Re­la­ción

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - MA­RIO AL­BER­TO DEL VILLAR CER­VE­RA

El Dr. “M” ex­pli­ca cuán­do un do­lor de gar­gan­ta de­be vi­gi­lar­lo un gas­tro­en­te­ró­lo­go.

Lo que le pa­sa a la gar­gan­ta pue­de es­tar re­la­cio­na­do con la ve­sí­cu­la bi­liar. De­bo em­pe­zar di­cien­do que par­te de la vía di­ges­ti­va y la vía aé­rea, tienen un ori­gen em­brio­na­rio muy cer­cano, cuan­do es­ta­mos den­tro del vien­tre de nues­tra ma­dre.

El de­sa­rro­llo co­mien­za co­mo un tu­bo al­re­de­dor del mes de ges­ta­ción; si bien em­pie­za co­mo un tu­bo co­mún, pron­to se ta­bi­ca y hay una pla­ca que se­pa­ra el esó­fa­go (tu­bo por don­de va la co­mi­da) de la la­rin­ge y la trá­quea (tu­bo por don­de va el ai­re). Cla­ro que pue­de ha­ber anomalías en el de­sa­rro­llo, co­mo el cierre de­fec­tuo­so en­tre es­tos tu­bos lue­go de lo cual que­da­rá un ori­fi­cio por el que los ali­men­tos pue­den pasar a la vía aé­rea, pro­du­cien­do com­pli­ca­cio­nes se­ve­ras.

Es­to se pue­de ve­ri­fi­car con es­tu­dios ra­dio­grá­fi­cos con me­dio de con­tras­te, dón­de se pue­de com­pro­bar ese pa­so anó­ma­lo de la sus­tan­cia a las vías res­pi­ra­to­rias. Otra for­ma con­co­mi­tan­te es el estudio en­dos­có­pi­co.

Has­ta aquí po­dría­mos de­cir que la re­la­ción es directa; pero vol­vien­do a la pre­gun­ta ini­cial, soy tes­ti­go de que un buen nú­me­ro de pacientes asisten al con­sul­to­rio con pro­ble­mas de la gar­gan­ta, co­mo do­lor, ca­rras­pe­ra, sen­sa­ción de es­tor­bo, tos y en mu­chos ca­sos, lo que lla­ma­mos dis­fo­nía, que no es otra co­sa que ron­que­ra.

Es­tos sín­to­mas, que pue­den ser ais­la­dos, com­ple­ta o in­com­ple­ta e in­clu­so en gra­dos de se­ve­ri­dad va­ria­ble, pue­den obe­de­cer a un pro­ble­ma al que por for­tu­na ca­da vez más ga­le­nos dan un diag- nós­ti­co cer­te­ro: el re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co.

Es­te pro­ble­ma se tra­ta del pa­so de áci­do clor­hí­dri­co que de­be­ría per­ma­ne­cer ca­si en for­ma ex­clu­si­va den­tro del es­tó­ma­go, pero que por in­fi­ni­dad de cir­cuns­tan­cias as­cien­de por el esó­fa­go, en oca­sio­nes en for­ma de mi­cro­go­tas o sim­ple­men­te co­mo un “alien­to” que ge­ne­ral­men­te ocasiona eruc­tos.

Es en­ton­ces cuan­do nues­tra ve­sí­cu­la pue­de te­ner al­go que ver. Si hay en­fer­me­dad ve­si­cu­lar bi­liar pue­de exis­tir lo que se lla­ma dis­pep­sia, que in­clu­ye el mal pro­ce­sa­mien­to del bo­lo ali­men­ti­cio (lo que he­mos co­mi­do), así co­mo un au­men­to de gas es­to­ma­cal o in­tes­ti­nal que as­cien­de a la fa­rin­ge y que tie­ne un pH áci­do que que­ma la gar­gan­ta y las vías aé­reas.

Por eso, es ne­ce­sa­rio que el oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go ex­plo­re el ab­do­men de un pa­cien­te cuan­do sos­pe­che es­te ti­po de cir­cuns­tan­cias y en ca­so de cer­te­za, su­ge­rir la in­ter­con­sul­ta con el es­pe­cia­lis­ta en vías di­ges­ti­vas, es de­cir, el gas­tro­en­te­ró­lo­go.

————— (*) Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía ni­ños y adul­tos. Con­sul­to­rio 423, Star Mé­di­ca. Te­lé­fono 999196 -1514.

El pa­so de áci­do clor­hí­dri­co por el esó­fa­go cau­sa el lla­ma­do re­flu­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.