Sin el sen­ti­do del oí­do

Más allá del pro­ble­ma fí­si­co que sig­ni­fi­ca, la pér­di­da au­di­ti­va pue­de te­ner con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas y emo­cio­na­les en la per­so­na afec­ta­da por es­ta si­tua­ción

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

La pér­di­da au­di­ti­va pue­de afec­tar la for­ma en que un ni­ño se desen­vuel­ve en su en­torno, de acuer­do con di­fe­ren­tes fuen­tes mé­di­cas.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­fi­ne que la pér­di­da de au­di­ción ocu­rre cuan­do al­guien no es ca­paz de oír tan bien co­mo una per­so­na cu­yo sen­ti­do del oí­do es nor­mal. El pro­ble­ma se pue­de pre­sen­tar de for­ma le­ve, mo­de­ra­da, gra­ve o pro­fun­da, y afec­ta ya sea a uno o am­bos oí­dos.

Las per­so­nas que pa­de­cen es­te pro­ble­ma pue­den uti­li­zar au­dí­fo­nos, im­plan­tes co­clea­res y otros dis­po­si­ti­vos para lo­grar co­mu­ni­car­se me­jor. Cuan­do la pér­di­da de au­di­ción es pro­fun­da, se de­fi­ne co­mo sor­de­ra; en es­te ca­so, los afec­ta­dos es­cu­cha­rán muy po­co o prác­ti­ca­men­te na­da, y es co­mún que se co­mu­ni­quen me­dian­te sig­nos.

Es­te pro­ble­ma pue­de afec­tar la vi­da co­ti­dia­na y ge­ne­rar sen­ti­mien­tos de soledad y frus­tra­ción. De acuer­do con el si­tio “Hear-It.org”, “una pér­di­da de au­di­ción re­du­ce la ca­li­dad de vi­da, y para la ma­yo­ría de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des au­di­ti­vas es­ta pér­di­da tie­ne con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas, fí­si­cas y so­cia­les”.

En el mis­mo me­dio tam­bién se ex­pli­ca que in­ten­tar se­guir una con­ver­sa­ción pue­de ser real­men­te es­tre­san­te para una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va y que pue­de lle­gar a cau­sar tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos.

Por otra par­te, la re­vis­ta The Hea­ring Jour­nal, se­ña­la cuá­les son los tras­tor­nos que se pue­den agra­var por una pér­di­da au­di­ti­va. Pá­ni­co, fo­bia so­cial, an­sie­dad, y los tras­tor­nos ob­se­si­vo com­pul­si­vo, de per­so­na­li­dad o por es­trés post-trau­má­ti­co son al­gu­nos de los que se men­cio­nan. Asi­mis­mo, los ex­per­tos re­co­mien­dan que de te­ner dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va y pre­sen­tar­se al­gu­na de las se­ña­les men­cio­na­das, lo me­jor es acu­dir de in­me­dia­to a con­sul­ta.

Evi­tar el pro­ble­ma

En el ca­so de los ni­ños con pér­di­da au­di­ti­va, el diag­nós­ti­co opor­tuno así co­mo lle­var un tra­ta­mien­to ade­cua­do pue­den ser la di­fe­ren­cia en la evo­lu­ción de las ha­bi­li­da­des de ha­bla, len­gua­je y so­cia­les. De lo con­tra­rio el pro­ble­ma pue­de cau­sar un de­sa­rro­llo li­mi­ta­do del len­gua­je y el ha­bla, así co­mo una au­to­es­ti­ma dis­mi­nui­da.

Por ello, la OMS re­co­mien­da cier­tos mé­to­dos de pre­ven­ción. Al­gu­nas de las es­tra­te­gias son: va­cu­nar de for­ma opor­tu­na an­te las en­fer­me­da­des e in­fec­cio­nes que pue­den afec­tar el oí­do; evi­tar el uso de me­di­ca­men­tos que pue­dan afec­tar la au­di­ción; se­guir unas prác­ti­cas co­rrec­tas de aten­ción oto­ló­gi­ca; rea­li­zar prue­bas de de­tec­ción de oti­tis me­dia, y re­mi­tir al ser­vi­cio per­ti­nen­te a los be­bés que pre­sen­tan ries­gos al­tos de su­frir pér­di­da de au­di­ción, a fin de so­me­ter­los a una eva­lua­ción y diag­nós­ti­co tem­pra­nos.

El or­ga­nis­mo aña­de que “la de­tec­ción e in­ter­ven­ción tem­pra­nas son fun­da­men­ta­les para mi­ni­mi­zar las con­se­cuen­cias de la pér­di­da de au­di­ción, en el de­sa­rro­llo y el ren­di­mien­to es­co­lar del ni­ño. En los lac­tan­tes y ni­ños pe­que­ños con pér­di­da de au­di­ción, la de­tec­ción y el tra­ta­mien­to tem­pra­nos en el mar­co de pro­gra­mas de de­tec­ción au­di­ti­va neo­na­tal pue­den me­jo­rar los resultados lin­güís­ti­cos y es­co­la­res del ni­ño”. Es por to­dos es­tos mo­ti­vos que acu­dir a con­sul­ta an­te la mí­ni­ma sos­pe­cha de pér­di­da au­di­ti­va es de su­ma im­por­tan­cia.

An­te la mí­ni­ma se­ñal de pér­di­da au­di­ti­va, de­bes acu­dir a con­sul­ta para re­ci­bir tra­ta­mien­to opor­tuno y evi­tar las con­se­cuen­cias de es­ta afec­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.