Par­kin­son

Mo­ti­va­dos por el Día Mun­dial de la En­fer­me­dad de Par­kin­son, en­tre­vis­ta­mos a al­gu­nos pa­cien­tes quie­nes pla­ti­can so­bre su ex­pe­rien­cia.

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - — GLO­RIA MON­TE­RO LEAL

Con mo­ti­vo del Día Mun­dial de la En­fer­me­dad del Par­kin­son se reali­zó un fo­ro en el Ins­ti­tu­to Neu­ro­psi­quiá­tri­co de Yu­ca­tán en el que par­ti­ci­pa­ron re­co­no­ci­dos doc­to­res del es­ta­do y tres pa­cien­tes die­ron su tes­ti­mo­nio.

“El Par­kin­son es una en­fer­me­dad pro­gre­si­va que dis­ca­pa­ci­ta por las al­te­ra­cio­nes mo­to­ras que pre­sen­ta ta­les co­mo el tem­blor, ri­gi­dez y len­ti­tud de mo­vi­mien­tos”, ex­pli­có el doc­tor Jor­ge Salazar Ce­ba­llos.

Mar­le­ne Medina, fun­da­do­ra de la aso­cia­ción “Uni­dos en Mo­vi­mien­to con Par­kin­son”, fue una de las que com­par­tió su tes­ti­mo­nio. A ella le de­tec­ta­ron la en­fer­me­dad cuan­do te­nía 33 años de edad. “Yo te­nía un tra­ba­jo muy es­tre­san­te en Es­ta­dos Uni­dos y me di cuen­ta que cuan­do iba a to­mar no­tas em­pe­za­ba a es­cri­bir muy chi­co y lue­go me sa­lían ga­ra­ba­tos; tam­bién arras­tra­ba mi pie y no te­nía fuer­za”, pla­ti­có Mar­le­ne acer­ca de có­mo em­pe­zó a dar­se cuen­ta de que al­go es­ta­ba mal.

El ca­so del doc­tor Juan Pin­to fue di­fe­ren­te. Aun­que el pa­de­ce po­lio­mie­li­tis des­de los 8 años de edad, lle­va­ba una vi­da tran­qui­la has­ta que por fuer­tes pro­ble­mas fa­mi­lia­res y de­pre­sión “se le dis­pa­ró el Par­kin­son”. Al mo­men­to del diag­nós­ti­co, se en­te­ró que te­nía cin­co años con la en­fer­me­dad. “Des­pués de la se­gun­da con­sul­ta, tu­ve una reunión con mis pa­pás y mi es­po­sa de­ci­dió de­jar­me. En ese mo­men­to se aca­bó mi mun­do, me acos­té en mi ha­ma­ca y no sa­lía de ahí pe­ro mis ami­gos mé­di­cos me alen­ta­ron a sa­lir ade­lan­te”.

Ac­tual­men­te, tie­ne 14 años con la en­fer­me­dad y se de­di­ca a dar cla­ses de ar­tes mar­cia­les pa­ra adultos ma- yo­res, con­sul­tas en Ti­zi­mín y ha­ce ejer­ci­cio.

El ter­cer tes­ti­mo­nio fue el del doc­tor He­ri­ber­to Ar­ci­la He­rre­ra, fun­da­dor de la Aca­de­mia Yu­ca­te­ca de Me­di­ci­na y Ci­ru­gía , quien a sus 77 años se dio cuen­ta de que te­nía la en­fer­me­dad y aho­ra cin­co años des­pués lo to­ma con mu­cho hu­mor ase­gu­ran­do que “la se­ño­ri­ta Par­kin­son con­vi­ve de­ba­jo de su piel”. La pér­di­da del ol­fa­to, dar­se cuen­ta de que los múscu­los de sus ma­nos se mo­vían so­los y el tem­blor fue­ron los sín­to­mas que pau­la­ti­na­men­te apa­re­cie­ron has­ta de­cla­rar­se la en­fer­me­dad. “Hay que to­mar­lo hu­mo­rís­ti­ca­men­te por­que si no la en­fer­me­dad se mul­ti­pli­ca. Es im­por­tan­te se­guir las in­di­ca­cio­nes del mé­di­co y que sean pru­den­tes en acep­tar lo que vie­ne. Hay que sa­car­le pro­ve­cho y apren­der de las ad­ver­si­da­des”, agre­gó.

