To­mar un ba­ño de agua fría al pa­re­cer es una ex­ce­len­te for­ma de em­pe­zar el día. Al me­nos, los es­tu­dios al res­pec­to se­ña­lan que es­to es po­si­ble.

Per­so­nas po­drían li­diar con el es­trés y otros pro­ble­mas

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

Se di­ce que to­mar un ba­ño con agua fría ayu­da a tra­tar la de­pre­sión y la an­sie­dad, re­pa­rar los múscu­los tras el ejer­ci­cio, que­mar más gra­sa o in­clu­so dar­le un im­pul­so al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

A nivel do­més­ti­co, una du­cha de agua fría es bas­tan­te se­gu­ra, a ex­cep­ción de las per­so­nas con edad muy avanzada o pro­ble­mas de co­ra­zón, en­fa­ti­za el doc­tor Ch­ris van Tu­lle­ken, pre­sen­ta­dor del pro­gra­ma de la BBC “Trust me, I´m a doc­tor”.

Aun­que to­da­vía no ha ha­bi­do un ex­pe­ri­men­to clí­ni­co que ha­ya uti­li­za­do una te­ra­pia de du­chas frías co­mo par­te del tra­ta­mien­to pa­ra la de­pre­sión y la an­sie­dad, al­gu­nos ex­per­tos creen que pue­de ayu­dar.

La teo­ría de­trás de esa idea es que la ex­po­si­ción re­pe­ti­da al agua fría ha­ce que el or­ga­nis­mo se vuel­va más eficaz a la hora de li­diar con la res­pues­ta al es­trés y con to­dos los cambios quí­mi­cos y hor­mo­na­les que las per­so­nas con de­pre­sión sien­ten.

Por su par­te, un es­tu­dio ho­lan­dés so­bre el efec­to de las du­chas frías so­bre la sa­lud y el tra­ba­jo pu­bli­ca­do en 2016 en la re­vis­ta “PLOS One” ha­lló que una du­cha dia­ria de agua fría re­sul­tó en una re­duc­ción del 29% en la au­to­eva­lua­ción de en­fer­me­dad de los par­ti­ci­pan­tes du­ran­te los 90 días si­guien­tes a ha­ber adop­ta­do ese há­bi­to.

Du­ran­te al me­nos 30 días con­se­cu­ti­vos los in­di­vi­duos de­bían ba­ñar­se con agua fría al fi­nal de sus du­chas ha­bi­tua­les con agua ca­lien­te, du­ran­te pe­rio­dos de 30, 60 o 90 se­gun­dos, se­gún el sub­gru­po de es­tu­dio. Los in­ves­ti­ga­do­res com­pro­ba­ron que la du­ra­ción de la du­cha fría no in­flu­yó los re­sul­ta­dos, así que afor­tu­na­da­men­te 30 se­gun­dos son su­fi­cien­tes.

El efec­to be­ne­fi­cio­so más des­ta­ca­do por los vo­lun­ta­rios fue un au­men­to del nivel per­ci­bi­do de ener­gía, que mu­chos com­pa­ra­ban con el efec­to de la ca­feí­na. Por otro la­do, el efec­to ad­ver­so mo­de­ra­do más re­por­ta­do fue una sen­sa­ción per­sis­ten­te de frío en el cuer­po, las ma­nos y los pies.

Otros be­ne­fi­cios

Mu­chos atle­tas son par­ti­da­rios de los ba­ños en agua fría des­pués del ejer­ci­cio. Se­gún la teo­ría, su­mer­gir­se en agua fría re­du­ce el do­lor y ace­le­ra la re­cu­pe­ra­ción de las pe­que­ñas fi­su­ras en los múscu­los. Mien­tras que al­gu­nos es­tu­dios di­cen que me­jo­ra la re­cu­pe­ra­ción, otros su­gie­ren que pue­de re­du­cir la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de los múscu­los.

Otra de las creen­cias po­pu­la­res so­bre to­mar ba­ños con agua fría es que pue­den con­ver­tir la gra­sa “blan­ca” no sa­lu­da­ble en gra­sa “par­da” ac­ti­va y me­ta­bó­li­ca­men­te sa­lu­da­ble, el ti­po de gra­sa que que­ma­mos pa­ra tem­blar. De­sa­for­tu­na­da­men­te, de acuer­do con Tu­lle­ken, hay muy po­cas evi­den­cias de que eso sea ver­dad.

Un ba­ño con agua fría su­po­ne un shock pa­ra el cuer­po, al su­bir el rit­mo car­día­co y li­be­rar­se la adre­na­li­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.