Ne­ce­sa­rio

Apo­ya al de­re­cho pe­nal a la ho­ra de in­ves­ti­gar he­chos

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - GLORIA MONTERO LEAL.

Marcial Cua Ake, quí­mi­co far­ma­céu­ti­co bio­ló­gi­co y pe­ri­to quí­mi­co, ex­pli­ca la im­por­tan­cia del pa­pel de los cri­mi­na­lis­tas pa­ra es­cla­re­cer los he­chos.

La ge­né­ti­ca, he­ma­to­lo­gía y to­xi­co­lo­gía son ele­men­tos cla­ves pa­ra la quí­mi­ca fo­ren­se pues a tra­vés de dis­tin­tas he­rra­mien­tas per­mi­ten in­ves­ti­gar una di­ná­mi­ca de he­chos y en­con­trar una ex­pli­ca­ción a los crí­me­nes o dis­tin­tas si­tua­cio­nes re­la­cio­na­das a la jus­ti­cia.

Marcial Cua Ake, quí­mi­co far­ma­céu­ti­co bio­ló­gi­co y pe­ri­to quí­mi­co de la Fis­ca­lía del Es­ta­do, ex­pli­có que la cri­mi­na­lís­ti­ca se tra­ta de una cien­cia au­xi­liar del de­re­cho pe­nal su­ma­men­te im­por­tan­te, ya que ayu­da a la iden­ti­fi­ca­ción de hu­ma­nos, sus­tan­cias o flui­dos bio­ló­gi­cos en el lu­gar de los he­chos.

Marcial Cua es tam­bién do­cen­te en la Uni­ver­si­dad Me­soa­me­ri­ca­na de San Agus­tín (UMSA), don­de en­se­ña a sus alum­nos la im­por­tan­cia de la quí­mi­ca fo­ren­se y có­mo se re­la­cio­na con otras dis­ci­pli­nas pa­ra lle­gar a un re­sul­ta­do. “En la uni­ver­si­dad, ne­ce­si­ta­mos per­so­nas que sean hu­ma­nas, con sen­ti­do y ca­rác­ter hu­ma­nos pa­ra te­ner co­mo bien co­mún el bie­nes­tar en nues­tro es­ta­do. For­ma­mos cri­mi­na­lis­tas con mu­cha éti­ca y pro­fe­sio­na­lis­mo”, en­fa­ti­za.

“Co­mo pe­ri­tos quí­mi­cos lo que ha­ce­mos es bus­car las sus­tan­cias quí­mi­cas en el lu­gar de los he­chos y pos­te­rior­men­te a tra­vés de una mues­tra ha­cer un ti­po de com­pa­ra­ción pa­ra in­da­gar en los he­chos”, ex­pli­có.

El per­fil ideal

Aun­que un cri­mi­na­lis­ta pue­de ser un abo­ga­do o psi­có­lo­go, la per­so­na más ap­ta pa­ra desem­pe­ñar di­cha la­bor es un li­cen­cia­do en cri­mi­na­lís­ti­ca, pues con la ca­rre­ra se ob­tie­ne co­no­ci­mien­to enfocado jus­to en la par­te téc­ni­ca y en los he­chos. “Los es­tu­dian­tes sa­len prepara- dos en to­do lo re­la­cio­na­do con la cri­mi­na­lís­ti­ca y con los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra pro­ce­der no so­lo ela­bo­ran­do los dic­tá­me­nes sino ex­po­nien­do y de­fen­dien­do lo en­con­tra­do du­ran­te un jui­cio oral”, agre­gó.

Marcial Cua ex­pli­có que el tra­ba­jo del cri­mi­na­lis­ta es­tá muy bien re­gu­la­do y se cuen­ta in­clu­so con un pro­to­co­lo na­cio­nal pa­ra la la­bor.

“Pri­me­ro los cri­mi­na­lis­tas re­ci­ben el lla­ma­do y una vez for­ma­do el equi­po de in­ves­ti­ga­ción, se tras­la­dan al lu­gar de los he­chos. El lí­der del equi­po de­be ad­mi­nis­trar el lu­gar y tra­zar una ruta de ac­ce­so, rea­li­zan­do una fi­ja­ción de to­dos los in­di­cios y no in­ter­fi­rien­do con ellos; pos- te­rior­men­te él mis­mo o el pe­ri­to quí­mi­co se en­car­gan de lo­ca­li­zar los in­di­cios en un plano, des­cri­bir­los y fi­nal­men­te em­ba­lar­los pa­ra lle­var­se las prue­bas y mues­tras per­ti­nen­tes a un la­bo­ra­to­rio”, aña­de.

“Pue­de ser que el quí­mi­co o el mis­mo cri­mi­na­lis­ta quien le­van­te las mues­tras y se las lle­ve al la­bo­ra­to­rio y de­be dar­le una iden­ti­fi­ca­ción a cual­quier in­di­cio in­vo­lu­cra­do en el he­cho pa­ra pos­te­rior­men­te dar un dic­ta­men so­bre lo que hi­zo”, en­fa­ti­za so­bre el pro­ce­di­mien­to.

Otro as­pec­to su­ma­men­te im­por­tan­te es la he­ma­to­lo­gía, que per­mi­te a tra­vés de la san­gre po­der ubi­car a las per­so­nas en un lu­gar de in- ter­ven­ción. “La san­gre tie­ne fuer­za, dis­tan­cia y ve­lo­ci­dad, por lo tan­to con las man­chas de san­gre po­de­mos sa­ber qué ti­po de di­ná­mi­ca se dio y com­ple­men­tar esa in­for­ma­ción con la ge­né­ti­ca pa­ra sa­ber de quién es la san­gre”. “Si no hay un ga­bi­ne­te de ge­né­ti­ca que nos pue­da dar las prue­bas la jus­ti­cia prác­ti­ca­men­te se­ria a cie­gas o al­go muy cos­to­so por­que ten­dría que ha­cer­se en otro es­ta­do”, acla­ra.

Por úl­ti­mo, la to­xi­co­lo­gía per­mi­te sa­ber si una per­so­na in­gi­rió al­gu­na sus­tan­cia tó­xi­ca ya sea dro­gas, al­cohol o cual­quier otra que pro­duz­ca al­gu­na al­te­ra­ción en el or­ga­nis­mo o en el am­bien­te.—

Marcial Cua Ake, pe­ri­to quí­mi­co de la Fis­ca­lía y do­cen­te de la Li­cen­cia­tu­ra en Cri­mi­na­lís­ti­ca de la UMSA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.