Cui­dar a los hi­jos

Diario de Yucatán - Salud - - NEWS - MPE GE­RAR­DO PI­NE­DA MAR­TÍ­NEZ ————— (*) Psi­co­te­ra­peu­ta en el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral (CEDEHI) Cel. 9992 259085

“¿Por qué mi hi­jo no pa­ra de pe­dir y re­cla­mar?”, me de­cía una ma­má con mu­cha an­gus­tia. “Me es­fuer­zo en dar­le to­do lo que ne­ce­si­ta; su papá y yo tra­ba­ja­mos mu­chas ho­ras pa­ra que no le fal­te na­da, pe­ro pa­re­ce ser in­sa­cia­ble, y ca­da día nos es más di­fí­cil aten­der sus re­cla­mos”.

Le di­je: “Tu hi­jo no pa­sa ham­bre de co­mi­da, ni de co­sas, por­que le com­pran to­do lo que creen que ne­ce­si­ta y has­ta lo que no, pe­ro lo que si­gue sin re­sol­ver­se es su ham­bre afec­ti­va”. An­te es­ta afir­ma­ción, la ma­dre se mos­tró sor­pren­di­da y me dis­pu­se a ex­pli­car­le.

Los se­res hu­ma­nos so­mos vul­ne­ra­bles; des­de que na­ce­mos, los que nos ro­dean atien­den nues­tras de­man­das pa­ra la su­per­vi­ven­cia; esas per­so­nas se vuel­ven sa­tis­fac­to­res de las ne­ce­si­da­des y lo ha­cen co­mo pue­den, pe­ro en oca­sio­nes no se re­suel­ven del to­do las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, que­dan­do en evi­den­cia un dé­fi­cit por fal­ta apo­yo, com­pren­sión o ca­ri­ño.

Así, en el in­cons­cien­te se pro­du­ce la ne­ce­si­dad de bus­car los sa­tis­fac­to­res pa­ra de­jar de sen­tir­nos in­com­ple­tos, y el afec­ta­do cree en­con­trar­lo en una per­so­na, si­tua­ción o sus­tan­cia, crean­do el en­torno pro­pi­cio pa­ra desa­rro­llar una adic­ción en eta­pas pos­te­rio­res.

La ver­da­de­ra ra­zón

Te­ner una ac­ti­vi­dad o con­duc­ta adic­ti­va es una for­ma de ad­qui­rir lo que hi­zo fal­ta, ob­te­ner se­gu­ri­dad, eva­dir pro­ble­mas, eva­cuar frus­tra­cio­nes, pro­ble­mas per­so­na­les o es­ta­dos emo­cio­na­les.

Las lla­ma­das vi­ven­cias de va­cío se re­fie­ren al he­cho de que los ado­les­cen­tes y jó­ve­nes atra­vie­san mo­men­tos en los que se sien­ten so­los, sin na­da que les mo­ti­ve. En un chi­co in­adap­ta­do, es­tas vi­ven­cias se­rán más in­ten­sas que en un mu­cha­cho con ha­bi­li­da­des so­cia­les desa­rro­lla­das. De­be­mos acom­pa­ñar­lo, ha­cer­le sen­tir que él es im­por­tan­te y ayu­dar­lo a que des­cu­bra nue­vas y me­jo­res mo­ti­va­cio­nes, a tra­vés de pro­ce­sos terapéuticos que lo­gran dis­mi­nuir la sen­sa­ción de dé­fi­cit emo­cio­nal.

Otra de las cau­sas es la bús­que­da de ries­gos. Du­ran- te la ado­les­cen­cia exis­te la pro­cli­vi­dad na­tu­ral de los mu­cha­chos de en­ca­rar nue­vos desafíos, emo­cio­nes y ries­gos. Mien­tras más pro­pen­so sea el mu­cha­cho a emo­cio­nes in­ten­sas, ma­yor ni­vel de ries­go ten­drá con res­pec­to a las adic­cio­nes.

Es­ta­ble­cer con­tro­les se­rá muy im­por­tan­te: no dar­le di­ne­ro de más, ase­gu­rar­nos a dón­de va cuan­do sa­le y, lo más im­por­tan­te, ha­cer­le ver que lo que ha­ga mal se­rá de su res­pon­sa­bi­li­dad.

La pre­sión so­cial es tam­bién un fac­tor de gran im­pac­to. Los ado­les­cen­tes bus- can al­ter­na­ti­vas de re­la­ción pa­ra ex­pe­ri­men­tar y lu­char con­tra su pro­pia de­pen­den­cia de los pa­dres. En con­se­cuen­cia pa­sa a de­pen­der en ma­yor gra­do de su gru­po de ami­gos y se tor­na más in­fluen­cia­ble de sus opi­nio­nes, cos­tum­bres y há­bi­tos, in­clui­dos los mo­der­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Cuan­do el gru­po fa­mi­liar di­fi­cul­ta la in­de­pen­den­cia del jo­ven, la pre­sión del gru­po de pa­res se agu­di­za. Por ello, de­be­mos ayu­dar­le a que ca­mi­ne so­lo, desa­rro­llan­do su cri­te­rio, re­for­zan­do el con­cep­to de res­pon­sa­bi­li­dad.

Ade­más de cual­quier ne­ce­si­dad fí­si­ca, los ni­ños re­quie­ren sa­tis­fa­cer el de­seo de sen­tir­se acom­pa­ña­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.