Cam­bio po­si­ti­vo

Los tres han apren­di­do a con­vi­vir con el pa­de­ci­mien­to y lo lle­van de la me­jor for­ma aun­que no fue así al prin- ci­pio. “Cuan­do me di­je­ron lo que te­nía, sa­lí del con­sul­to­rio y me pu­se a llo­rar. Yo no sa­bía ni qué era eso y no en­ten­día na­da”, con­tó Mar­le­ne.

Tiem­po des­pués, le in­for­ma­ron que era can­di­da­ta a ci­ru­gía, la cual tu­vo ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos e hi­zo a Mar­le­ne sen­tir “que la en­fer­me­dad re­tro­ce­dió 12 años; pue­do vol­ver a ha­cer mu­chas co­sas que ya no po­día co­mo ma­ne­jar au­to­mó­vil y bi­ci­cle­ta o aga­rrar una ta­za”. “Aun­que es una en­fer­me­dad con la que se te aca­ba la agi­li­dad, a mí me ha da­do mu­cho; hi­ce la aso­cia­ción pa­ra co­no­cer a gen­te co­mo yo y dar­me cuen­ta que no es­ta­ba so­la. Es cier­to que nos qui­ta mu­cho pe­ro si le po­nes ga­nas lo ves co­mo al­go más de la vi­da”, agre­gó.

El doc­tor Pin­to se des­cri­bió co­mo una per­so­na muy es­tric­ta, con un ca­rác­ter co­lé­ri­co y enojón pe­ro a raíz del pa­de­ci­mien­to se ha ido trans­for­man­do. “He cam­bia­do mi con­duc­ta men­tal, ya no soy agre­si­vo y me pue­do reír de las co­sas que pa­san, vi­vir las emo­cio­nes es un lo­gro pa­ra mí. Los pen­sa­mien­tos son los que cam­bian la men­te y la vi­da, bá­si­ca­men­te es­to no es un im­pe­di­men­to pa­ra mí”, com­par­tió el doc­tor.

Por su par­te, el doc­tor Cé­sar Es­pa­das So­sa, men­cio­nó otro as­pec­to im­por­tan­te, pues en mu­chas oca­sio­nes el Par­kin­son “pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do o ne­gar­se psi­co­ló­gi­ca­men­te por la per­so­na que em­pie­za a te­ner sín­to­mas le­ves o ais­la­dos”.

“Mu­chas ve­ces pue­den pa­sar va­rios años pa­ra que se de­tec­te y eso ha­ce que el pa­de­ci­mien­to avan­ce, sien­do una des­ven­ta­ja ini­ciar el tra­ta­mien­to de for­ma tar­día”.

El Par­kin­son es un te­ma com­pli­ca­do y de di­ver­sos fac­to­res; por eso, el Dr. Salazar Ce­ba­llos tra­ba­ja en con­jun­to con los tres pa­cien­tes en­tre­vis­ta­dos y al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas en el te­ma pa­ra rea­li­zar un li­bro ti­tu­la­do “En­ten­da­mos el Par­kin­son”, que a tra­vés de un en­fo­que mul­ti­dis­ci­pli­na­rio ayu­da­rá a re­sol­ver las du­das tan­to de los pa­cien­tes co­mo de las per­so­nas que con­vi­ven con él.

Al fren­te, Mar­le­ne Medina, doc­to­res Juan Pin­to y He­ri­ber­to Ar­ci­la He­rre­ra; de­trás, doc­to­res Car­los Ba­rre­ra, Jo­sé Tzab, reha­bi­li­ta­dor Cris­tó­bal Ba­rre­ra, doc­to­res Jor­ge Salazar Ce­ba­llos, Eu­lo­gio Pé­rez, Cé­sar Es­pa­das So­sa, Bernardo Bo­lea­ga y Víc­tor...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.