fi­ni­do por la man­dí­bu­la o qui­ja­da; pro­ble­mas en la mas­ti­ca­ción o, in­clu­so, por to­dos jun­tos. Allí es don­de in­ter­vie­ne la na­tu­ra­le­za.

En mu­chas oca­sio­nes, la or­to­don­cia di­ce una co­sa, pe­ro la na­tu­ra­le­za otra. Los mé­di­cos lu­chan con ahín­co pa­ra mo­di­fi­car las es­truc­tu­ras óseas que die­ron un apa­ren­te de­fec­to, ya sea en la mor­di­da o en el as­pec­to.

No obs­tan­te es­ta al­te­ra­ción, que des­co­no­ce la na­tu­ra­le­za y se “re­be­la” con­tra ello, ha­ce que las fuer­zas vec­to­ria­les se opon­gan a los cam­bios y que fi­nal­men­te en­cuen­tren una es­truc­tu­ra inocen­te con quién des qui­tar­se: las ar­ti­cu­la­cio­nes tem­po ro man­di­bu­la­res, o sea, las ar­ti­cu­la­cio­nes de la qui­ja­da. Al su­frir cam­bios, tam­bién obli­gan a un mal­fun­cio­na- mien­to que pue­de pro­pi­ciar en el en­fer­mo in­fla­ma­cio­nes que li­mi­ta­rán sus mo­vi­mien­tos y que, en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes, lle­van al pa­cien­te por “un do­lor de oí­do” que pue­de ser con­se­cuen­cia del gra­do de afec­ción en es­tas ar­ti­cu­la­cio­nes.

Por ello, es tan im­por­tan­te la in­ter­ven­ción, la ex­pe­rien­cia y la ade­cua­da va­lo­ra­ción clí­ni­ca de to­dos aque­llos que de­di­can su dis­tin­gui­da la­bor a es­te te­rreno.

Los ge­nes in­flu­yen en el desa­rro­llo de ano­ma­lías en ca­be­za y cue­llo que se trans­mi­ten por ge­ne­ra­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.