Des­cu­bri­mien­to

“Nu­do” se for­ma en eta­pa con­cre­ta de vi­da de cé­lu­las

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

In­ves­ti­ga­do­res de Aus­tra­lia pu­die­ron iden­ti­fi­car una nue­va for­ma en la ca­de­na del ADN que apa­re­ce y se di­suel­ve en mo­men­tos es­pe­cí­fi­cos.

Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­có di­rec­ta­men­te una nue­va es­truc­tu­ra pa­re­ci­da a “un nu­do en­ma­ra­ña­do” y lla­ma­da “i-mo­tif ” en el ADN de las cé­lu­las hu­ma­nas vi­vas, in­for­ma­ron fuen­tes cien­tí­fi­cas en Aus­tra­lia.

De acuer­do con EFE, el ha­llaz­go fue rea­li­za­do por científicos del Ins­ti­tu­to Gar­van de Síd­ney y re­ve­la una ma­yor com­ple­ji­dad del có­di­go ge­né­ti­co hu­mano.

El ADN con­tie­ne in­for­ma­ción pa­ra fa­bri­car las pro­teí­nas en for­ma de se­cuen­cia de cua­tro le­tras o ba­ses, la ade­ni­na (A), la gua­ni­na (G), la ti­mi­na (T) y la ci­to­si­na (C). El es­tu­dio re­ve­la que fragmentos cor­tos de ADN pue­den exis­tir en di­fe­ren­tes for­mas que, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, po­drían desem­pe­ñar un pa­pel im­por­tan­te en có­mo se “lee” el có­di­go del áci­do des­oxi­rri­bo­nu­clei­co.

“El i-mo­tif es un nu­do de cua­tro he­bras de ADN“, ex­pli­có Mar­cel Din­ger, uno de los au­to­res del tra­ba­jo. “En la es­truc­tu­ra del nu­do, las le- tras C de la mis­ma he­bra del ADN se unen en­tre sí, a di­fe­ren­cia de la do­ble hé­li­ce en la que las le­tras de las he­bras opues­tas se re­co­no­cen en­tre sí“, aña­dió.

Pe­río­do es­pe­cí­fi­co

Pa­ra ver el i-mo­tif en las cé­lu­las, los científicos desa­rro­lla­ron una he­rra­mien­ta ba­sa­da en un frag­men­to de una mo­lé­cu­la de an­ti­cuer­po -que re­co­no­cía y se unía a las es­truc­tu­ras- y téc­ni­cas fluo­res­cen­tes, que per­mi­tían ver­las co­mo pun­tos ver­des.

“Lo más emo­cio­nan­te es que pu­di­mos ver có­mo los pun­tos ver­des, los i-mo­tifs, apa­re­cían y des­apa­re­cían en un pe­río­do de tiem­po, por lo que sa­be­mos que és­tos se for­man, se di­suel­ven y se for­man otra vez”, di­jo Mah­di Ze­raa­ti, cu­ya in­ves­ti­ga­ción im­pul­só el des­cu­bri­mien­to.

Los in­ves­ti­ga­do­res no­ta­ron que los i-mo­tifs se for­man en un punto par­ti­cu­lar en el ci­clo de vi­da de las cé­lu­las, en la úl­ti­ma fa­se del G1, cuan­do el ADN es “leí­do” ac­ti­va­men­te. Tam­bién mos­tra­ron que los i-mo­tifs apa­re­cen en al­gu­nas re­gio­nes pro­mo­to­ras -áreas en las que el ADN con­tro­la si los ge­nes son ac­ti­va­dos o no- y en los te­ló­me­ros, los ex­tre­mos de los cro­mo­so­mas que son im­por­tan­tes pa­ra el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to.

“Cree­mos que las entradas y sa­li­das de los i-mo­tifs dan pis­tas de lo que ha­cen. Pa­re­ce que es­tán pa­ra ayu­dar a los ge­nes a ac­ti­var­se y des­ac­ti­var­se y pa­ra de­ter­mi­nar si un gen es leí­do ac­ti­va­men­te o no“, di­jo Ze­raa­ti.

Ja­mes Wat­son y Fran­cis Crick des­cri­bie­ron des­de 1953 al có­di­go ge­né­ti­co hu­mano con una do­ble hé­li­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.