Ver las alar­mas

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - MPE GE­RAR­DO PI­NE­DA MAR­TÍ­NEZ ————— (*) Psi­co­te­ra­peu­ta en el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral (CEDEHI). Cel. 9992 259085

Es ne­ce­sa­rio pres­tar aten­ción al com­por­ta­mien­to de los ni­ños en ca­so de pro­ble­mas.

Al ter­mi­nar de dar una con­fe­ren­cia so­bre el im­pac­to de las redes sociales en las con­duc­tas de los usua­rios, una per­so­na se acer­có a pre­gun­tar­me: “¿Có­mo sa­ber cuándo al­guien ne­ce­si­ta te­ra­pia?”.

Le co­men­té que el mo­men­to pa­ra in­ter­ve­nir es al ob­ser­var cam­bios que nos lla­men la aten­ción. Si quien ha de­tec­ta­do esos cam­bios sien­te que no cuen­ta con ele­men­tos pa­ra en­fren­tar ade­cua­da­men­te esa si­tua­ción, lo con­ve­nien­te es bus­car ayu­da con un es­pe­cia­lis­ta.

La per­so­na con­ti­nuó con sus du­das. “¿Y si los pa­pás no ven esos cam­bios de con­duc­ta? Me re­fie­ro a uno de mis nie­tos. Ya les co­men­té a sus pa­pás, pe­ro no son ca­pa­ces de ver lo mal que es­tá su hi­jo”.

Le di­je que en la ac­tua­li­dad es ca­da vez más co­mún ese ti­po de si­tua­cio­nes. De he­cho, me ha to­ca­do aten­der a va­rios ni­ños que son lle­va­dos al con­sul­to­rio por sus abue­las. Lo pri­me­ro que ha­ce­mos al re­ci­bir a un me­nor es apli­car un diag­nós­ti­co y cuan­do se tie­ne el re­sul­ta­do, le pe­di­mos a la abuelita que se los mues­tre a los pa­pás pa­ra que co­noz­can la si­tua­ción emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­ca de su hi­jo y le den se­gui­mien­to. Esos ca­sos aún son po­cos, ya que to­da­vía hay un buen nú­me­ro de pa­dres de fa­mi­lia que bus­can ayu­da cuan­do ya no sa­ben qué ha­cer.

Sin in­ter­ac­ción

El tes­ti­mo­nio men­cio­na­do me hi­zo re­cor­dar el ca­so de un chi­co afec­ta­do por el sín­dro­me del ni­ño in­vi­si­ble du­ran­te su eta­pa es­co­lar. La ma­má re­cor­da­ba que en prees­co­lar la maes­tra le in- for­mó que su hi­jo no sa­lía a ju­gar en el re­creo, o si sa­lía, se que­da­ba sen­ta­do en al­gún lu­gar sin in­te­grar­se con sus com­pa­ñe­ros.

Ella y su es­po­so pen­sa­ban que po­co a po­co se le iría qui­tan­do la “pe­na”, pe­ro la si­tua­ción con­ti­nuó en la pri­ma­ria. Aho­ra que ha pa­sa­do el tiem­po, re­cuer­da que fue­ron va­rias oca­sio­nes en las que su hi­jo se re­sis­tía a ir a la es­cue­la y co­mo no le ha­cían ca­so, hu­bo ve­ces en las que vo­mi­ta­ba al sa­lir de la casa pa­ra evi­tar que lo lle­va­ran.

Nun­ca in­ter­pre­ta­ron esas con­duc­tas co­mo se­ña­les de alar­ma, pe­ro aho­ra sa­ben que su hi­jo es­ta­ba su­frien­do, por­que era ig­no­ra­do… era “un ni­ño in­vi­si­ble”.

¿Có­mo lo ex­pre­sa­ba en casa? Su sal­va­ción fue­ron los vi­deo­jue­gos. En ellos en­con­tró su es­pa­cio, pues ahí po­día ha­cer que las co­sas pa­sa­ran. En ese lu­gar de fan­ta­sía vir­tual en­con­tró su seguridad y has­ta la fe­cha no lo han po­di­do sa­car. Se con­vir­tió en un adic­to a los vi­deo­jue­gos y hoy, en­tran­do en la ado­les­cen­cia, en­fren­ta la enor­me di­fi­cul­tad pa­ra so­cia­li­zar.

Sus re­la­cio­nes es­tán li­mi­ta­das a lo vir­tual y tie­ne “ami­gos” pe­ro di­ce sen­tir­se so­lo. Aho­ra cuan­do los pa­dres lo es­cu­chan, se dan cuen­ta de que aque­llos fo­qui­tos ama­ri­llos se han con­ver­ti­do en un gran fo­co ro­jo, ya que la des­crip­ción que ha­cen de­ja en evi­den­cia a una per­so­na des­va­lo­ri­za­da que se es­tá des­mo­ro­nan­do por den­tro y por fue­ra.

Lo­grar el cam­bio

¿Qué ha­cer? Lo pri­me­ro es en­con­trar ayu­da. Vean a su hi­jo co­mo un ser hu­mano he­ri­do por el re­cha­zo e in­jus­ti­cias. Si esas he­ri­das fue­ran fí­si­cas, es­ta­rían ha­cien­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra cu­rár­se­las y, de re­que­rir­se, lo lle­va­rían con un es­pe­cia­lis­ta.

Así su­ce­de con las he­ri­das emo­cio­na­les. Cuan­do és­tas ha­yan ci­ca­tri­za­do, em­pe­za­re­mos un ca­mino de re apren­di­za­jes: se re­sol­ve­rán las ne­ce­si­da­des de apo­yo y ca­ri­ño de su in­fan­cia; apren­de­rá que es po­si­ble di­ge­rir las ex­pe­rien­cias vi­vi­das pa­ra que­dar­se so­lo con lo que es útil co­mo re­cur­sos.

Tam­bién apren­de­rá que la vi­da es­tá con­for­ma­da por obs­tácu­los y re­tos que nos sir­ven pa­ra cre­cer, des­cu­bri­rá for­mas nue­vas pa­ra re­la­cio­nar­se con los de­más y lo­gra­rá re­co­no­cer­se co­mo un ser hu­mano com­ple­to, ca­paz de sa­lir ade­lan­te y al­can­zar la fe­li­ci­dad.

Es im­por­tan­te to­mar en cuen­ta las se­ña­les de alar­ma que dan los ni­ños, pa­ra evi­tar pro­ble­mas a fu­tu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.