Obe­si­dad, una epi­de­mia

La nu­trió­lo­ga clí­ni­ca Sindy Evia He­re­dia acla­ra al­gu­nos mi­tos so­bre el ex­ce­so de pe­so, mis­mos que pue­den ser un obs­tácu­lo en la lu­cha con­tra es­ta pro­ble­má­ti­ca

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - – ELE­NA MU­RI­LLO CASTRO

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la obe­si­dad ha al­can­za­do pro­por­cio­nes epi­dé­mi­cas a ni­vel mun­dial y ca­da año mue­ren, co­mo mí­ni­mo, 2.8 mi­llo­nes de per­so­nas a cau­sa de la obe­si­dad o so­bre­pe­so, así que re­sul­ta re­le­van­te en­fa­ti­zar la im­por­tan­cia de lle­var una bue­na ali­men­ta­ción.

Por ese mo­ti­vo rea­li­za­mos una en­tre­vis­ta con la nu­trió­lo­ga clí­ni­ca Sindy Evia He­re­dia, tra­ba­ja­do­ra del Cen­tro Mé­di­co Pen­sio­nes y edu­ca­do­ra en el te­ma de dia­be­tes, quien nos com­par­te con­se­jos y des­mien­te mi­tos con res­pec­to a tan so­na­do te­ma.

Pri­me­ro que na­da, la ex­per­ta co­men­ta que se en­tien­de co­mo nor­mo­pe­so aquel que re­sul­te en un Ín­di­ce de Ma­sa Cor­po­ral (IMC) de en­tre 18.5 y 24.9 kg/m2, el cual se pue­de cal­cu­lar di­vi­dien­do el pe­so (kg) en­tre la estatura (me­tros) al cua­dra­do. Sin em­bar­go, aña­de que la com­po­si­ción cor­po­ral tam­bién se de­be de te­ner en cuen­ta y no úni­ca­men­te el da­to ais­la­do del pe­so, pues el IMC no es un pre­dic­tor por sí so­lo del ries­go de pa­de­cer en­fer­me­da­des cró­ni­cas o car­dia­cas.

Sindy Evia de­cla­ra que la in­ges­ta de ca­lo­rías por día va­ría de per­so­na a per­so­na, to­man­do en cuen­ta di­ver­sos fac­to­res co­mo la edad, pe­so y gé­ne­ro del in­di­vi­duo, por men­cio­nar al­gu­nos. No obs­tan­te, exis­ten fór­mu­las específicas, las cua­les con­si­de­ran ta­les di­fe­ren­cias pa­ra rea­li­zar el cálcu­lo de ca­lo­rías, por lo que no exis­te una re­co­men­da­ción ge­ne­ral.

Se pue­de es­cu­char que en­tre las co­mi­das prin­ci­pa­les, de­be ha­ber co­la­cio­nes, pe­ro ¿qué tan im­por­tan­tes re­sul­tan los re­fri­ge­rios pa­ra man­te­ner nues­tra die­ta ba­lan­cea­da? Al res­pec­to, la nu­trió­lo­ga de­cla­ra que las co­la­cio­nes son con­ve­nien­tes den­tro de una die­ta pues­to que per­mi­ten que los ni­ve­les de glu­co­sa se man­ten­gan es­ta­bles. Au­na­do a es­to, pre­vie­nen la acu­mu­la­ción de te­ji­do gra­so y, por en­de, me­jo­ran el me­ta­bo­lis­mo.

Nues­tros ho­ra­rios de co­mi­das de­pen­den de nues­tras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. A pe­sar de es­to la es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción acon­se­ja que el desa­yuno se reali­ce en la pri­me­ra ho­ra des­pués de le­van­tar­se; la co­la­ción ma­tu­ti­na an­tes de que se cum­plan 4 ho­ras de ha­ber rea­li­za­do el desa­yuno; la co­mi­da an­tes de que trans­cu­rran 3 ho­ras de la co­la­ción ma­tu­ti­na; la co­la­ción ves­per­ti­na an­tes de que pa­sen 4 ho­ras de ha­ber rea­li­za­do la co­mi­da, y la ce­na an­tes de cum­plir­se 3 ho­ras de la co­la­ción ves­per­ti­na. En ca­so de rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca, es im­por­tan­te que és­ta sea 2 ho­ras des­pués de una de las co­mi­das prin­ci­pa­les (desa­yuno, co­mi­da y ce­na).

Mi­tos y ver­da­des

La ex­per­ta ex­pli­ca que hay mu­chos mi­tos so­bre la pér­di­da de pe­so y las die­tas, así que com­par­te las prin­ci­pa­les. Se di­ce que es in­co­rrec­to “co­mer ha­ri­nas por las tar­des por­que au­men­ta­rás de pe­so”. La reali­dad es que se de­ben con­su­mir hi­dra­tos de car­bono en to­das las co­mi­das, in­clu­so la ce­na, pe­ro cui­dan­do la can­ti­dad y el ti­po de hi­dra­tos de car­bono a con­su­mir.

Men­cio­na tam­bién la fra­se: “Evi­tar ce­nar te per­mi­te ba­jar de pe­so”, lo que ase­gu­ra es to­tal­men­te fal­so. Al no ce­nar dis­mi­nu­yes la ve­lo­ci­dad con la que gas­tas ener­gía, por lo que vuel­ves tu me­ta­bo­lis­mo más len­to y fo­men­tas la acu­mu­la­ción de te­ji­do gra­so.

Al res­pec­to de la le­yen­da “ba­jo en gra­sa o sin gra­sa”, ex­pli­ca que aun­que un ali­men­to lo di­ga no sig­ni­fi­ca que sea li­bre de ener­gía, ya que pue­de ser más ba­jo en ca­lo­rías que una ra­ción del mis­mo pro­duc­to con to­da su gra­sa. Sin em­bar­go, hay ali­men­tos pro­ce­sa­dos que son ba­jos en gra­sa o sin gra­sa pe­ro que tie­nen igual o más ca­lo­rías que el ali­men­to ori­gi­nal. Por ello, re­co­mien­da re­vi­sar la eti­que­ta nu­tri­cio­nal y res­pe­tar el ta­ma­ño de por­ción que de­bes de con­su­mir.

Fi­nal­men­te, la nu­trió­lo­ga clí­ni­ca y edu­ca­do­ra en dia­be­tes acon­se­ja no sus­ti­tuir el con­su­mo de agua por be­bi­das sa­bo­ri­za­das, aun­que és­tas sean li­bres de ener­gía, res­pe­tar las por­cio­nes de ali­men­to a con­su­mir en to­das las co­mi­das, aun cuan­do co­mas fue­ra, y no li­mi­tar tus mo­vi­mien­tos, ela­bo­rar un pro­gra­ma de ejer­ci­cio e in­ten­tar man­te­ner­te ac­ti­vo du­ran­te el trans­cur­so del día, es­to con el pro­pó­si­to de lle­var y man­te­ner una bue­na ali­men­ta­ción. Asi­mis­mo, ex­hor­ta a con­tac­tar con un pro­fe­sio­nal en la ma­te­ria.

Con­su­mir agua, res­pe­tar las por­cio­nes ali­men­ti­cias y ela­bo­rar un pro­gra­ma de ejer­ci­cio son al­gu­nos de los con­se­jos de la nu­trió­lo­ga Sindy Evia He­re­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.