Tam­bién afec­ta a los hom­bres

Aun­que se cree que es un pro­ble­ma que re­per­cu­te so­la­men­te en las mu­je­res, la de­pre­sión posparto pue­de per­ju­di­car la sa­lud men­tal de los va­ro­nes

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

ME­XI­CO (Efe).— La de­pre­sión posparto se tra­ta de un tras­torno men­tal que ocu­rre días o se­ma­nas des­pués de te­ner un hi­jo y aun­que se pien­sa que so­lo afec­ta a las mu­je­res, tam­bién pue­de ocu­rrir en los pa­pás, ase­gu­ró una es­pe­cia­lis­ta.

“Hay que es­tar aler­ta por­que no so­lo hay eta­pas de de­pre­sión post­par­to en la ma­má, sino que el hom­bre tam­bién pue­de pa­de­cer­lo”, di­jo a Efe la doc­to­ra Dia­na Ra­mos, pro­fe­so­ra clí­ni­ca aso­cia­da en la Uni­ver­si­dad de Keck del Sur de Ca­li­for­nia.

Du­ran­te una vi­si­ta a Mé­xi­co, la es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que sue­le po­ner­se én­fa­sis en la sa­lud de la mu­jer, y aun­que a me­nu­do se las res­pon­sa­bi­li­za a ellas en “cues- tio­nes re­pro­duc­ti­vas” co­mo la in­fer­ti­li­dad, se pien­sa me­nos en aten­der al hom­bre.

La es­pe­cia­lis­ta de­ta­lló que en los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos pre­va­le­ce una cul­tu­ra ma­chis­ta que lle­va a que no se es­cu­chen las do­len­cias de sa­lud o emo­cio­na­les de los hom­bres, por lo que “cuan­do la mu­jer tie­ne al be­bé, po­co se atien­de a los pro­ble­mas por los que pa­sa el pa­pá”.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ta­ble­ce que la de­pre­sión posparto es un tras­torno men­tal que “afec­ta a una de ca­da seis mu­je­res”.

Es­te tras­torno se ca­rac­te­ri­za por una tris­te­za per­sis­ten­te y por la pér­di­da de in­te­rés en las ac­ti­vi­da­des con las que nor­mal- men­te se dis­fru­ta, así co­mo por la in­ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var a ca­bo ta­reas co­ti­dia­nas, du­ran­te al me­nos dos se­ma­nas.

En Mé­xi­co, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud Pú­bli­ca (INSP) lla­ma a la de­pre­sión posparto tam­bién de­pre­sión ma­ter­na, dan­do por he­cho que es un tras­torno que so­la­men­te pue­den su­frir las mu­je­res.

“En reali­dad pue­de ser al­go que es­tá pa­san­do en el hom­bre, por­que cuan­do na­ce un be­bé la pa­re­ja pa­sa por una eta­pa de no dor­mir, co­mer me­nos, hay más es­trés y a ve­ces las per­so­nas es­tán pre­dis­pues­tas a la de­pre­sión y es jus­to en es­ta eta­pa cuan­do se ma­ni­fies­ta”, se­ña­ló Ra­mos.

Aun­que fí­si­ca­men­te los hom­bres no en­fren­tan el par­to, sí su­fren un cam­bio brus­co en sus re­la­cio­nes, sus fi­nan­zas y su es­ti­lo de vi­da. “Lo que pue­de ge­ne­rar un fuer­te es­trés y mu­cha an­sie­dad”, di­jo la doc­to­ra.

La ex­per­ta ex­pli­có que so­bre to­do los pa­pás no­va­tos pue­den ex­pe­ri­men­tar sín­to­mas co­mu­nes de de­pre­sión, “pe­ro ge­ne­ral­men­te no ex­pre­san sus peo­res emo­cio­nes y ese es el pro­ble­ma”, ma­ni­fes­tó.

La es­pe­cia­lis­ta re­co­men­dó po­ner aten­ción no so­lo a la sa­lud men­tal, sino tam­bién a la fí­si­ca. “Se de­be cui­dar el pe­so y tra­tar de evi­tar el desa­rro­llo de otro ti­po de en­fer­me­da­des co­mo la hi­per­ten­sión y la dia­be­tes pa­ra que cuan­do el ni­ño crez­ca ten­ga un pa­dre y una ma­dre sa­nos y su fu­tu­ro sea más pro­me­te­dor”, di­jo la ex­per­ta.

Ra­mos re­co­men­dó pe­dir ayu­da si exis­ten sín­to­mas de de­pre­sión o pa­san más de dos se­ma­nas y el pro­ble­ma no me­jo­ra o des­apa­re­ce, pues “se de­be en­ten­der que es al­go na­tu­ral y que no hay razón pa­ra aver­gon­zar­se”, fi­na­li­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.